2.5.07

Paisajes

Cualquier paisaje es una ventana abierta al mundo y a nosotros como parte de él. Y hablo de mundo sin cometer el error de pensar que el paisaje es nada más una cumbre nevada, un bosque, la contemplación del estereotipo de lo sublime. Hay muchas cosas más en las que embelesarse tras mirarlas.

Lo comprendí la primera vez que miré el mundo a través del ocular de un microscopio: allí donde aparentaba habitar lo ya sabido había todo un paisaje insospechado: la belleza del cristal diminuto o de la vida pequeña en gotas como mares.

Luego lo he vuelto a constatar en múltiples ocasiones: la hondura insondable de unos ojos. La vastedad del alma amiga en una conversación a tumba abierta. El inexplicable escalofrío de un roce deseado. La infinita explosión de un meditado orgasmo. La palabra exacta lenitiva sobre la piel herida...

Y una vez lo aprendí de mis alumnos en una clase de ciencias en que intentaba transmitirles la importancia de la observación como camino previo a la curiosidad que demanda la investigación y la explicación. Les dije: “Vamos a escuchar el silencio. Cerrad los ojos un minuto, guardad silencio absoluto y escribid con detalle lo que habéis oído”. Increíble: me llevé sus notas para comentarlas al día siguiente y jamás hubiese sospechado lo que me iba a encontrar: la propia respiración o latidos, el frote casi imperceptible del la inquietud del compañero, ladridos lejanos, rumor de coches, zumbidos de fluorescentes, crujidos de pupitres, el leve golpeteo de la persiana movida por el viento...

A veces desde la noche habitual que precede al alba cierro los ojos para derribar las paredes que cierran mis palabras con su terca insistencia en encerrarme y forjo paisajes en los que me pierdo. Luego amaso los ruidos y sonidos que pasan por mis oídos e imagino compañías imposibles como dedos invisibles que se entrelazaran con los míos.

El resto es paz.

La paz de mi paisaje imaginado.

La paz de las palabras que lo dicen.

25 Comments:

Blogger Carz said...

El silencio es la mejor forma de comunicación cuando se mira a los ojos.

O cuando se encuentran dos amigos.

A tumba abierta es balsámico conversar contigo.

2/5/07 5:24 a. m.  
Blogger Simplemente Olimpia. said...

Ybris; ahora sólo escucho mi silencio, el sonido calmado de las teclas del ordenador....
y ese paisaje que describen tus palabras, por medio de tus ojos.

Pero soy incapaz de encontrar palabras para mi silencio.

Mi beso sin fuero.

Olimpia.

2/5/07 5:27 a. m.  
Blogger UMA said...

Los paisajes que vemos hablan de nosotros mismos.
Lo que decìs con esa voz tuya que parece inaudible afina mi oìdo como en las madrugadas en mi cuasi-silente sala.
Si, todos los silencios dicen algo si queremos escuchar, hay paisajes dignos de visitar...que yo no me quiero perder nada.
Què escucho a estas altas horas?
alguna mueca mìa, tal vez sea esta, mi media sonrisa:)
Un placer leerte
Un besazo que se lea en la mirada, querido Ybris

2/5/07 6:00 a. m.  
Blogger Insanity said...

~...amaso los ruidos y sonidos que pasan por mis oídos e imagino compañías imposibles como dedos invisibles que se entrelazaran con los míos.

El resto es paz.

La paz de mi paisaje imaginado.

La paz de las palabras que lo dicen.~

Amasas ruidos y sonidos...El pan de la paz huele a hogar, independiente de tiempo y de espacio.
Pienso. Estrecho tu mano en mi mano.Firmemente, desde el corazon (perdona la ausencia de tildes, una vez mas).

In

2/5/07 6:21 a. m.  
Blogger María Manuela said...

La paz de tus palabras en mi paisaje y un beso que despega.

2/5/07 7:15 a. m.  
Blogger María Manuela said...

Eso no se hace malo...

2/5/07 7:31 a. m.  
Blogger María Manuela said...

Esperaré a ver...

2/5/07 7:37 a. m.  
Anonymous ipathia said...

Mezclas en tu paisaje silencio y paz.
Iba a escribir que para escuchar el silencio deberíamos permanecer unos segundos en el país del hielo, pero no: aún así oiríamos su triste crujido. Desdramatizando, te diré que lo percibo en la noche tan solo cuando doy media vuelta hacia la derecha. Para conseguir la paz nada como una buena lectura con una de mis gatas (o ambas) a mi lado.
Siempre la música.
Paz.

2/5/07 9:01 a. m.  
Blogger Esceptico said...

