5.11.10

No tenemos más que una sola vida. Eso está claro. Como también está claro que cada uno trata de darle sentido mediante actividades que considera útiles para los demás o recreativas para sí mismo.
Pensaba en eso mientras, disfrutando de la facilidad que da la red para bucear en libros antiguos -o vidas ya extinguidas , si se prefiere- tropecé dentro del amplio y curioso catálogo de obras digitalizadas por la Biblioteca Virtual Cervantes (www.cervantesvirtual.com) con este curioso



Pensé inmediatamente que hace más de 150 años un señor para mí desconocido consideró que podía mandar a imprenta una obra que cautivara la atención de los niños con dibujos pretendidamente bonitos para enseñarles el alfabeto castellano y su escritura.
Ojeé varias páginas:







Y me pregunté por la sinceridad de la dedicatoria de su obra:


Porque, una de dos, o los niños de 1849 no se parecían nada a los de hoy o tanto su nivel intelectual como su capacidad de entusiasmo eran muy superiores a la de los niños actuales.
Yo ya tenía experiencia desde los años cincuenta del pasado siglo que ciertos libros de texto se pensaban más como justificación del autor que como utilidad para el alumno. En ese contexto recuerdo la frase misteriosa del libro de Religión que tuve que memorizar a mis diez años ante la imposibilidad de entender su significado: "Cada día eran más aceradas sus diatribas contra los judíos". Así me imaginé que los niños alumnos de un siglo antes quizás se vieran desbordados por la palabra "besuguero" tanto como por la palabra "cherinola", sin discutir que, sobre proponer una magnífica caligrafía de las letras, los dibujos le parecieran bonitos y capaces de cautivar su atención .
Acaso sea desmoralizador ver en qué ha quedado el esfuerzo de tantas vidas entregadas a su propia realización o a la educación y satisfacción de la de los demás. Pero por lo que a mí respecta no me cabe duda de que una incursión por páginas como la que cito resulta una reflexión más que profunda sobre el más íntimo sentido de nuestro esfuerzo..

Otro día os comento acerca de esta otra:



Valete (salud).

34 Comments:

Blogger marea@ said...

sí...parece que a medida q avanzamos se pierden buenas costumbres y nos vamos embruteciendo más...

un abrazo

5/11/10 8:39 a. m.  
Blogger Poledra said...

:-) la verdad es que la intención del autor sería magnífica, pero la criatura que se pusiese a aprender caligrafía y le pusiesen como ejemplo cherinola seguro que pasó un mal rato.

Un abrazo

5/11/10 1:00 p. m.  
Blogger Arantza G. said...

Seguro que incentivaba la imaginación.
un beso

5/11/10 3:30 p. m.  
Blogger Pato said...

A mi me gusta que mantesngas tu espíritu de educador en cada post, ya sea como poeta, contando una anécdota o como reflexión.

Yo leyéndote siempre aprendo :)

Besos Ybris.

5/11/10 5:17 p. m.  
Blogger mangeles said...

¡que hermoso¡...Yo tengo en casa libros de mi padre y mi tio...que son así de bonitos.... Algunos valian 50 céntimos ...y algunos 7 pesetas....Y tienen muy pocos colores...

Esos dibujos debían ser lo más hermoso nunca visto para esos niños...

Hoy tenemos tantas cosas. El CINE ...la Televisión...y la imprenta en colores ha hecho que ahora tengamos asumido un mundo en color....

Además los dibujos animados han hecho que los niños se añiñen más... No se si es bueno o no. YO FUI una niña muy feliz...y no vi una película de DYSNEY hasta los 20 años...

De niños veíamos el cine mudo...las pelis del oeste americano...tarzán...Bonanza....y yo (me encantaban)...todas las de Fred ASTER (no se como se escribe) y Ginger Rogers...

BESOS QUERIDO PROFESOR.

5/11/10 5:24 p. m.  
Blogger virgi said...

En 150 años tanto camino esforzándonos por enseñar y ya ves! ...acabo de conocer lo de cherinola y bien que valdría para los tiempos que corren.
Nunca es tarde. Y contigo es un placer seguir aprendiendo.
Un fuerte abrazo.

5/11/10 9:25 p. m.  
Blogger Enrique Sabaté said...

Cambiamos nosotros y lo que ayer era posible hoy es incorrecto gracias a nuestro creceinte infantilismo social.

Un abrazo.

6/11/10 8:19 a. m.  
Blogger Lúzbel Guerrero said...

Buenos días MAESE YBRIS, somos pequeñas hormigas que hacen camino al llevar su carga; no es tan importante el cargamento como la senda que permanece para facilitar próximos portes

6/11/10 8:56 a. m.  
Blogger Catalina Zentner said...

Es cierto que todo tiempo pasado fue diferente, creo que hubo opciones positivas que se fueron perdiendo.
El gozar de la lectura, el cuidado en el lenguaje, la cortesía, son algunos pequeños ejemplos.

