2.1.08

Razón y magia

Es arduo el camino de la razón. Sobre la base de una observación paciente y de las relaciones entre todo lo observado se funda una laboriosa construcción del pensamiento en la que no sólo los datos, como ladrillos de un edificio, sino el mortero que los une y la forma que define su estructura, ha de deducirse todo con rigor y esfuerzo.

La magia supone un camino más cómodo que comienza en general minando o ignorando las rutas del proceso racional. Extrañas fuerzas y poderes irracionales, supra o preternaturales e ineludibles actúan siempre que algo no se explica por evidencia inmediata.

Parecería que la magia debería ir desapareciendo ante la explicación científica rigurosa pero no es así. La magia es un virus que se propaga gracias a la facilidad de sus explicaciones y la simplicidad de sus planteamientos. Una vez admitida la adivinación, los extraterrestres, los poderes extrasensoriales, los espíritus y los dioses caprichosos, ¿qué necesidad hay de acatar las leyes de la lógica, las férreas relaciones de causa a efecto o las laboriosas leyes de la inducción o deducción?

Siempre recordaré un par de casos relacionados con el espiritismo.

Intenté por todos los medios participar en una reunión en la que se me pudiese convencer de la comunicación con los espíritus en condiciones normales de contrastación de resultados y observación de hechos. Nunca pude conseguirlo porque siempre las condiciones exigidas para la comunicación impedían la clara observación. En última instancia siempre se acababa rechazándome por “no creyente”.

Sólo una vez unos alumnos míos –convencidos fervientes del espiritismo- accedieron a –decían- demostrarme la realidad de la comunicación con los espíritus en una sesión en la que yo podría intervenir. Trajeron un tablero tipo hule (no; no podía ser una toalla ni nada rugoso) sobre el que colocaron un vaso invertido (no; no podía ser una piedra ni nada que no pudiera resbalar fácilmente). Colocamos un dedo sobre el vaso (no; no podía ser sin contacto). Hubo que atenuar la luz (no; no podía ser con plena claridad). Se formuló la pregunta al espíritu y esperamos. Yo, una vez acostumbrado a la penumbra, me limitaba a observar el color de las uñas apoyadas sobre el vaso sabiendo que cualquier presión las hacía blanquear por el extremo. Tras veinte minutos de espera, casi con calambres en el brazo, mientras yo trataba de impedir que el vaso avanzara hacia mí, éste acabó moviéndose hacia otro lado (comprobé que lo empujaban) y se aceptó como buena la respuesta del espíritu invocado.

De nada sirvió que tratara de explicar lo que había observado. Al final resultaba que yo era un incrédulo que impedía la comunicación con el más allá.

Que conste que lo mismo que me pasó con el espiritismo me sucedió con los resultados obtenidos por Uri Geller ante la televisión o con milagros atribuidos a los santos de la iglesia católica.

Y ya me he resignado a aceptar que no hay posibilidad de convencer a los partidarios de la magia o los milagros.

Ni a tratar de explicar por qué me gusta más la expresión “wise men” –hombres sabios- con que se designan en inglés que la de “reyes magos” con que los conocemos en español.

28 Comments:

Anonymous ondina said...

llego hasta tí a través de Pedro y me alegro.
de momento me quedo en tu música preferida, ese chelo de Bach que he vuelto a escuchar hoy ya varias veces seguidas.
es un buen comienzo.
feliz 2008!

2/1/08 10:28 a. m.  
Blogger Dardo said...

En primer lugar, amigo Ybris, feliz año y que nos sigas "sembrando" el camino; que debe ser andado "sin previsiones", pues tú mejor que nadie sabes que aquél se hace continuamente al andar. Mucho ánimo, amigo.

Me ha gustado mucho este "Razón y magia". Nos adviertes algo necesario: que el quehacer filosófico (la sustitución del mito por el logos) no se agotó en los albores de nuestra civilización con ese gran salto de la cultura griega, sino que se impone su advertencia constante para evitar regresiones atávicas.

