30.4.07

El mar

El mar es otro tiempo.
El río, sin embargo,
lleva la ley del mar en su corriente.
Si te quedas varado, te abandona
y te arrastra si no lo haces.
Su tiempo está entre el mar y la montaña,
y el presente no admite la mirada tranquila
de un lugar intermedio
entre el olvido y la derrota.
El mar es lo contrario.
Vaivén del agua misma sobre la misma costa.
Todo quedarse en un presente.
Aunque, si bien te fijas, nunca hay huellas.
Sus aguas son de olvido
y en ellas sólo existe la ley de los viajes.
Has de soñar tú mismo tu pasado
o arriesgar tu destino.
Por eso hoy
he dejado mi cuerpo tan cansado
escrutando su tiempo entre dos olas
y he lanzado perdida mi mirada
en esa incierta luz de la distancia
incrustada entre el aire y su reflejo.
Allí he soñado.
Cuando mi cuerpo pierda su batalla
y mis ojos se rindan,
el sueño del poema que hoy escribo
será mi coartada.
Borradas ya mis huellas,
será la prueba irrefutable
de que he vivido.

28 Comments:

Blogger Malegar said...

Que sea largo el río de la vida, y que esté plagado de afluentes como este, para que al llegar al mar de los olvidos, pinten sus aguas de poemas que se viertan como huellas inalterables, en sus orillas.

Besos.

30/4/07 9:19 a. m.  
Anonymous ipathia said...

Y escucho un :
"Nos ocupamos del mar
y tenemos dividida la tarea.
Ella cuida de las olas
yo vigilo la marea..." J.Krahe.

Cierto, entre olas y marea las huellas desaparecen, pero felizmente siempre guardamos una copia de seguridad de lo que apreciamos en el corazón.

30/4/07 9:27 a. m.  
Anonymous koffee said...

No te lo ha dicho Ipathia?
Mil besos!!.

30/4/07 9:28 a. m.  
Blogger Loc@ said...

Gracias por tus huellas, y, sí, ante lo inevitable y ante lo pasado, mejor, mucho mejor, tomárselo con humor. Buen día y un abrazo PAQUITA

30/4/07 9:32 a. m.  
Blogger María Manuela said...

Tú eres hombre-mar, lejos de las corrientes, los torrentes, las riberas, las aguas bravas y las tranquilas. Tú eres hombre sabio, conoces todas las curvas, y los meandros, los remansos y la desembocadura.
Tú conoces ya todo el camino del río y nada te sorprende porque tienes la profundidad del mar, el equilibrio del horizonte y la personalidad de las olas.
Disfruta de tu mar.
Mil caricias de sirena por haber ayudado a deprimirte hoy.

30/4/07 9:56 a. m.  
Blogger Fernando said...

sólo recoge del río lo que tiene de vida, no su silencio de olvidos y pesares...hay que verlo irse detrás de un sueño...trascender?...lo mejor es seguir en la memoria de los que has querido una vez te hayas ido..un abrazo desde "el puente".

30/4/07 10:28 a. m.  
Blogger Beauséant said...

escribir por aquello de que la muerte no sea quien diga la última palabra...

30/4/07 10:49 a. m.  
Blogger Enrique Sabaté said...

Los pasos en la arena de la playa los borra la marea y se lo calla;
secretos que en su fondo va guardando y en las fosas abisales los reinventa.


Tus mares, ríos y montes.
Corriente cautivadora;
curso lento, rememora.
La singladura que afrontes.
Ladera arriba, remontes.
Navegando de bolina.
Desciendes en tirolina
de la nieve a los heleros.
Capitán, tus marineros.
Llamada al barco. Bocina.

30/4/07 10:57 a. m.  
Blogger Simplemente Olimpia. said...

Hablando de tu gloria...
Reposasa en cada agua que navegas.

Contigo.

Olimpia.

30/4/07 3:46 p. m.  
Blogger Simplemente Olimpia. said...

"Reposada", rectifico.

Olimpia.

30/4/07 3:47 p. m.  
Blogger Carz said...

Lamento escribir esto, pero en el fondo creo que lo hago porque sé que no es tu caso: quien necesita pruebas de su vida, es que no ha vivido.

Un abrazo, compañero, alimentando lluvias y caracolas.

30/4/07 4:04 p. m.  
Blogger Lágrima del Guadiana said...

Qué maravilla de poema, Ybris…

”Vaivén del agua misma sobre la misma costa”

¿Adónde irán las lágrimas sosegadas que derramé al leerlo?

¿Al mar, al río…o serán re-absorbidas por el tiempo, absuelto ya el cuerpo, en esa imprecisión de la memoria que quedó atrapada en la distancia, como tu mirada limpia?

Un fortísimo y admirado abrazo

30/4/07 4:06 p. m.  
Blogger Mari said...

admirado Ybris, empezó con el río y recordé que el sonido del río siempre me gustó más que el del mar y recordé los ríos de mi país natal. Y entonces así se me vino a la mente ese joven poeta, Javier Heraud y el río y su pronta muerte. Aquella que lo arrebató en medio del cumplimiento de sus sueños. De esos, esos que siempre hay que cumplir.

Un beso para usted.

