20.4.07

Rumores de silencio

Nunca existe el silencio
más que bajo la forma de un zumbido
extraño en los oídos
y el fondo de un motor en la distancia.
Como si no pudiéramos vivir
sin que algo nos recuerde
los costes fijos de nuestra existencia:
un corazón y un electrodoméstico.
Quizás por eso encomendamos
ciertas modulaciones de la vida
tales como el temor o la nostalgia
a ruidos que nos vienen de lo alto:
al rumor insistente de la lluvia
o al sonido implacable de los vientos.
Cuando esos ruidos se nos niegan
y la costumbre del amor nos duele
como la artritis, el reuma y la escoliosis,
uno se siente, atento a los silencios,
como una lavadora
a la espera de que la desconecten
cuando haya terminado de lavar
todos los trapos sucios.

Quizás la muerte sea eso:
el poema imposible de un silencio
sin corazón ni motores;
un único compás de espera
entre el fin de un adagio
y el tempo misterioso
de ese último movimiento
de nuestra sinfonía
oculto hasta la vuelta de la página.

32 Comments:

Blogger gaviota said...

ufff ybris, escribes con el corazón, es por eso que llegas al mió.
¿Sabes? MM y yo comentamos tus poemas, a veces discrepamos en el análisis.

Un abrazo con run run de lavadora

20/4/07 7:10 a. m.  
Anonymous obdulia, sintetizada said...

Imagino al silencio y a la soledad como a dos hermanos. Mientras una parte de nosotros les teme, a otra se le hacen indispensables. La muerte? cuál de ellas, la que hay antes o después de ver la luz de que nos hablan?.
Nos vamos al mercado, artritis, escoliosis, retina y yo.

20/4/07 11:48 a. m.  
Blogger Fernando said...

Hoy sólo voy a comprar flores...me resguardo de los ruidos de los motores...me quedo con aquello que Ronsard le daba a una rosa...el valor de lo hermoso como efímero...lo aceptamos?...un abrazo.

20/4/07 4:19 p. m.  
Blogger María Manuela said...

Esta mañana no estabas (te pillé) y después, a las dos, en la algarabía de nuestro despacho lleno de juerga de "por fin es viernes", te he leído y no me he enterado de nada, además me he quedado con la sensación de sacrilegio por violar nuestra intimidad matutina en la que siento mi sensación -como dice gaviota-
Hoy me dejas así dándole vueltas, y el centrifugado me suena a tristeza, aún dentro de mi silencio lleno de ruidos internos, me es difícil entenderte, y más en poesía. Pero bien, porque así me quedan más motivos para leerlo otra vez, aunque no te entienda nunca del todo.

20/4/07 5:22 p. m.  
Anonymous Eloísa said...

A veces el silencio está infravalorado, mi querido amigo.
Últimamente es mi mejor aliado y mi más fiel compañero, aunque haya veces que lo centrifugue con mil y un planteamientos sonoros.
Un abrazo

20/4/07 5:59 p. m.  
Anonymous Luisa said...

Hay que ver lo multifacético que puede ser algo como el silencio ¿verdad? Yo encarándolo ayer mismo desde otro ángulo... y ahora leo este poema tan repleto de significados, de tan largo recorrido emocional, de tanta lucidez. Y no veas, con lo que a mi me gustan las mezcolanzas, lo que me gusta ésto de equiparar la artritis y la escoliosis con los vientos, la sinfonía, la lavadora, la página.
Un besote.

20/4/07 7:32 p. m.  
Blogger Enrique Sabaté said...

Es de lo cotidiano de lo que acabamos muriendo.

Un abrazo compañero poeta.

Kike.

20/4/07 7:54 p. m.  
Blogger -Pato- said...

"Quizás la muerte sea eso:
el poema imposible de un silencio"

Brillante Ybris, me saco el sombrero ante du contundencia y claridad.

Besos y buen fin de semana :)

20/4/07 7:59 p. m.  
Blogger Leuma said...

