12.9.07

Crepuscular

Aunque es el alba el ámbito más acogedor en que te encuentras a gusto tienes una deuda que pagar antes de acostarte, unas veces contigo y otras con aquellos para los que no encontraste las palabras que tu avaro corazón se avergonzó de pronunciar.

Los más hondos resquicios de la tarde han dejado sus huellas en tus ojos. Y no eres tú tan sólo el que te llenas, porque el hondo crepúsculo te dice al corazón la más lata nostalgia de todo lo que fue sin realizarse o de todo lo que es y clava su dolor en las miradas.

Al borde recortado de los montes le robas la distancia que acerca las rocas a los cielos, el roce de las nubes más cercanas y el cárdeno arrebol con que el día se despide y deja hueco a la noche acogedora.

El verde es todavía llamada hacia la paz que necesitas y el resto de un abrazo que abarca las miradas de quienes no conoces. En ellas crees distinguir anhelos e ilusiones, larvados sentimientos que unas veces hieren y otras acarician.

El viento sentido como mar y como olas en las copas y las ramas de lo árboles o como humilde saludo en el cimbreo efímero de las hierbas aferradas a la tierra o como sólido soporte al vuelo de las mariposas que te acunan trae a tu piel el tacto de otras palabras que extraños azares entrelazaron con las tuyas.

Apenas te queda ya adivinar el exacto guiño de la estrella que jamás falta a su cita como prueba fiel de que hay algo lejano e infinito en donde tu pequeñez se hace más grande y se contiene.

Cuando has culminado ese rito de comunión con la tierra, la vida y el cielo el instante en que te escapas hasta el sueño no es la huida solitaria del cobarde sino la enorme plenitud de haberte sentido un poco más humano.

La prueba de que aún llevas las riendas de una vida que acaso un día te derrote, pero que tu confías en que no sea por rendición ni por cansancio sino sólo por ese fin que ya desde el comienzo siempre has aceptado.

22 Comments:

Blogger Indigo said...

Siempre hay un fin. Qué bueno es aceptarlo para poder disfrutar del principio y el durante.
Abrazo

12/9/07 7:29 a. m.  
Blogger Margot said...

Te dije que me encanta tu forma de hilar las palabras? tu lenguaje?

Y hoy ni te cuento...!

Una descripción que al final me llevó al crepúsculo... osú!

Un beso, hoy en palabras.

12/9/07 12:15 p. m.  
Blogger UMA said...

El crepùsculo podrà achacarnos lo que se le antoje, uno debiera ser un poco màs flexible cada dìa para acompañar esa mirada y aromas con una media sonrisa.
Bello crepuscular para mi frìo desayuno de esta primavera que se tarda y necesito.
Te dejo un abrazo firme, amigo Ybris, de esos que abarcan todo lo que somos.

12/9/07 12:17 p. m.  
Blogger Carz said...

No debería haber vergüenza para expresar lo que siente un corazón (aunque sea injustamente tildado de avaro).

El refugio del horizonte y el crepúsculo o el alba es demasiado vicario: sirve unos instantes pero generará el vacío irremisiblemente. No lo permitas. En tu mano está y en tus palabras, sobre todo en las que quieres pronunciar, pero que callas.

Un abrazo.

12/9/07 12:52 p. m.  
Blogger María Manuela said...

Me gustó tu estampa crepuscular, a pesar del soniquete final este tan tuyo...y es que cada vez que pones tan cercana a la muerte te hablaría sin avarica de la vida.
Están ahí las dos para esperarlas o ignorarlas. Besos.

12/9/07 1:21 p. m.  
Blogger Luisa Miñana said...

El crepúsculo es el momento del día más adecuado para la reflexión, para los sentimientos hacia adentro. La línea del horizonte pierde nitidez y en ella las sombras no molestan, son reales. Una se siente dentro de ellas, dentro del mar, dentro de la tierra, dentro del sol, dentro de la difuminación.

Besos

12/9/07 2:33 p. m.  
Blogger DaliaNegra said...

Agradezco el extraño azar que nos ha entrelazado,Ybris.Un beso***

12/9/07 9:24 p. m.  
Anonymous ipathia said...