Como el búho, símbolo de la filosofía, nosotros debemos ver en la oscuridad. Y todos los tiempos hay fuerzas empeñadas en explicar a su antojo lo real y lo no percibido empíricamente.

Este es un tiempo agnóstico y ateo presidido por el saber científico-técnico, amigo Ybris, que a algunos, convencidos de la certeza del desolador grito de Niezstche ("Dios ha muerto"), les lleva a pu a creer en cualquier cosa, a falta de aquél.

Pero junto a la advertencia de no sucumbir a lo irracional; permíteme que no agotemos el saber racional a lo científico-técnico-naturalista.

Este último limitado a la fenomenológico, a lo visual, a lo que percibimos por nuestros ojos, pesamos, contamos y medimos; que ha creado un "marco". Un "marco" que ha creado un nuevo concepto de verdad y de realidad.

Estoy contigo. No podemos volver a la orientación mágica (en el peor sentido de esta palabra). La luz de la razón es necesaria.

Sin embargo merece ser sometida a crítica nuestra visión de la racionalidad, que se agota en nuestra moderna cosmovisión, en el pensamiento científico natural. Esto si se mira sin prejuicios tiene mucho de filosófico y científico: Es preguntarnos constantemente por el método; y hoy por las limitaciones de lo visual.

Un ejemplo que suelo poner. La explicación filosófica de la realidad para Demócrito y Leucipo se basa en el átomo como unidad última indivisible. Pero, Ybris, esta genial intución y elaboración racional no pudo ser contrastada por el pensamiento científico-natural hasta el siglo XIX y confirmada con el microscopio electrónico en el XX.

¿Podemos sostener que era magia este pensamiento de estos presocráticos?. Claro que no.

¿Sólo podemos dar carta o certificado de real hasta el XIX o incluso el XX?. ¿No era real antes?.

Estoy contigo, ¡¡como, no, amigo!!, en denunciar toda involución ajena a la razón. Pero mi apunte, siempre con tu permiso, es a señalar como no debemos autocomplacernos en quedarnos en los límites estructurales del pensamiento científico-natural. La metafísica, tan denostada, no merece ser denigrada a la magia.

Un coridial abrazo, Ybris. Y muchos deseos de serena felicidad para ti y tus seres queridos.

P.D.: Y excusas por haberme extendido tanto; existen entradas que me encandilan.

2/1/08 11:43 a. m.  
Blogger mia said...

ybris

como en todo,en las relaciones

humanas,es necesaria la magia.

vivo bajo su influjo,encantada

y si pierdo un sueño,le llamo

me envuelvo en los recuerdos,

pero escapo de las ciencias exactas

y me regocijo en en la magia

esa que sin querer,nos invita

a entender Jacques Salome,

siempre encontrando la

buena distancia....

Trouver la bonne distance

Jacques Salomé


Trouver la bonne distance dans une relation proche n’est pas facile, c’est toujours une démarche sensible, délicate, qu’il faut apprivoiser dans chaque rencontre. Nous allons, le plus souvent, vers ceux qui paraissent importants pour nous, avec beaucoup de contradictions.

Avec le désir de les sentir proches, de vivre plus de choses avec eux et, en même temps, avec le désir de rester à l’écoute de leur sensibilité, de ne pas les importuner, de ne pas peser sur eux. Nous voulons pouvoir manifester notre intérêt ou notre attention tout en voulant qu’ils l’acceptent sans avoir à quémander ou à imposer. Le besoin de présence et, surtout, de l’attention de celui ou de celle pour qui nous avons de l’attachement peut être vécu par ceux-ci comme inconfortable, parfois même comme intrusif.

L’un des paradoxes des relations proches, c’est que le besoin d’intimité de l’un et de l’autre, en termes de temps et d’espace, risque de devenir contradictoire. L’un pouvant dire : « C’est avec toi et seulement avec toi que j’ai envie de vivre de l’intimité… », l’autre tentant de faire entendre : « Mon besoin d’intimité ne se limite pas à toi, j’ai un besoin d’intimité personnelle dans laquelle tu n’es pas toujours présent… » Ainsi, notre intimité risque d’être maltraitée par celui ou celle qui prétend nous aimer ou vouloir notre bien-être.

