4.1.08

Más sobre magia

Odio la magia de los que usan la ciencia para sus conocimientos y luego invocan el misterio para retener el privilegio de su casta y hacerse intermediarios de lo sagrado indiscutible. Como aquellos sacerdotes de Amón que, conociendo las crecidas del Nilo y los movimientos de los astros aseguraban poder predecirlos por contacto directo con la divinidad. A ellos –y a sus semejantes- dediqué hace tiempo estos ripios:

¿A que no se te ocurre decir más?
Eso es que con poco te conformas.
Hubo ya desde mucho tiempo atrás
de jugar con ventaja muchas formas.

Mira al emperador y al faraón.
¿Para qué ser tacaños, cicateros?
Se hacen Dios y al infierno el respondón
y si no a redimirse a los chiqueros.

Si crees que más que Dios ya no es posible
ni superar en morro al faraón,
desenmascararé otro más terrible:
el de los sacerdotes de Amón.

La astucia es hacerse intermediario,
quedarse con las llaves de la puerta
guardándola inocentes en precario
por si acaso resulta descubierta.

Convencer a los tontos es muy fácil:
Yo me quedo con las claves de la ciencia
y adivino con voz rotunda y grácil
cuándo son las fallas de Valencia.

Los arteros, taimados sacerdotes:
pusieron sus limnómetros ocultos,
dijeron: "ved las plantas y sus brotes.
Dios en ellos responde a nuestros cultos.

Si alguien no nos escucha a Él no escucha.
Si alguien nos ofende a Él ofende.
Si osáis pensar que es una paparrucha
ved mi respuesta que del cielo pende.

Os diré lo que ha de pasar mañana.
Si el Nilo ha de crecer, si estar en calma.
Si la tierra es feraz o si es malsana.
Si se salva o condena vuestra alma".

Se adueñaron así de los caminos.
Se quedaron esclavas las conciencias.
Aherrojaron en sombras los destinos
de dioses y hombres...
¡Guerra a sus demencias!

Escarbemos las márgenes del río
hasta hallar sus recónditos secretos.
Que el milagro o la magia es un vacío
si el saber opone al albur sus retos.

Y, sin embargo, ninguna ciencia podrá dejarme en el lado de acá del borde del misterio por el que se asoma a veces la belleza que más has de sentirse que de comprenderse. En ella radica una magia en la que sí creo y en ella pensaba tras mirar a las estrellas tumbado tratando de aprenderme las constelaciones en una noche solitaria de verano:

La enorme inmensidad de la negrura
tachonada de estrellas en la noche
La espalda contra el suelo,
la mirada cuchillo de las sombras
y el silencio acunado por el buho,
la calma y la distancia de los grillos.
No miras las estrellas,
miras el tiempo y el espacio
que soportan el brillo diminuto
que ahora llega a tus ojos
tras miles o millones de años.
No buscas las respuestas a preguntas
que ahora no te planteas,
sólo estás perdido
y no quieres volver.
Por eso te deslumbra el fondo negro
y el vértigo que forma
el ulular continuo de los choques
del tiempo y del espacio en las paredes
estrechas del perdido pensamiento.
Te sientes diminuto contra el frío
de lo inmenso de un tiempo o de un espacio.
Y cuando vuelves llevas
el germen de un abrazo contra un cuerpo
que te vuelva de nuevo a tu estatura.

20 Comments:

Blogger Enrique Sabaté said...

La magia de la ciencia y sus intermediarios;
la insensible inconveniencia de plantear las dudas que se ocultan a los ojos de los no iniciados. La marca de quienes comprenden que la existencia es un accidente y su consecuencia. El caos manejado por quienes oscurecen en palabras incomprensibles para seguir manipulando sentimientos y creencias trascendentes.
Humanos avispados sobre el común de los mortales que hacen de su saber una obra absoluta de nigromantes.

Salud.

4/1/08 11:24 a. m.  
Blogger -Pato- said...

Entonces creemos en el mismo tipo de milagro y de magia.

Este post es un lujo para empezar la mañana aquí en el sur, una mañana fresca, despues de tantos días de calor, un cafecito y tus reflexiones, gracias.

Un abrazo Ybris.

4/1/08 11:59 a. m.  
Blogger Eva said...

La magia de las fechas está presente en tus palabras. No puedo añadir, ni analizar nada. Simplemente me ha parecido un post precioso.

Un beso.

4/1/08 1:34 p. m.  
Blogger mia said...

lo dices todo,en esa magia

no cree mas que la ignorancia!

creo en el embrujo de las palabras

de los enamorados,en el hechizo

de las miradas cuando el cuerpo

tiembla,y repudio a los impostores

que intentan comercializar

la ilusión de los desesperados!

nuestros mundos desconocen,ignoran

esa tremenda manera de allanar

la inocencia!

pero creo en la noche de reyes

tan magos como todos los 6

de enero de nuestra infancia!

besos

4/1/08 3:13 p. m.  
Blogger Leuma said...

Odio a la magia de los sacerdotes de Amón y creencia en la belleza que se siente, rechazo a los intermediarios y seguimiento de los sentidos...hoy me he quedado confusa con este post Ybris, me quedé en blanco sin saber qué comentarte, es diferente, profundo de asimilar, un besazo

4/1/08 6:46 p. m.  
Blogger Luzamarga said...