Este largo puente estuvimos en nuestra casa del bosque. Mis hijos (dos gemelos de dos años y medio) y yo, hicimos una excursión. En un momento determinado no pude resistir la tentación, y dejando mi mochila salté sobre la rama de un árbol y me puse a escalarlo con la felicidad, casi olvidada, de un crío. Una vez allí, y tras mirar el mundo desde otra perspectiva, bajé. Fue entonces cuando pude darme cuenta de lo poco que sabía de todo. Allí, uno junto a otro, me miraban con unos ojos de admiración, satisfacción y sorpresa que me dejó absolutamente desconcertado. Entonces sí comprendí que yo era alguien realmente importante...

El mundo se nos muestra a veces como un país lejano pleno de aromas especiados; otras, como una ramera insinuante, se nos muestra con toda su sensualidad... pero cuando realmente he sentido que abrazaba al universo ha sido siempre al verme reflejado en la mirada de mis hijos.

2/5/07 9:54 a. m.  
Blogger Caperucita Lorca said...

"El resto es paz"... Me quedo con esta frase. ¡¡Buen texto!!

2/5/07 10:58 a. m.  
Blogger Fernando said...

Me gusta el silencio...todas sus fases conducen a algo y en poesía tiene muchas connotaciones, hasta las del paisaje...un abrazo..."veremos como va el ovillo"...algún silencio a tiempo le hubiera venido bien.

2/5/07 2:42 p. m.  
Blogger Coblenza said...

"Conócete a ti mismo, y conocerás el universo y sus dioses".

Partenon.

Y entonces es cuándo más me escucho en los silencios.


Y es que si uno/a se conoce a sí mismo/a, comienza a hacer lo que tiene que hacer -cumple con su deber-, entonces está tranquilo/a, sereno/a, y sonríe aunque le venga un vendaval, y eso, incuestionablemente, atrae a la gente, al mundo y lo que le rodea...Te haces el ejercicio del silencio de forma sosegada.
Pero esto lo sabes muy bien, tu ser es alegre, vivo y eres tan tú!!!!

Me encantas. ¿Cómo coño te has topado conmigo? (jijijijijiji).

Te beso.

2/5/07 3:02 p. m.  
Blogger gonzalo said...

la paz te abriga al atardecer.

2/5/07 6:30 p. m.  
Anonymous Eloísa said...

No nos dieron clases de percepción y observación suficientes, mi querido amigo. Menos mal que nos quedó el poso inicial y de ello sacamos partido.
Y es que paisajes hay tantos como personas que los crean.
Besos

2/5/07 7:18 p. m.  
Blogger manuel_h said...

cada vez que abrimos los ojos, hemos de sorprendernos!

un abrazo

2/5/07 8:37 p. m.  
Blogger Mari said...

venga niño,
le doy la mano

un beso para usted.

2/5/07 8:57 p. m.  
Blogger Enrique Sabaté said...

Cada mañana recorría un paisaje en su interior y se asomaba a todas las extrañezas del mundo.

2/5/07 9:02 p. m.  
Blogger Leuma said...

Internet es una gran ventana al mundo, y desde ella veo tu paisaje Ybris, y me gusta, y la paz del que imaginas, y tb me gusta.

2/5/07 10:26 p. m.  
Blogger Isabel Romana said...

Un texto muy hermoso, ybris. Y una buena reflexión, particularmente importante en nuestros días (a mi parecer, claro). Hoy parece que casi nadie puede soportar el silencio o soportarse a ellos mismos en silencio. Besitos.

2/5/07 10:56 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Que nos estamos enamorando de ti...

3/5/07 1:59 a. m.  
Blogger María Manuela said...

Buenos días!!!

3/5/07 6:54 a. m.  
Blogger Loc@ said...

Preciosidad de las preciosidades tu Paisaje, se ve, se palpa, se siente. Un beso sentido. PAQUITA

3/5/07 12:48 p. m.  
Anonymous Sorrow said...

A mí también me gusta oír el paisaje... Las líneas, los colores, los olores y las texturas también escriben su propia partitura. Y es hermosísimo pararse a escucharla.

Un beso.

3/5/07 6:52 p. m.  
Blogger libertad said...

"Cualquier paisaje es una ventana abierta al mundo y a nosotros como parte de él"...Así es, y los paisajes son mucho más que un lago o una montaña...son un roce deseado, una conversación con hondura con una amiga...sí, son mucho más. Esa sutileza de lo invisible a los ojos, como el silencio...Ahora estoy en silencio e intento transmitirte lo que oigo con palabras, pero no puedo...Gracias Ybris. Siempre llegando ahí.
Un beso fuerte
Es siempre tal placer leerte.

3/5/07 7:45 p. m.  
Blogger botas de agua said...

Cuando iba al colegio, debía tener 12 años, la profesora nos hizo hacer una redacción sobre las cosas que nos gustaban. Una de las cosas que puse fue: "ir al bosque a escuchar el silencio". Cuando me lo devolvió corregido, había incluido una preposición "ir al bosque a escuchar en el silencio". Fue desolador. Más fustrante después, cuando intenté explicárselo. Aún guardo esa redacción, con mi terrible caligrafía y el "en" señorial e impuesto en rojo.

6/5/07 1:48 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home