22.10.08

Leyes no escritas, 16: La ley del silencio

Contra la lógica evidente de que el que se calla no dice nada se yergue la orgullosa y estúpida pretensión de que quien calla otorga. Si bien se mira, esa evidente estupidez es la herramienta adecuada para arrimar el ascua de la habitual indiferencia del pacífico ciudadano a la suculenta sardina del pretencioso y privilegiado administrador del llamado orden social.
Y es que resulta curioso cómo, después de que las tiranías, las dictaduras y las monarquías absolutas han caído en revoluciones y guillotinas, las mismas pretensiones de aquellas siguen existiendo, pero necesitadas de un apoyo popular. Está claro que el pueblo no le pide mucho más a la vida que el “panem et circenses” y que le dejen en paz, aunque para ello tenga que bajarse de vez en cuando los pantalones (o subirse las faldas). Nadie lo reconocerá, pero así es y con ello cuentan los que ocupan la cúspide de la pirámide socioalimentaria. Se cuenta con un pequeño grupo de disidentes, de tan estentórea voz como menguadas fuerzas, que vendrá a demostrar que hay libertad, pero que el pueblo manda (siempre lo justo que necesita el que ríe el último para reír dos veces).
Así pues, manos a la obra, porque ahora que el silencio es el aliado del poder, viene a convertirse en joya inapreciable. Todos cooperamos: padres de familia, profesores, organizaciones, valores establecidos: “Tú calla y no repliques”, “Es de mala educación interrumpir a los mayores”, “El silencio es oro”...Por si acaso alguien habla para decir verdades es importante establecer unas reglas lógicas y retóricas que eliminen de antemano un posible clamor popular y signifiquen inequívocamente al disidente ante los líderes de alado verbo y aplastantes medios publicitarios para humillarle, incluirle en listas negras y hacerle la vida imposible.
La ley del silencio es ley no escrita tan inevitable como la muerte (los usamericanos añaden también a Hacienda, pero hasta que lleguen a la habilidad hispana todavía les queda mucho por aprender) y no hay triunfador ni mangante que no se la tenga apropiada. Así las mafias con su omertá, así los matones de barrio y de colegio con su contundente acción contra el chivato, así los que saben preguntar de tal modo que el que ose contestar quede más al descubierto y más fichado que un sátiro en una playa nudista, así los muñidores de preguntas para referendos inevitables, así los clasificadores de referendos en posibles e imposibles (ni por un momento sueñe nadie que se le vaya a preguntar por el sueldo de los políticos, de los altos ejecutivos, por los presupuestos del ejército o de la Casa Real ni por si debe haber un salario máximo), así los de barroca palabra que te escuchan sólo para decirte lo mal que hablas, así los que utilizan el plural mayestático haciendo creer que es la primera persona del plural y luego dicen, si se ha menester, que era el plural mayestático, así los del de donde dije digo, digo Diego...
La verdad es que, si bien se mira, la ley del silencio es la garantía de inmortalidad para monarcas, dictadores, gorrones, nobles, mafias, trepas y chupatintas. Su nombre varía pero se los conoce porque siempre sobrenadan como la espuma sostenidos sobre una sólida, etérea e invisible base de silencio.

35 Comments:

Blogger Athena said...

Pues yo no me callo ni debajo del agua, lo cual me acarrea serios disgustos.

Un beso inclinado :o)

22/10/08 7:13 a. m.  
Blogger mangeles said...

Y cuanto molesta que hablemos...porque que uno hable significa que otro escuche...y hay ya hay dos...y puede haber más...

Hay una Ley del silencio especialmente cruel...la del artista...al artista se le dice...si no eres bueno...no pierdas tú tiempo escribiendo ..pintando...tocando el piano...

Es contínuo y reiterado el llamamiento al silencio a los artistas...

BESOS MADRUGADORES AMIGO

22/10/08 7:51 a. m.  
Blogger mangeles said...

ahí ya hay dos....¡i'm sorry¡

22/10/08 7:52 a. m.  
Blogger thirthe said...

muy bueno y totalmente de acuerdo...

sólo reinvindico el silencio como arma de resistencia!!

