9.7.08

Leyes no escritas 6: La ley marcial

Ignoro quién investiría a Marte de la gloria de la divinidad y le daría un lugar selecto en el Olimpo. La historia de la humanidad está entreverada de tales disparates que a veces a uno le hacen dudar de nuestra racionalidad. Porque no se trata de proyecciones de nuestra corta comprensión del universo como podría ser el caso de Febo, Selene , Eos o Vulcano sino de una concepción religiosa y sobrenatural de la guerra. Dicho de otra manera, de una visión gloriosa y heroica de la guerra tomada como gesta en la que los hombres también se glorifican. Y no se trata de que se hayan divinizado las fuerzas del mal porque no es Marte el remedo de Plutón o de las Parcas sino un dios noble y poderoso en su bondad.

Lo que fastidia de la mitología es la proyección de la miseria humana que se refugia en las alturas para dar consistencia y grandeza a su estupidez y su egoísmo. Hacer de la guerra el crisol de la valentía, el honor o el heroísmo fastidia tanto más cuanto que no es algo perdido en el pasado sino vivo en el presente y sus ministerios, aunque encubierto desde su vergonzante transparencia de Ministerio de la Guerra a la más noble expresión de Ministerio de Defensa.

Todavía hoy se pone a Dios por testigo de nuestra disposición generosísima a matar al prójimo, que al de arriba se le antoja llamar enemigo, y a llamar efectos colaterales a la matanza de inocentes, porque cuando se trata de coger a un pez gordo se puede envenenar todo el río, aunque, eso sí, llorando la muerte de los alevines y otras especies. Se podrá destripar de un bombazo a quien nos impida avanzar pero será crimen de guerra si le escupes mientra muere.

Así pues nos encontramos con leyes curiosas con reminiscencias de tan glorioso dios como la famosa ley marcial: al jefe se le antoja llamar guerra a una situación que le fastidia, como protestas o manifestaciones callejeras y decreta estados de excepción, toques de queda o la ley marcial para que el bofetón, el abuso o la tortura se conviertan en el medio inexcusable para conseguir que no se moleste a sus excelencias.

Resulta curiosa la ley marcial. Los belicosos se han sabido colocar siempre en privilegiadas posturas y han ido formando grupos influyentes que pudiesen hacer guiños detrás de todos los acuerdos y leyes pacíficas y razonables. Y es que en el fondo debe quedar bien claro que los acuerdos se logran mejor si las partes se apuntan con una pistola. Ya lo decía el chiste con su popular e indiscutible sabiduría: “No sé por qué perdemos el tiempo dialogando cuando podemos arreglarlo a hostias”.

Las leyes marciales vienen a confirmar el hecho de que en el fondo nadie cree en el poder de las Musas, diosas de las artes, ante la eficacia contundente de Marte. Algo así como se cuenta de aquel famoso psicólogo que hizo callar a un niño berreante. Alabado por su ciencia y preguntado por su método confesó:

Le he dicho que o se callaba o le daba una patada en los cojones”.

Claro que se puede defender que hay una guerra justa: la del agredido que se defiende del agresor. Lo malo es que, visto así, la guerra sería injusta al 50% cuando la miramos desde el punto de vista del agresor. Lo curioso de todo eso es que el agresor siempre acaba siendo el que pierde la guerra.



(el espacio anterior en blanco es para hacer un corte de mangas a Marte).


31 Comments:

Blogger Amparo said...

el espacio en blanco es para unirme solidariamante al corte de mangas...

Besos sin cortes ni leyes

9/7/08 7:14 a. m.  
Blogger Amparo said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

9/7/08 7:15 a. m.  
OpenID versionscelestes said...

Nada en especial que decirte o todo: me gusta tu serie de "leyes no escritas".

Besos.

Versions C.

9/7/08 7:18 a. m.  
Blogger Tristancio said...

Es curioso que todavía existamos...
(mejor no doy ideas).

Saludos (de paz).-

9/7/08 7:19 a. m.  
Blogger Poledra said...

Creo que todos nos unimos a ese espacio en blanco.

:-)

9/7/08 7:31 a. m.  
Blogger marea@ said...

Las manos vencen a las palabras... mal asunto.

Un abrazo amigo. Marea@

9/7/08 8:48 a. m.  
Blogger Mamen said...

¡Que sea otro corte de mangas!

He reflexionado siempre sobre el tema de las guerras justas. En tiempos, sentía muy cercano todo lo que pasaba en América Latina,y sigo teniendo muchas dudas...
En la mujer habitada, de Gioconda Belli (su poema de los portadores de sueños es una maravillosa utopía),Itza creo recordar que se llamaba el personaje, decidió junto a las demás mujeres de la tribu, dejar de tener hijos, con todo lo que conlleva para que no los mataran los españoles...me resulta todo lo que rodea la guerra tan doloroso!
Y te lo dice una nieta, hija y hermana del ejército español.
¡Cuántas cosas se pueden llegar a confesar en un blog!¿cierto?
Un abrazo sereno.

9/7/08 9:39 a. m.  
Blogger Margot said...

Va, casi una luxación me ha salido pero oye, que gustirrinín me ha quedado... gracias!