Quiero ver un cuadro impresionista en tu historia; quiero pensar que nosotros seremos quienes acabemos con la vida, nunca ella con nosotros, no le dejaremos.
Quiero... mandarte un abrazo.

12/9/07 11:08 p. m.  
Blogger -Pato- said...

¡Ahhhhh siempre me pasa lo mismo!

Yo te leo y mientras voy pensando cosas y luego al final...Es que se me quedan todas las palabras atoradas porque todo lo dijiste vos!!!!

¡¡A P L A U S O S!!

y besos, claro!

13/9/07 12:04 a. m.  
Blogger Nico said...

Amigo, es bello lo que escribiste, te hace recapacitar tantas cosas y darte cuenta de otras. Comenzar un camino aceptando que va a haber un final, para tantos momentos necesitamos esto, para tantas metas.

Un abrazo, que andes bien Ybris.

Nicolas.

13/9/07 6:08 a. m.  
Blogger Amparo said...

"de tus manos brotaran amapolas y la poesia se hara eterna"
no es una frase mia pero es lo que pienso al leerte.
Abrazos

13/9/07 7:39 a. m.  
Blogger Fernando Sarría said...

recoger el arrebol de los crepúsculos...me suena mucho...abrazos.

13/9/07 12:39 p. m.  
Blogger Isabel Romana said...

Maravilloso texto, ybris, me ha fascinado desde el principio, ese contacto con la naturaleza y del ser con la naturaleza me ha transmitido una melacolía romántica, muy acorde con el título que le has dado. Y me gustó mucho el final, me ha parecido lleno de sabiduría. Besos y hasta pronto.

13/9/07 9:36 p. m.  
Blogger Leuma said...

Ojalá ese crepúsculo de la vida sea así, manso y en paz, aceptado desde el principio y con esa unión a la tierra y al cielo, un beso grande Ybris

13/9/07 9:47 p. m.  
Blogger thirthe said...

sentirlo es lo importante.

13/9/07 10:16 p. m.  
Blogger Sangre said...

No se escapa ni una brizna de viento, sin mecer la sabiduría del que ha vivido, como me conoces un poquito, entenderás que me sienta en este bello poema tuyo, como en casa...consigues llenarlo de un halo acogedor, y llega hasta lo profundo...

Espero llegar a conocer, el significado íntimo de las palabras, para quizás algún día, cuando pasen unos cuantos años más, poder manejarlas con la mitad de la sabiduría con que tu lo haces...

Un fuerte abrazo querido profesor...
Carlos

13/9/07 11:22 p. m.  
Blogger Unmasked (sin caretas) said...

que buena prosa poetica. Admirable.

Te sigo ahora :)

petra

14/9/07 6:37 a. m.  
Blogger Mari said...

saber que alguien nos cobija a lo lejos cuando allá es alba y aquí medianoche es una certeza que me mece.

15/9/07 3:50 a. m.  
Blogger Malegar said...

He viajado desde el crepúsculo hasta el amanecer con tus hermosas palabras.

Un beso.
Mamen.

15/9/07 10:46 p. m.  
Blogger libertad said...

Querido Ybris, en ese crepúsculo que cuentas, empiezo yo mi andadura, tras leerte, a reconciliarme con él...Permíteme que lo repita, incluso que lo guarde para luego releerlo y dejarlo más dentro

"...Cuando has culminado ese rito de comunión con la tierra, la vida y el cielo el instante en que te escapas hasta el sueño no es la huida solitaria del cobarde sino la enorme plenitud de haberte sentido un poco más humano..."

"...La prueba de que aún llevas las riendas de una vida que acaso un día te derrote, pero que tu confías en que no sea por rendición ni por cansancio sino sólo por ese fin que ya desde el comienzo siempre has aceptado..."

16/9/07 1:05 p. m.  
Blogger libertad said...

Siempre gracias.
Un beso fuerte

16/9/07 1:05 p. m.  
Blogger Simplemente Olimpia. said...

Vuelves a hablarte...te susurras, te respondes.
Desconoczco las razones- no las necesito-pero empieza a preocuparme, por que no sé si es el eco de tu voz el que te llama o el sonido que hay detrás el que se esconde.

Supongo que el pudor frente a ti mismo te supera.

Olimpia.

17/9/07 1:33 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home