22/10/08 10:21 a. m.  
Blogger Filoabpuerto said...

"El mundo no está en peligro por las malas personas sino por aquellas que permiten la maldad".
Einstein

Ybris, amigo, comparto tus reflexiones y pienso que a veces el silencio de muchos puede tener como resultado lo que afirmaba Einstein; la no actuación, el no decir... nos hace a veces cómplices de aquello que detestamos y rechazamos.

Un abrazo

Merce

22/10/08 11:01 a. m.  
Blogger Tempero said...

UNA PREGUNTA

Una pregunta,
una querella se propaga
por los atolladeros de la historia.
Hace ya tiempo que se escucha
en las patrias, los foros, las iglesias,
y no responde nadie.
¿A quién
le pediremos cuentas?
¿Cuántos
consorcios de falsarios, púlpitos
execrables, compraventas de armas,
eufemismos que sólo encubren
crímenes, hemos de cotejar con nuestros muertos
antes de que por fin prevalezca la vida?

De su poemario Manual de Infractores, Seix Barral(2006)



Para callar ya estará mi muerto
que apenas supo de mí
por no hablarle yo
lo que en vida me correspondía.

Saludos Ybris.

22/10/08 11:25 a. m.  
Blogger libertad said...

Qué razón tienes. Está tremendamente sobrevalorado el silencio, tremendamente. Y es que, efectivamente, no siempre la mejor respuesta es la que no se da, sino la que menos disgustos provoca.

Un beso grande
Y gracias de nuevo, por volver.

22/10/08 11:45 a. m.  
Blogger Xiketä said...

Pues no hay que callar!!!!
Hablemos!!!!

El que quiera decir que SÍ, que lo diga...el que quiera decir que NO, que lo diga. Pero que no pongan palabras no dichas en nuestros labios.

Que no nos controlen más de lo que ya lo hacen.

No hay que callar para evitar disputas, hay que defender la conversación y el diálogo.

Es la única arma que tenemos a nuestro favor como seres civilizados.

Magnífico post!

Besos

22/10/08 12:25 p. m.  
Blogger Margot said...

Coñe, que has vuelto!!! pasaba a decirte que me había encantado lo del Moore (se lo he envíado a unos cuántos amigos) y me encuentro con esta sorpresa!! Ea, qué bien! dubidaaa

Voy a leerte que aún no lo he hecho... jajaja.

22/10/08 12:50 p. m.  
Blogger Margot said...

El silencio siempre ha sido síntoma de buena educación. "Qué calladito/a es este niño" dicen... asintiendo el resto con caras de satisfacción.

Durante siglos la principal virtud de la mujer fue el silencio, proclamado por curas y maridos. La mujer habladora o protestona era bruja y víctima de los tejemanejes del diablo. Por callar ni escribían (sí lo hacían pero esa es otra historia y no siempre alegre).

Asi que... sabe qué, señor Ybris? Que yo grito cual posesa cuando me tocan los pies y mi silencio, si llega, será del hartazgo pero nunca de la complicidad...

Besos gritones!!!

22/10/08 1:01 p. m.  
Blogger Virginia Barbancho said...

Qué bien que esté de vuelta!

Y qué vuelta! Alto y claro, rajando ese silencio en canal... celebremos la victoria, amigo

(mientras dure)

Besos

22/10/08 1:03 p. m.  
Blogger mia said...

No siempre es oportuno hablar

y la verdad es que los impulsos

hacen desastres...

Saber hablar en el buen momento

es como saber gestionar silencios.

Me hacías falta!

besos de Holanda

22/10/08 2:05 p. m.  
Blogger ZenyZero said...

Pero qué bien te explicas. Te ha faltado mentar a esos que dicen "para decir tonterías, no digas nada". También muy recurrente.

Pues yo me rebelo y digo lo que me da la gana cuando me da la gana. Y me callo también cuando quiero. Y así no me corto en decir a quien quiero y callarme lo quisiera.

Un abrazo.
Chuff!!!

22/10/08 2:37 p. m.  
Blogger moderato_Dos_josef said...