Cela commence tôt dans la vie d’un enfant, avec des questions intrusives : « A quoi tu penses ? », « Veux-tu me dire ce qui te passe par la tête quand tu rêves ? » et, par la suite : « J’ai besoin que tu me parles de toi, que tu me dises tout, que tu ne me caches rien de ce que tu vis, de tes sentiments… » Tout se passe comme si chacun, dans un donner recevoir subtil, devait se signifier en permanence comme ouvert, disponible à l’échange et au partage.

Ma naïveté fut longtemps de croire que ceux qui manifestaient quelque considération pour moi pouvaient entendre mon besoin de retrait, de réserve ou de solitude. Le plus difficile est de dire non à une attente de ceux qui nous aiment, attente chez eux qui cherche à s’imposer comme une évidence pour nous ! « On se voit si peu, c’est important pour moi de savoir ce que tu vis ! »

Dans le registre du toucher, du contact physique, la bonne distance sera fonction de l’état émotionnel qui habite chacun. Un seul geste, et un accord inouï se réalise. « Avec ce geste qu’elle a eu de prendre ma tête dans sa main et d’approcher sa joue contre la mienne, en respirant tout contre moi, elle a aboli toutes les distances entre les femmes et moi, réparé d’un seul coup toutes les injustices de mon enfance.

Elle avait trouvé tout de suite la bonne distance, celle dont je rêvais sans avoir même jamais pu espérer la rencontrer ! » La bonne distance est à inventer à chaque rencontre, elle n’obéit à aucune règle, sinon celle d’écouter les milles signes qui peuvent s’accorder et s’amplifier.

Psychosociologue et écrivain, Jacques Salomé est l’auteur de, notamment “Apprivoiser la tendresse” (J’ai lu, 2002), “En amour, l’avenir vient de loin” et “Je m'appelle toi” (Albin Michel,1996 et 1992). Internet : www.j-salome.com
"
besos

2/1/08 12:19 p. m.  
Blogger Eva said...

Yo creo que necesitamos la magia para seguir viviendo. Invocar lo sobrenatural para continuar resistiendo. La realidad es tan simple que tenemos que dotarla de algún significado para ayudar a digerirla. Es igual que los sentimientos, para lidiar con ellos no es recomendable el razonamiento.

Un beso.

2/1/08 12:23 p. m.  
Blogger libertad said...

Es un deleite leerte en estos primeros días del año.
Mis mejores deseos para este 2008 que acaba de comenzar.
Un beso fuerte y un abrazo

2/1/08 12:50 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

La magia era mi coartada para estar aquí. ¿ Será cierto que nos engañamos a nosotros mismos bucando en lo sobrenatural lo que es una consecuencia de nuestra porfiada voluntad? ¿Será natural apoyarse en esa frívola circunstancia cuando no existe otra razón de más peso?. Alguien dijo que el más sabio de los hombres-mujer en mi caso, sabia o necia- encuentra un asidero en el más insignificante de los detalles para satisfacer sus inclinaciones a expensas de la inteligencia.
Besos

2/1/08 12:53 p. m.  
Blogger -Pato- said...

Sobre la sabiduría, la razón y la magia.

Voy a ser breve, tengo mucho por aprender, intento ser racional, pero a veces la vida me juega trastadas y hay ciertos brillos que la hacen mágica, aún así no sé nada de magia, sólo disfruto de sus destellos.

Un abrazo Ybris.

2/1/08 1:10 p. m.  
Blogger May said...

Ybris, amigo!!!
También prefiero "hombres sabios" ;-)
Besos, millones para este nuevo año!!!!

2/1/08 3:48 p. m.  
OpenID prazsky said...

Evidentemente hay que denunciar el fraude. Pero eso no quita para que nos volvamos creyentes de una religión que se llama Ciencia. Los científicos no se convierten en paradigmas de la honestidad y la moralidad simplemente por trabajar el método científico. Hay millones de cosas que la ciencia no ha estudiado y este desconocimiento es el que lleva al rechazo. Decir que no existe o que es mentira es una sólución muy fácil, pero es erróneo. Como diría Mulder: la verdad está ahí fuera.