Saludos,

6/11/10 12:05 p. m.  
Blogger ZenyZero said...

Preciosa entrada. Los niños de 1849, seguramente, eran niños menos tiempo en su vida que los de hoy en día. Al igual que la adolescencia acabaría rápido y no como ahora. Otro mérito del autor de ese maravilloso alfabeto habría sido el dedicar tanto tiempo para unos niños de una niñez precaria y corta. Otra lección.

Un abrazo, amigo.
Chuff!!

6/11/10 5:16 p. m.  
Anonymous Isabel said...

Como profesora, me admira esta obra. No sé lo que es una cherinola, la verdad... esos niños debían educarse en otra onda... o nosotros. Besos.

6/11/10 7:41 p. m.  
Blogger Cecy said...

Mientras te leía, me vino un recuerdo de mis días escolares.
Nosotros teníamos una hora de lectura todo los días.
Eso hoy ya no se practica.
Y creo que seria bueno que los niños leyeran mas.
No se si tendrá que ver con tu post mi comentario.
Pero lo cierto que esto es lo que me despertó.

Un beso querido Ybris.

6/11/10 10:09 p. m.  
Blogger Kim Basinguer said...

Vamos en la vida como los cangrejos...

7/11/10 3:02 p. m.  
Blogger Gárgola said...

Hay un alfabeto invisible, abecedario del corazón que manejas con pericia. Es siempre un deleite leerte.

besos

8/11/10 10:54 p. m.  
Blogger Fortunata said...

Personalmente me ha resultado muy inspirador el alfabeto..se llena de sugerencias ....!besuguero! !Ay! aquellos diálogos de besugos que leía en mi infancia
Un abrazo

9/11/10 12:36 a. m.  
Blogger IV encuentro de poesía en Red said...

Novedades del IV Encuentro de poesía en Red en Granada.
Saludos

http://ivencuentrodepoesiaenred.blogspot.com/

9/11/10 2:24 a. m.  
Blogger gaia07 said...

Interesante :“reflexión más que profunda sobre el más íntimo sentido de nuestro esfuerzo…”

Los estudiantes de antes con espada en mano y consignas, los de ahora con pancartas y tambores, se deduce que los niños de entonces no debían diferir mucho de los de ahora, salvo que eran menos los que compartían la obligación del estudio.

Y esto me lleva a pensar que ese “sentido” resulta algo tan personal como la capacidad de entusiasmo cuando un gigante pone delante esas páginas, y sonríe y habla ante su expresión de ignorancia.

Un beso

9/11/10 9:09 a. m.  
Anonymous thirthe said...

creía que ibas a hablar de las modificaciones de la academia...o fue eso lo que te llevó a bucear en libros antiguos?

9/11/10 9:48 a. m.  
Blogger raindrop said...

La de sorpresas que se lleva uno... Creo que el poder sugestivo de las ilustraciones es de lo que más atrae en esas edades. Yo mismo recuerdo que el cariño especial que les tengo a las fábulas de Iriarte se debe a un libro que me regalaron de pequeño: los dibujos eran magníficos, las fábulas apenas las leía. Pero ahí quedó esa siembra y no pude resistirme más adelante a leer a ese autor por los dibujos que un ilustrador había puesto en uno de sus libros.
Tampoco me olvido de la sorpresa que me dio mi sobrina de 3 años (ahora tiene 6) cuando, jugando con las letras, se le ocurre decirme, para la letra "d", dasiuro. Este animalejo estaba dibujado al lado de una gran "D" y con su nombre debajo en uno de sus libros del abecedario.
Las imágenes entran por los ojos y dejan huellas a veces muy difíciles de borrar.

un fuerte abrazo

9/11/10 11:30 a. m.  
Blogger Enrique Sabaté said...

¡Pasa el enlace payooo! Los métodos pedagógicos de ayer y su "la letra con sangre entra" y con dibujos terroríficos, así daba miedo aprender.

Un abrazo amigo, contigo siempre se aprende. Y si no sonara muy pelotillero te diría que eres todo un pozo de sabiduría, pero esto me lo callo.

¡Salud!

9/11/10 11:11 p. m.  
Blogger ybris said...

Ya he añadido los enlaces en la entrada por si queréis pasar y entreteneros.

10/11/10 6:21 a. m.  
Blogger koffee said...

Me pregunto de qué sirve que utilicemos avances de la técnica para mostrar nuestro retroceso...

10/11/10 12:20 p. m.  
Blogger libertad said...

Ybris!!!! Volviste!!! Supe de ti por el tercer Encuentro de Poesía!! del que me llegaron muy buenas palabras!. Cuánto me alegro! Te leo los tres post que estoy viendo!
Un abrazo enorme! Qué alegría volver a leerte!

10/11/10 2:07 p. m.  
Blogger Romek Dubczek said...