Ufff y eso que no has entrado en el Marte moderno (postmoderno)... con esas guerras donde el agresor es el que pone las armas y las intenciones pero no aparece por ningún lado en el conflicto. En Africa saben de este Marte aunque sus dioses poco respiren del Olimpo...

Señor Ybris, la guerra enmascara en gestas gloriosas lo que sólo es negocio pero es que si no la adornas queda tan fea y la ONU se queja tanto que...

Beso pacífico!!!

Lo dicho, me gusta esta serie.

9/7/08 9:47 a. m.  
Blogger Haideé Iglesias said...

Qué estoy a favor de la paz es un hecho. Por eso digo a favor de la paz y no en contra de la guerra. Estoy a favor de la bondad, porque si me pongo a pensar como los que se creen justos los estoy haciendo el juego. Tú que dices ser escorpión estas regido por Marte y Plutón. En mi también se anda el martito. Hasta que no nos ponen a prueba, malamante sabremos si realmente somos pacificos.
Y desde luego yo a Marte le daría un abrazo para que entendiera la diferencia entre guerrear y ser amado. Puede que me clavara un puñal pero yo al menos he sido coherente con mi forma de pensar sobre la paz.
He vivido ya demasiadas guerras sin falta de que las declarara nadie. Por ello un afectuoso abrazo para tí...

9/7/08 11:14 a. m.  
Blogger Xiketä said...

Corte de mangas al canto!!!!



La guerra siempre ha formado parte de nuestra evolución...me pregunto cómo habría sido ésta sin guerras...un paraíso quizás??

Besos

9/7/08 11:34 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Grande Ybris.
Eso de dejar un espacio en blanco para cortes de manga es un lujo, yo dejo un par de ellos,para las guerras de cualquier lugar del mundo.





Dolar.

9/7/08 12:11 p. m.  
Blogger raindrop said...

Si en ese Olimpo de los griegos está Marte es porque los hombres han creado al muy infame y lo han puesto precisamente allí, como si fuera un dios. Lo realmente curioso es que la propia guerra no se haya vuelto contra el mismísimo Marte y lo haya destruido... (bueno, eso se llama guerra termonuclear a escala global... medios no faltan)
La ley marcial es la excusa de la sinrazón para defender la sinrazón. Vamos, que más irracional no puede ser.

Hoy, más que un corte de mangas a los violentos, quiero dar un beso y un abrazo a los pacificadores. Que nunca pierdan los ánimos :D

9/7/08 12:36 p. m.  
Blogger Pilar M Clares said...

Me adhiero a ese corte de mangas. Marte el bello, que le den. Apostemos por otras bellezas, las que nos hace seres, no me atrevería a mezclar lo humano por enmedio.
Feliz verano, Ybris, me ha gustado mucho este texto, un día hablaremos de un proyecto en el que ando sobre antología de escritos en blogs. De momento, abandono uno días la guerra.
Mil besos

9/7/08 1:13 p. m.  
Blogger mangeles said...

Las guerras son un fracaso. Todos fracasamos.

El asesinato de seres humanos a manos de otros seres humanos es el mayor fracaso del ser humano.

Hay mucha gente que sabe muy bien lo que es "Ley" y "Justicia"...por eso inventan "atajos", "by-pass", etc..."Leyes marciales", "Leyes de Guantanamo", "Leyes anti-terroristas"...para poder "dejar a salvo la Ley"...y a la vez poder ser eficaces en "momentos" determinados...

Esa es la explicación a esas leyes, que se inventan (que siempre tienen una utilidad y un plazo de aplicación determinada), para saltarse "las leyes justas", sin que se resientan demasiado...

Me parece que se llama "Hipocresía" e "injusticia".

Besos Ybris

9/7/08 4:09 p. m.  
Blogger Sangre said...

...No creo en la guerra, ni existen guerras justas, el empezar una, en si mismo, es ya un gran insulto a la inteligencia...

No creo en la paz porque cuando se dice paz, se esta creando sin querer su opuesto, Guerra, sólo quisiera creer en el hombre, y en su capacidad de comprender y perdonar...

De todo lo existente, hay opuesto, por lo que la inherencia del contrario hace que el Cabreo=guerra, sea una característica intrínseca al ser humano, los que dicen que quieren la paz, también llevan dentro la guerra y es una falacia que traten de persuadirnos de que no...

Un abrazo querido profesor..

Carlos

9/7/08 4:10 p. m.  
Blogger Latido said...

El ser humano y sus miserias: guerra, avaricia, prepotencia, envidia, hipocresía y un largo etcétera de sinónimos. Pues eso, que qué penita damos a veces.

Besos.

9/7/08 5:38 p. m.  
Blogger Isabel Martín said...

no sabía de la existencia de tantas leyes no escritas.



dejo aquí mi corte de mangas para los que se aprovechan de ellas en detrimento de los inocentes.

10/7/08 1:07 a. m.  
Blogger Isabel Romana said...