Precioso. Ojalá te lleguen las gracias desde mi silencio.

20/4/07 8:35 p. m.  
Anonymous Brisa said...

El silencio es una manera de decir... lo que no todos saben escuchar.

Un besito Ybris, lleno de cariño.

20/4/07 10:34 p. m.  
Anonymous Sorrow said...

Te deseo que siempre te acompañe la melodía adecuada en el tempo justo, Ybris. Hasta el momento de entrar en el último movimiento. Y que ese sea un adagio, dulce y placentero...

20/4/07 11:34 p. m.  
Blogger Malegar said...

Nunca relacioné el silencio con la muerte, en todo caso, con la buena vida.

Precioso poema, saludos.

21/4/07 12:03 a. m.  
Blogger libertad said...

Sólo alguien que ha vivido lo que tú has vivido, y además es consciente, y además escribe como tú lo haces, puede expresar a través de un poema sentimientos y pensamientos tan reales, que te hacen entender o imaginar circunstancias no vividas e incluso experiencias no sentidas, como propias.
Un beso fuerte
Gracias

21/4/07 12:43 a. m.  
Blogger Arya said...

"El poeta es el príncipe de los sentidos." Me pregunto si dejas al filosofo d lado.. porq al final la realidad somos nosotros.
Q decir Ybris.. genial la reinventada.

21/4/07 2:29 a. m.  
Blogger Simplemente Olimpia. said...

Quizá lo sea....pero existen miles de sonidos para ese verso. NO todos podremos oirlo con la misma nitidez...será que hoy mi agudeza auditiva está contaminada.
En fín....no se si son rummores....o simplemente su eco.
POr si acaso...cuidate de ellos.

Olimpia.

21/4/07 3:37 a. m.  
Blogger ybris said...

María Manuela dice con razón que no me entiende. Y no me extraña porque creo que me he liado y no he sido capaz de expresar lo que sentía. No me gustan los poemas que no se entienden. Si se entienden es cuando alguien puede decir si le gustan o no. Lo que aquí he escrito hoy no es fácil de comprender porque yo mismo no he sabido expresarlo de manera adecuada. Expongo el proceso interior con que lo escribí porque prefiero aparecer como un incapaz de decir lo que siente antes que un prestidigitador que saca palabras misteriosas de una chistera más o menos mágica.

Imagínaos la situación: son las tres de la madrugada. Me he levantado como siempre muy temprano para reflexionar en medio de la tranquilidad de no ser interrumpido.
Es como si fuera a escribir un diario, no de lo que me ha ocurrido sino de lo que siento o pienso.
En primer lugar intento relajarme en silencio para analizar los propios sentimientos y pensamientos: es decir el curso actual de mi propia vida
Pero me doy cuenta de que el silencio no existe: percibo los latidos de mi propio corazón, el zumbido del compresor del frigorífico y otros ruidos artificiales. Considero entonces que hay cosas dentro y fuera de mí mismo de las que no puedo prescindir para analizarme y que por eso los sentimientos que tengo o deseo van unidos no al silencio total –que no nos es posible nunca- sino a ciertos sonidos que nos los provocan (la lluvia o el viento).
Sin embargo hoy no encuentro ningún sonido evocador y me siento cansado y sin nada nuevo dentro de mí de lo que mereciera la pena hablar o que me sirviera para hacer mi vida de hoy más interesante (amor sin nada nuevo que sentir más que un cansancio igual al del cuerpo averiado, falta de sentimientos donde lo único que hago al analizarme es verme tratando de averiguar mis errores –trapos sucios) Me siento como un electrodoméstico haciendo una labor monótona.
Me digo entonces que mi vida es hoy una costumbre donde no hay silencios-lluvia ni silencios-viento ni silencios-canto que pudieran inspirarme sino silencios-zumbido, silencios-latidos, silencios-ruidos que no me dicen nada especial.
Acabo desanimado al ver que no encuentro nada hoy que me motive, que la vida es hoy un día más: un conjunto de zumbidos sin sentido y me digo que si eso es la vida, la muerte será la ausencia de hasta ese terco zumbido (corazón o motores).
Llegará un día en que me encontraré con ese silencio total: de él brotará mi último poema –entonces sí- absolutamente silencioso. Tomo también la imagen de una vida-sinfonía que acaba lentamente –adagio- en un misterio oculto hasta el final en que se cerrará la última página.