Odio el "abracadabra" de todas las religiones y su utilización para cimentar lo incimentable. Los prestidigitadores divinos intentando legitimar un prestidigitador universal me producen urticaria cerebral, qué le vamos a hacer.

Sí a la magia de la vida pequeña que cabe en unos brazos, en una pupila, en las sílabas de un poema.

Muchos besos, Ybris.

4/1/08 11:35 p. m.  
Blogger Eryx Bronte said...

Sigamos el juego...la magia de la vida..abrazos.

4/1/08 11:55 p. m.  
Blogger Carz said...

Querido amigo,
no es la magia la culpable, ni la religión, es, sencillamente, que mientras seamos manejables habrá quien nos maneje.

¿Acaso alguien piensa que la tecnología militar de los EEUU es mágica? No, es secreta.

¿Acaso los médicos famosos no curan sólo a los que pueden pagar fuertes sumas de dinero? ¿Es magia? no, es codicia.

¿Acaso podemos elegir a quienes nos gobiernan? No, los eligen los partidos, que no tienen nada de mágico, sino de lucha de poderes de los nuevos sacerdotes.

No. No es la magia, nunca lo ha sido... es el poder el que doblega, se revista o no de magia o religión o bien supremo.

Un fuerte abrazo.

5/1/08 2:56 a. m.  
Blogger Amparo said...

Ayer decía mi compañera, Toñi, Amparo siempre ve la botella medio llena, nunca se rinde... me he rendido muchas veces en mi vida y en infinidad de ocasiones he visto la botella, la vida, vacía.
Los años Ybris, todos esos que ya nos pesan en las espaldas son los que me han enseñado que creer que la magia bien administrada no hace daño..

Que la magia colme el más oculto de tus deseos y veas botellas llenas de felicidad

5/1/08 10:43 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

La primera parte me recuerda a un cuento folclórico ruso, no lo pongo aquí porque sobrepasa los límites de lo racional, en cuanto a dimensiones...podrás encontrarlo buscando Alfanasiev Alekandr (supongo que publicar aquí páginas sería publicidad)
Besos

5/1/08 11:08 a. m.  
Blogger Xiketä said...

La magia es algo que el humano necesita para darle misterio a su existencia...pero comparto contigo que la mejor magia está en el misterio de la vida, en lo grandes que nos sentimos y lo pequeños que somos en realidad.
La magia de la vida es fantástica, aunque algunos cretinos la utilicen para popularizarse a veces.
Besos

5/1/08 12:56 p. m.  
Blogger Fernando S. said...

seamos justos depende la edad la magia es algo divertido...los magos no...abrazos.

5/1/08 3:09 p. m.  
Blogger Mamen. said...

Entonces la magia existe...vivimos, sentimos, amamos y aunque el sufrimiento aceche, la vida debe de sustentarse en la ilusión, por lo que sea, por cualquier cosa. Sino no hay vida, y si no hay vida ¿hay magia?.

Un fuerte abrazo, cargado de ilusión. :)

5/1/08 9:46 p. m.  
Blogger thirthe said...

la magia no tiene la culpa, engañar y engatusar a la gente abusando de su ignorancia no tiene nombre, o sí lo tiene, pónselo tú:-)

yo también me quedo con la magia de las estrellas, sin que me las expliquen.

5/1/08 11:19 p. m.  
Blogger Amparo said...

Feliz dia querido Ybris, te dejo de regalo abrazos de blogeramiga

6/1/08 10:14 a. m.  
Blogger Margot said...

Ummm esas estaturas, las correctas, las que son, las certeras sin certeza... no es ese el misterio? no es ahí donde reside la magia?

Sin divinidades, sin intermediarios, sin golpes de efecto... sólo seres humanos y una Naturaleza por descubrir.

Ummmmmmmmmmm.

Un beso en ripio al ritmo de tus versos.

6/1/08 11:03 a. m.  
Blogger Eloisa said...

Màs que magia, ilusiòn, pero bueno sabes de sobra que tiene que haber de todo, nos guste bien poco.
Un abrazo

6/1/08 1:34 p. m.  
Blogger Dardo said...

Está claro que odiamos la manipulación. El comentario de Carz me parece muy atinado.

Pero siendo bueno que seamos conscientes de los manejos; también sería una ilusión pretender ser un virtuoso de todo.

Así como no todo el mundo tiene el don de la música o de otras artes, ciencias, técnicas o saberes; tampoco a todo el mundo le es dado la visión, la profecía o la exégesis.

Un abrazo.

6/1/08 11:52 p. m.  
Blogger manuel_h said...

tanto negro se hace muy grande, me gusta el abrazo que te devuelve a tu tamaño

7/1/08 12:48 a. m.  
Blogger Simplemente Olimpia. said...

Muchas veces no es la magia la responsable de tanto atropello, sino la predisposición del hombre a sentirla, es querrer ir más allá de lo mundano, de lo propio, de lo sustancial.
Me quedó en las papilas un sabor amargo al leerte el verbo odiar...

"Creer es inherente al verbo amar"

Olimpia.

13/1/08 8:12 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home