Lo peor de todo es que el dios Marte sigue mandando en el mundo entero. ¡Cuánto mejor sería que se encamara de una vez por todas con Venus y nos dejara en paz! Ya ves, Venus y Marte, el amor y la guerra... Francamente, cuando pienso en la guerra y luego suena la palabra "amor", te aseguro que me entran arcadas. Y desde luego hago un corte de mangas descomunal.
Besos.

10/7/08 1:12 a. m.  
Blogger la ventana said...

el hombre nacio sordo y se va a extinguir sordo, al parecer solo las bombas lo hacen escuchar
terrible

saludos

nico

10/7/08 4:02 a. m.  
Blogger CecydeCecy said...

al corte de manga, calro que si!!!

besos

10/7/08 5:45 a. m.  
Blogger Soboro said...

Ahí te dejo mi espacio para el corte de mangas personal.
Un beso.

10/7/08 12:04 p. m.  
Blogger Soboro said...

Ups, no ha salido.












Ahora creo que sí.

10/7/08 12:04 p. m.  
Blogger Raquel Fernández said...

Muy bueno. Adhiero al espacio en blanco, por supuesto.
Un beso.

10/7/08 12:36 p. m.  
Blogger -Pato- said...

"Lo que fastidia de la mitología es la proyección de la miseria humana que se refugia en las alturas"

Siempre me fastidió lo mismo y no lo podría explicar tan bien como lo hiciste vos, qué bien me hace leerte Ybris, qué bien...

Un abrazo.

10/7/08 2:19 p. m.  
Blogger Lunarroja said...

Genial tu corte de


mangas
;-)

10/7/08 5:09 p. m.  
Blogger irene said...

No me gustan las guerras, y que nadie se ofenda, tampoco los militares que se escudan en una ley tan arbitraria como la ley marcial, para hacer de su capa un sayo.
Siempre me ha producido rechazo la palabra "héroe" refiriéndose a la guerra, matar no me parece ninguna heroicidad.
No creo que la guerra se merezca ningún dios, por muy mitológico que sea, pero si se trata de identificar a Marte con la guerra, vaya, también de mi parte, un gran corte de mangas para él.
Esperemos que el hombre adquiera la suficiente cordura para que no vuelva a haber ninguna guerra, escudándose en cualquier patraña, como por ejemplo, la defensa de la patria y demás estupideces.
Si tienen excedente de armas, que no las fabriquen.
Gracias Ybris, libremente elijo no dejarme llevar por el desaliento.
Un abrazo.

10/7/08 5:54 p. m.  
Blogger DOCTOR VITAMORTE said...

Ybris ya sabes que lo que de verdad funciona es lo que dices del famoso psicólogo.Se aplica a diario en todas partes.Pero¿nos lleva a alguna parte?

10/7/08 6:27 p. m.  
Blogger Sirena Varada said...

La mitología es algo que siempre me superó. Se trataba de explicar el mundo y desde luego nada mejor que echarle imaginación, pero es que el comportamiento de dioses y héroes dejaba mucho que desear y a una -que es un poco maniquea para estas cosas- le gustaría que los dioses fueran perfectos dechados de virtudes y los héroes simplemente héroes.
Por eso, y como nada bueno cabía esperar de un dios de la guerra, es comprensible que el cabroncete de Marte dejara su secuela para la posteridad en la palabra “marcial” y que ésta, a su vez y para mayor escarnio, sea el sinónimo de virtud castrense... Dicho lo cual y en virtud de ello me uno al clamor popular:




Besos para ti, Ybris.

10/7/08 6:50 p. m.  
Blogger Doctor Obvio said...

Llegué sin saber cómo a este paraje desconocido. Jugando a dibujar el horizonte con mis pestañas temblorosas me tropecé con el final del camino y rodé por la ladera de la sorpresa hasta caer a vuestros pies.

Curioso lugar y curiosas sus gentes que tan fielmente regresan a sus calles para perderse tras cualquier esquina.

Soy alguien que busca escribir esas leyes no escritas, que intenta hacer entender a occidente que oriente camina por un sendero sobre el que no puede volver a levantarse el mismo polvo.

Heráclito dijo que el hombre no puede meterse 2 veces en el mismo río. Y yo le creí. Pero el vuestro, confieso, me resulta sorprendetemente familiar.

Estáis invitados a vuestra casa:
www.afterlean.blogspot.com

Somos pocos y locos pero muchas y cuerdas son nuestras razones.

Recibid mi más sonoro y sordo aplauso de emoción.

Doc Obvio

10/7/08 9:21 p. m.  
Blogger Simplemente Olimpia. said...

Pensaba pasar de largo este post, por que me "jode" no poder exponer mi "posición"-que no posicionamiento- todo lo extenso que quisiera...ý aún así lo comentaré brevemente.
Hablas de ley marcial y de organigramas bélicos de poder que nacen por y para enfrentarse como agresor y agredido...
Hoy no me sumo a tu corte de mangas, lo siento.
No uno mis fuerzas a lo que igualmente se instaura como belicismo.Y no te tacho a tí, sólo a las palabras que seguramente no he comprendido.

MI beso bélico junto al pacífico.

Olimpia.

13/7/08 10:54 p. m.  
Blogger manuel_h said...

y lo bonito que queda desfilar marcialmente????

20/7/08 4:29 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home