Otro día cerraré los ojos y será otra cosa lo vea u oiga y otro mi análisis de la vida o de la muerte.

(Intentaré mandar este comentario a través del móvil si puedo)

21/4/07 7:04 a. m.  
Blogger María Manuela said...

En cierto modo sí te había entendido, que no es problema de expresión, sino de recepción (pienso yo). Ya te dijo gaviota que a veces por la mañana tempranito comentamos lo que has escrito, normalmente no produces en nosotras las mismas sensaciones. Por eso es más el miedo a no interpretarte bien que a no entenderte.
Siempre, siento algo; siempre, capto ese profundo sentimiento; siempre me quedo con la esencia.
Si vuelvo a decirte que no te entiendo recuerda que lo que quiero es que me cuentes más y profundices en ese sentimiento, porque yo soy pelín lenta.

Besos miles.

21/4/07 12:29 p. m.  
Anonymous mnez said...

El silencio siempre es rumoroso, aun el silencio del alma. Pregunta al solitario quien le acompaña.
Un abrazo

21/4/07 1:24 p. m.  
Blogger Badanita said...

Ay Ibris!
Recordás la frase?
"El silencio es el ruido mas fuerte, tal vez el mas fuerte de todos los ruidos" de Miles Davis.

Yo hoy sufro las consecuencias de no saberme en silencio, de no poder.
Aprendamos a disfrutar del silencio o la soledad. Al menos esa es mi meta desde hace tiempo.

Besos y gracias por esto tan bonito que has escrito. Me re llego al corazón.

Besitos!

21/4/07 3:00 p. m.  
Blogger ZenyZero said...

El silencio es la fuente inagotable de mis dudas. Lo rehuyo y busco en el murmullo de las cosas la razón de mi existencia. Más allá del "último movimiento de nuestra sinfonía", del último compás, de la última nota, está la nada, la duda y el silencio.

Chuff !!

21/4/07 8:42 p. m.  
Blogger ZenyZero said...

Hola Ybris,

He leído tu comentario al "post" y me ha gustado mucho. La verdad, leí dos veces tu entrada "Rumores de silencio" y creo que pude captar lo que sentías, creo que sí te entendí, aunque insistas en decir que no lo has expresado de manera adecuada.
Me llama la atención el hecho de que prefieras aparecer como alguien incapaz de expresar lo que siente porque estoy totalmente seguro de que te esfuerzas muchísimo para hacerlo y lo haces muy bien. Todos tenemos dias malos e incluso, diría yo, peores, pero eso no descalifica a nadie. Dicho esto, tampoco a mi me gustan las palabras o frases que no dicen nada aunque discrepo del concepto que la mayoría entiende por "nada". Yo mismo, a veces no busco otra cosa que dar rienda suelta a mi imaginación y no pretendo más que expresar lo que veo en mi interior o siento en ese instante. Esto podría parecer a los ojos de algunas personas una vanalidad, y reconozco el riesgo de que no se me entienda, al menos, como pretendía. Pero también creo que la belleza puede estar por encima de la razón en algunas circustancias y la poesía es mi gran aliada (con mis limitacciones e infracciones reconocidas) para expresar mis sentimientos, no como una fotografía sino como el eco de una mirada.
No sé si me he llegado a explicar.
Me mueve preguntarte si me consideras algo así como un prestidigitador de palabras sin sentido... No tengo críticos porque nadie, salvo unos pocos amigos incondicionales que no cuentan para el caso, que me corrija o me sugiera críticas.
También yo tengo dias malos, y aunque no me levanto de madrugada, me pregunto el sentido de la vida y pienso en la vacuidad de mi trabajo de alguna de mis relaciones personales. Pienso en el silencio y en la muerte y procuro buscar un sentido a cada cosa que hago, aún a veces sin conseguirlo. Analizar demasiado puede ser desastroso (para mi) en todo caso y quizá sea esa la razón de búsqueda de la belleza por la belleza.

