1.3.06

Sueños

Dicen que uno sueña con lo que no tiene y desea.
Hablando de sentidos, sueño:
- Con la mirada de Nicolas Cage a Meg Ryan en “City of Angels” (Sí. Ya sé que es un pastelón, pero ese morbo de un ángel descubriendo los sentidos...)
- Con el tacto de mi recordado “ el ciego Manolo” . Nos conocimos en la facultad y yo le grababa en cinta lecciones de Análisis Matemático y le trazaba en clase los gráficos en la palma de la mano. De él conservo especialmente el recuerdo de su mala leche (a veces con motivo, como cuando me olvidé de cerrarle un paréntesis en una grabación , o cuando le dejé en la parada contraria del autobús), de su ingenua satisfacción cuando veía que yo no era capaz de distinguir los puntos de los caracteres Braille ni de saber si estaba cerrada la puerta del aula con los ojos cerrados y del cabreo que se cogía cuando hablabas por hablar cuando le guiabas (“Los videntes os creéis que los ciegos no sabemos escucharos cuando no habláis”)... Pero ya divago (Podría escribir un libro con todo lo que me enseñó)... Hablaba de tacto. Cuando él hablaba cogiéndome las manos de lo que era recorrer un cuerpo silencioso y entregado para descubrir lo más hondo del mismo se me ponía la carne de gallina, sobre todo porque todo eso lo hacía sin poner un ápice de morbo y sí toneladas de sensibilidad. ¿Os imagináis lo que pueden encontrar en un cuerpo unos dedos capaces de discriminar puntos de 0,15 mm? Si yo fuera mujer o gay me desmayaría de solo pensarlo. Claro que siempre puedo ponerme de protagonista, aun con mis dedos miopes, pero no lo haré porque he prometido en esdeab.blogspot.com castidad literaria por un día por respeto a un poema de Ángel González que cita hoy Manuel H.
Otro día me desquito.

6 Comments:

Blogger manuel_h said...

Dios santo, que se acabaron los carnavales y hay que volver a trabajar, y no son maneras.

1/3/06 8:12 a. m.  
Blogger yavalabala said...

que bonito. Voy a coser con un hilo nuevo las imágenes de este post a tres recuerdos anteriores: "The pillow book" donde se une la caligrafía con los cuerpos desnudos y el placer del tacto, una escena de "El lado oscuro del corazón" en que Oliverio se acuesta con una ciega que distingue colores con las manos y un poema de Angel Gonzalez en el que aparece mi madre, que fue alumna suya en una aldea de León

1/3/06 10:44 a. m.  
Blogger Vera said...

no se si podría soportar tantas sensaciones.

1/3/06 9:20 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Keep up the good work
gay anal

17/8/06 3:27 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Cool blog, interesting information... Keep it UP video editing schools

18/3/07 1:53 a. m.  
Blogger Simplemente Olimpia. said...

recuerdo haber leido este post...y qué me hizo sentir en su momento....
NO comenté por prudencia literaria...al igual que ti...tambien tengo mis "verguenzas"...pero no te diré donde!

Olimpia

1/3/08 7:56 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home