Yo creo que los niños entonces eran otros. Bueno, eran otros obviamente, me refiero a que eran diferentes. Creo que ahora tenemos demasiadas cosas imprescindibles que no necesitamos.
Un abrazo,
Romek

12/11/10 1:17 p. m.  
Blogger Amparo said...

Juraría que deje un comentario...bueno...te dejo un abrazo y ya esta

13/11/10 5:29 p. m.  
Blogger Isabel Martín said...

¡Qué descubrimiento!
No imagino a los niños de hoy en día aprendiendo el abecedario con esas rimbombantes palabras... a no ser que salgan en una pantalla de ordenador, jeje.
Por cierto que tantos años en la librería Cervantes y en nada se puede quedar "desfasado" si cambian algunas letras (adiós y griega).

14/11/10 3:56 p. m.  
Blogger July said...

Siempre me sorprende escuchar hoy día frases del estilo: "estas chapado a la antigua!" sobre todo, cuando dichas afirmaciones son basadas en que "FT" (fulanito de tal) no ha visto el ultimo capitulo de Gran hermano, o la ultima barbaridad de Belen Esteban, o cualquier improperio a la cultura de los que salen en la TV a diario... y lo que encima no entiendo...es que las personas, a menudo, tienden a relacionar las costumbres antiguas, con algo negativo, retrasado o erróneo, y no siempre es así. Todo tiene su lado positivo, el negativo. Y sobre todo, las cosas hay que analizarlas pensando en el contexto y en la situacion en la que se vivía cuando se dijeron, realizaron. Pero bueno...viva la sociedad "moderna"!!! en la que vivimos.....en fin....

abrazozzzz

15/11/10 2:39 a. m.  
Blogger mirada said...

El don de la comunicación, no debería verse como un don.
Debe de ser un hecho y sobre todo en educación, se habla, se habla, se habla, pero pocos comunican.
Gracias, Ybris.
Un abrazo enorme.

16/11/10 11:11 p. m.  
Blogger animalesreunidos said...

Querido ybris, ¡que alegría me llevé ayer cuando vi que habías publicado en tu blog!.
Te estaba esperando.
Un beso.
Luchy

19/11/10 2:58 p. m.  
Blogger Catalina Zentner said...

Paso a saludarte, amigo. Y me quedo en el pensamiento de todo lo que abarcan las palabras "siempre" y "vacío".
Con cariño,
Catalina

19/11/10 10:05 p. m.  
Blogger irene said...

Curioso alfabeto, elaborados y minuciosos dibujos, aunque creo que a los niños no les sería demasiado atractivo, ni a los de hace dos siglos ni a los de ahora, me inclino a pensar que el autor disfrutó haciéndolo sin ponerse demasiado en la piel de los niños.
Un abrazo, Ybris.

22/11/10 6:50 p. m.  
Blogger Simplemente Olimpia. said...

Seguramente tienes razón cuando reflexionas sobre los cambios pedagógicos que se han producido en las últimas décadas, provocados por...? adaptaciones sociales "facilitadoras" que a mi entender provocan esa falta de esfuerzo, incluso desmotivación.
No sé si eran mayores las capacidades de aquellos pero la comprensión suponía un mayor trabajo y una tarea de recreación que hoy no provocan los textos infantiles (demasiados simples y masticados).
Pero tu texto me lleva a otra pregunta para mí más sugerente: Utilidad de la vida por conveniencia o por convergencia?

Espero que el texto siguiente por reflexionar no quedé en el aire como tu respuestas.

Sigo enviándote mis besos con esfuerzo incluído.:))

Olimpia.

23/11/10 9:01 p. m.  
Blogger PIZARR said...

Como te puedes imaginar tus referencias a esos dos libros me han encantado.

Entre los miles de libros que dejó mi ama cuando se fue, hay infinidad de libros, bastantes del siglo XIX y muchos de comienzos del XX relativos a textos utilizados en la educación.

Cuando los miro no me paro a pensar como eran aquellos niños, porque me apasionan tanto sus imágenes y sus textos, que me quedo ahí.

Por cierto... mi padre para enseñarños las letras nos dibujaba con ellas todo tipo de animales y juguetes... y ese texto d elas letras me ha llevado a él.

Un abrazo de nuevo

30/11/10 2:39 p. m.  
Blogger impersonem said...

No sé si la metodología tiene que ver con las convicciones o las convicciones con la metodología (me inclino más por lo primero). Supongo que cada época "ha tenido" sus propias convicciones (las más extendidas, las oficializadas) y, por ende, sus propios métodos; y supongo que en la época en la que fue publicado el libro al que te refieres se entendería como un método válido (casi mnemotécnico) el que los niños asociaran las letras con dibujos referentes. Probablemente el esfuerzo del autor sea muy superior al esfuerzo de los alumnos por aprender, pero él hizo lo que creyó que debía hacer en la convicción de que serviría y de que haría crecer culturalmente a quienes iba dirigido.

Abrazos.

13/12/10 9:40 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home