Nada más ahora.

Oh! Se me olvidaba. ¿Se puede mandar tanto texto por el móvil? Dios mio, qué mundo éste. No me entero. Pero ese es otro tema...

Un abrazo.

21/4/07 9:19 p. m.  
Blogger María Manuela said...

Zenyzero, tú sí que has entendido...

Si fuera fácil llenar silencios...

21/4/07 11:58 p. m.  
Blogger Perséfone said...

Y que es el silencio?
aquel que nos conecta con la voz de nuestra alma? ¿por qué huir entonces? por qué esta busqueda incesante de ruidos que nos alejen de esta voz oculta...?

Abrazos!

22/4/07 12:54 a. m.  
Blogger Millaray said...

Quizás sea eso...SABES?me agrada esa palabra me refieroa quizás,casi tanto como "locura"
Un emocionado beso :)

22/4/07 5:45 a. m.  
Blogger Enrique Sabaté said...

Una lección magistral ese discurrir de tu pensamiento por la razón y el sentimiento. La construción del edificio de la percepción y las conexiones entre lo espiritual y lo contingente.

Cuanto se aprende cada día si uno se fija un poquito. Gracias maestro. Fue muy didáctico leerte.

Salud.


Kike.

22/4/07 2:21 p. m.  
Blogger UMA said...

No se bien què es la muerte, aunque su antesala pueda ser un suelo hondo que acune dulcemente, prefiero gozar de estos instantes en los que te leo gozoso poro a poro frenando el ritmo de las cosas para mi deleite.
Un abrazo, Ybris

22/4/07 3:38 p. m.  
Blogger Mari said...

amen

23/4/07 2:51 a. m.  
Anonymous Makkkafu said...

Yo lo he entendido a la perfección, pero ha valido la pena tu explicación, es una maravilla.

C.A. Makkkafu.

23/4/07 2:02 p. m.  
Blogger Carz said...

Yo pienso que la muerte propia es incomprensible, la muerte siempre es la del los otros, aunque pueda preferirse la propia en algunos casos.
La muerte es lo contrario del yo, porque lo agota, el silencio es lo contrario de la existencia (había escrito "vida", pero es un caso particular de la existencia).

Quizá busquemos el silencio para reflexionar acerca de la existencia desde un estado de pseudoinexistencia o, mejor, de psicopseudoinexistencia (no acierto a mantener un criterio acerca del orden de los prefijos, los dejo, pues, como me vinieron a la mente), por aquéllo de que no se puede ser juez y parte.

En definitiva, no hay días malos, sino espíritus abrumados, pero pronto llegara la brisa que despejará las brumas.

Un abrazo, desde el rumor de la especie.

23/4/07 4:32 p. m.  
Blogger thirthe said...

mejor no darle vueltas a la muerte, ése ya no será nuestro silencio; mi miedo es vérmelas antes con el dolor, con el de los seres queridos.

24/4/07 7:26 p. m.  
Blogger sergisonic said...

hasta con silencios serías capaz de mostrar sentimientos, de ordenar emociones, de escribir poesía.

abrazos, poeta

24/4/07 9:59 p. m.  
Blogger Esceptico said...

Haber llegado tarde a tu blog tiene algunos inconvenientes. Pero una ventaja clara: puedo ir husmeando por él y encontrar de golpe diminutas joyas como ésta.

Un abrazo,

Joan.

17/5/07 12:12 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home