2/1/08 6:10 p. m.  
Blogger Prof Alvaro. said...

Te invito a que participes entre los devotos de la Iglesia Luciangélica.


Se les acabará a los miserables el negocio y podremos brindar sin ser lo que ellos denominan como "pobres infelices".

Profe Alvaro.



http://luciangelica-church.blogspot.com


Justicia para los ninguneados.

feliz año.

2/1/08 7:42 p. m.  
Blogger sintulatido said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

2/1/08 8:42 p. m.  
Blogger sintulatido said...

En muchos de tus escritos hay magia y me dá no sé que, el ver que no te das cuenta de eso...
Llegar a un corazón que no conocés y que te siga leyendo atraído por lo que escribís, es mágico...Que explicación le encuentra tu razón a eso??... Razonar en la vida sería lo más sano,pero muchas veces preferimos la magia porque nos incandila, nos deja soñar Ybris que algunas cosas pueden ser ciertas...

Felíz año para vos también.
Muchos besos.

2/1/08 8:44 p. m.  
Blogger Amparo said...

Después de tan sesudos comentarios una se queda encandilada y sin saber muy bien si será acertado el comentario...

Besos mágicos para ti, de los que atraviesan el ciberespacio para estamparse en tu rostro

2/1/08 9:19 p. m.  
Blogger gaia07 said...

De la misma manera que miles de personas inocentes fueron torturadas y quemadas vivas por brujería desplazando
“la responsabilidad de la crisis de la sociedad medieval tardía desde la Iglesia y el Estado hacia demonios imaginarios con forma humana… las masas depauperadas, alineadas, enloquecidas atribuyeron sus desgracias al Diablo en vez de a la corrupción del clero y la rapacidad de la nobleza. Agrandando la distancia social, les lleno de sospechas mutuas, enfrentó al vecino contra el vecino, aumento la inseguridad de todo el mundo, aisló a cada uno, hizo a todos temerosos… “(Vacas, cerdos, guerras y brujas) Marvin Harris)

Ahora nos vienen las nuevas brujas, estupendas ellas, y la Conciencia III… increíble, la diferencia con la locura de las brujas medieval estriba en que “entonces fueron las masas más empobrecidas de la sociedad, y ahora van de lleno a por los jóvenes de clase media universitarios…” ¿Seremos capaces de abrirles los ojos, o quizá el hecho de ser tan dependientes de la alta fidelidad y el consumo energético no les haga caer de lleno en esa “contracultura sin razón ni lógica”, o será esto mismo lo que les haga hundirse en las drogas psicotrópicas y alucinógenos para acabar creyendo que pueden tener los productos de la lógica científica sin trabajar para obtenerlos?

2/1/08 9:25 p. m.  
Blogger Fernando S. said...

pues va a ser que tienes razón...pero como la lotería los seres humanos vamos por caminos extraños que desde luego demuestran que el sentido común es el menos común de los sentidos..abrazos.

2/1/08 9:47 p. m.  
Blogger Lunarroja said...

Pues a mí me gustan los Reyes Magos, Ybris... ¿qué sería de este mundo sin un poquito de magia?
Y quien lo dice es otra fiel seguidora de la Razón, pero es que hay días, hay momentos... que si no tiras de la magia no encuentras por dónde tirar.

Besos mágicos y sobre todo, muy razonados.

2/1/08 11:51 p. m.  
Blogger Juansintierra said...

La magia está en nosotros..abrazos

3/1/08 12:34 a. m.  
Blogger DaliaNegra said...

jajaja,sí, siempre es más fácil poner la esperanza en algo externo que hacer trabajar la cabeza.
De todos modos, también conozco gente que tiene a la ciencia como tótem...
Un beso,Ybris, y feliz 2008***

3/1/08 1:46 a. m.  
Blogger mia said...

ybris

he vuelto para comprobar

ese instante mágico

que experimento

al entrar en tu casa virtual

las ilusiones,la esperanza

ese estado de alma,

la embriaguez espiritual,

¿como les llamas?

soy agnóstica y no creo en nada

que no sea la ciencia

pero el soñar,como acto

recurrente cuando mal hace

la cruel realidad,beneficia

recompone el alma,sin más

no lo crees tú?

besos de soñadora

3/1/08 9:14 a. m.  
Blogger Margot said...