30/4/07 4:22 p. m.  
Blogger manuel_h said...

Vale, pero en otro momento. Ahora sigamos contando historias!!

un abrazo

30/4/07 5:40 p. m.  
Anonymous Eloísa said...

De quedar, estarán enganchadas en los corazones de aquellos que verdaderamente te sienten cecano.

Mientras las olas jueguen al escondite con nuestras huellas bien estará, señal de que andamos por la orilla ;-)

Un beso

30/4/07 6:55 p. m.  
Blogger -Pato- said...

"Cuando mi cuerpo pierda su batalla
y mis ojos se rindan,
el sueño del poema que hoy escribo
será mi coartada.
Borradas ya mis huellas,
será la prueba irrefutable
de que he vivido."

Te venía leyendo y te venía dando la razón, no como a los locos, como cuando escuchas a un sabio y mirá con lo que me encuentro al final.

Con este regalo!

Gracias Ybris por tu vida, por tu generosidad, por tu capacidad de soñar dejando rastros.

Besos

30/4/07 8:34 p. m.  
Blogger sergisonic said...

entonces,
hoy hemos vivido,
resucitamos en un río dulce,
varados desde el mar salado,
anclados entre recuerdos,
naufragados en memorias futuras,
pero siempre,
siempre,
viviendo,
en este VACIÓ planetario,
repleto de emociones.

un abrazo, ybris

30/4/07 9:41 p. m.  
Blogger Isabel Romana said...

Sencillamente maravilloso. Me ha parecido muy acertada esa confrontación entre el río y el mar, el tiempo y la vida que trascurre y ese tiempo detenido en el mar. Precioso. Besos.

30/4/07 11:35 p. m.  
Blogger Simplemente Olimpia. said...

Le entendí perfectamente....

Aquí estoy, quizá pueda leerte antes de acostarme....;)

Que tu noche sea próspera en amaneceres, Ybris.

Buenas noches,.

Olimpia.

1/5/07 5:29 a. m.  
Blogger BohemiaMar said...

Esas huellas se las lleva para abrazarlas mar adentro y que nunca le abandones.
Un abrazo.

1/5/07 3:06 p. m.  
Blogger libertad said...

Claro, amigo, claro.
Te leo y comparto contigo esas sensaciones. Esa diferencia entre el río y el mar. Y me detengo en el mar del presente. Contigo
Tus huellas permanecerán siempre
Un beso fuerte

1/5/07 3:29 p. m.  
Blogger UMA said...

Serà por eso que me gusta tanto el mar, tu voz suave, tu forma de decirlo, tu forma de alzarme en el oleaje me harà verte un poco en estas olas.
Tambièn serà la prueba de que he vivido:)
Un beso y un abrazo como el mar.

1/5/07 4:05 p. m.  
Blogger Coblenza said...

Ybrís, de mi arma.....

Que cosas escribes. Madre que me derrites. Y más cuándo hablas de mi mar.
Yo que lo tengo tan cerca. Y tanto como me sana cuándo ando así o asáo como espesa, ya tu sabes.
Y me da el acuse de recibo en el oleaje, o quizás la calma relativa de una balsa de aceite.
Pero es eso, escrutar los cuerpos cansados. Y lanzar la mirada tan perdida, en la incierta luz de la distancia.
Lo has claváo!!!
Nos damos un bañito?

Te beso.

1/5/07 7:55 p. m.  
Blogger Insanity said...

Robo las palabras de Entique Sabate y Pato, y no le agrego un marco a las mismas, sino que lo quito...Libertad, tu la conoces. Gracias, una vez mas, por tanto, Ybris.
In.

2/5/07 6:09 a. m.  
Blogger Insanity said...

Enrique Sabaté, perdon (y perdn por no encontrar los tildes).

2/5/07 6:11 a. m.  
Anonymous Makkkafu said...

Eres todo un poeta amigo. Es bellísimo, tanto es así que me lo llevo.

Besoss

C.A. Makkkafu.

2/5/07 12:13 p. m.  
Blogger Esceptico said...

Si a cruzar mi perímetro te niegas,
me haré viento que silba en la enramada,
y me oirán tus oídos,
y rozaré tu cara,
y extenderé un abrazo en torno tuyo
que estremezca la curva de tu espalda.

No quiero hacerme río,
arrastrando corrientes de nostalgia,
que roza, y besa, y huye,
y entre los olmos despedidas canta.

Si fueras río en devenir constante,
frívolo, fugitivo paso de agua,
nunca sería el puente que te pierde,
sino el dique macizo que te embalsa.

Si por lo fácil hacia ti no llego,
si encuentro obstáculos, reveses, trabas,
he de llegar a ti por lo difícil,
aunque me cueste la mitad del alma

(Francisco Álvarez Hidalgo)

3/5/07 9:39 a. m.  
Blogger botas de agua said...

Este post me encogió el estómago como en complejo de remolino. Prefiero no pensar en cuando tu cuerpo pierda la batalla, prefiero proyectarte eterno en el río, por mucho que avance incesante. En cualquier caso, cómo van a borrarse tus huellas... ni aunque dejaras de soñar este poema. Un abrazo.

4/5/07 12:04 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home