La magia siempre gana, es como la banca: hace trampas y da igual que se noten...

Por qué pararse en la magia engañosa si existe otra que es la del conocimiento y es mucho más real y evidente? Asi que sí, voto por los reyes sabios... jeje.

Besos mágicos, besos de átomo, por ejemplo. Y feliz entrada!!

3/1/08 10:19 a. m.  
Blogger Isabel Romana said...

A m� la magia que me gusta es la de las palabras, esa que es capaz de poner en alerta todos nuestros sentidos, nuestras espectativas, nuestra imaginaci�n y nuestros conocimientos y nos producen emociones: la magia de apelar a nuestro propio interior con todo lo que ello supone de singularidad. Y de esa magia t� tienes... Espero que el 2008 te sea propicio. Un abrazo muy fuerte.

3/1/08 12:08 p. m.  
Blogger Beauséant said...

es cierto es mejor la expresión de hombres sabios.. yo creo que la primera vez que una persona empezó a hablar de magia, lo hizo al no poder explicar algo.. a mi me pasa algo parecido cada vez que arreglo un ordenador, empiezo dando explicaciones técnicas y como nadie me entiende simplemente digo.. magia ;)

3/1/08 5:47 p. m.  
Blogger Leuma said...

También prefiero la sabiduría a la magia :). Es cierto que a veces "creer" ayuda a que las cosas sucedan y es casi mágico pero también se cuelan historias fantasiosas que alejan la mente de la verdad, en ese sentido la razón hace poner los pies en la tierra, un beso

3/1/08 7:05 p. m.  
Anonymous koffee said...

No creo en las meigas, pero haberlas, haylas... y no seré yo quien ose hacer una Ouija bajo mi techo, siguiendo instrucciones de un hombre sabio que no está entre nosotros.
Oh, Ybris!... me temo que de seguir así, nada encontrarás el día 6 al lado de tus zapatos.
Por si acaso, mil abrazos!.

3/1/08 8:37 p. m.  
Blogger Tristancio said...

Creo en la magia cotidiana...
Hay ciertas cosas, como leer por ejemplo, que pese a todo lo explicable que es, me sigue pareciendo mágico. Cuando era niño, recuerdo haber empezado a descifrar este código alfabético... y pude descubrir que dentro de lo que llamaban libro, había una historia. Y no creo haber padecido otro hechizo más bello.

Un gran abrazo para ti también... despojado de casi todas mis tristezas.-

4/1/08 6:23 a. m.  
Blogger thirthe said...

ja,ja,ja!!!emtro de nuevo este año para ver como anda todo y te encuentro embarcado en una sesión de wija con tus alumnos...

lo de los magos que además eran reyes y sabios, ya ves, nosotros hemos invertido el orden:-)))

habrás lustrado bien los zapatos, espero.


un beso.

5/1/08 11:13 p. m.  
Blogger manuel_h said...

de no creyente a no creyente: feliz año!!

7/1/08 12:46 a. m.  
Blogger Simplemente Olimpia. said...

Después de leer-te al revés, pues debí empezar por abajo....no sé si achacar-te incredulidad..;)
demasiado tajante para mi desechar a ciencia cierta cualquier acto superable al raciocionio.
Cada día "creemos" sin constatar, a pie juntillas....y a ojos ciegos, y acaso deja de ser milagro?

Esta conversación sobre la magia y su origen es una de esas que me quedo con ganas de tener contigo.
Ten por seguro que si te hubiese tenido delante te hubiese expuesto mi argumentación igual de válida, y contradictoria. ;)

Dime, acaso no me crees si te dijese o te hablase?

Olimpia.

13/1/08 8:19 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home