Sí, creo que hay que hablar, pero hacerlo bien. Desde luego nunca callar. como dices la ley del silencio la imponen las dictaduras, los gobiernos dictatoriales, la mafia, y los delincuentes: Sean de carácter legal o ilegal; pues hay dos clases de delincuentes: ricos y pobres. Los ricos sobornan a cambio del silencio, los pobres o matan directamente, o lo más común es que sean directamente encarcelados y ejecutados. Un rico casi nunca será ejecutado, excepto si su lucha es por intereses personales contra otro rico o poderoso. Un saludo!

22/10/08 3:22 p. m.  
Blogger -Pato- said...

Estaba leyendo los comentarios (en silencio) y me he quedado firmando al pie con lo que ha dicho Margot.

Estoy con ella.

Besos.

22/10/08 6:50 p. m.  
OpenID versionscelestes said...

Como siempre invitas a la reflexión.

El acto de no callar
mediante todos los medios
y todas las artes

A veces el silencio puede convertirse en un acto de choque.

Y también hay que hablar, decir la verdad!

Mis mejores saludos celestes para ti.

Versions célestes

22/10/08 9:21 p. m.  
Blogger Isabel Martín said...

tan ausente has estado que pensaba que aún era martes...

pues yo conozco a un concejal (el nº13 le llaman) que calladito se pasa todas las reuniones y su silencio es así otorgamiento a los otros 12.
yo como que últimamente no me puedo estar calladita.... ¡es que hay tanto que decir!

23/10/08 12:23 a. m.  
Blogger francisco pavanetto said...

pienso, luego estan los que hablan bajito, complices ellos, pienso, luego estan los que solo escuchan, lo mismo con ellos, pienso, luego aquellos que repiten, los que acienten, los que negan, los que quisieran decir pero que encuentran sus palabras en las de otros, esos, todos ellos, son la espuma de la realidad. finalmente los que gritan.
buen lugar este. volvere.

23/10/08 3:08 a. m.  
Blogger Amparo said...

una cosa es guardar silencio voluntario, yo al menos la necesito a menudo, otra no tener nada que decir, también me suele ocurrir, otra no hablar por no pecar, esta no la suelo practicar, la mas grave es esa ley de silencio que imponen, la que te sella la boca para que no expreses tu pensamiento o tu protesta...

besos

23/10/08 7:12 a. m.  
Anonymous extractos... said...

Hola Ybris: No te he leído (aún). He entrado rápido -desde Cerezas- para decirte !BIENVENIDO otra vez!

Seguiré tus entradas

Un saludo

23/10/08 7:54 a. m.  
Anonymous sirena_varada@ono.com said...

Y cuánta razón tienes. Me temo que los disidentes de la ley del silencio; los que dicen verdades incómodas, los que hacen preguntas impertinentes y demás -fuera de las reglas de retórica- entran en el cajón de sastre de lo “políticamente incorrecto” ¿Habrá algo de peor gusto que preguntar por los presupuestos de la Casa Real?

Nunca han tenido el poder, la corrupción y la desfachatez, mejores aliados que el silencio.

Besos

23/10/08 12:53 p. m.  
Blogger Tumulario said...

Se te olvidan las siguientes:
Tu ver, oir y callar
No me repliques
Tu que vas a decir sino sabes
Y a ti, quien te da vela en este entierro
en boca cerrada no entran moscas

y tantas otras y es que siempre han querido tenernos callados.

Y luego estan los que quieren hacerte creer que no sirve de nada decir lo que piensas.

Un abrazo desde mi túmulo

23/10/08 4:20 p. m.  
Blogger Raquel Fernández said...

No puedo comentar acerca de esta ley. Siempre me voy de boca. Ojalá pudiera callarme alguna vez.
Un abrazo.

23/10/08 5:54 p. m.  
Blogger mari said...

pues qué tema. Aunque se dice que el que calla otorga y también hay de los que hablan y hablan y no hacen nada, los snobs, los que dicen que son muchas cosas pero guardan sus manos en los bolsillos esperando que alguien, otro, los rescate. Y aunque la palabra no es única en significados, atreverse a expresar en el que uno cree o indica es sinónimo de autopiesis y de compromiso con los propios valores.

23/10/08 6:09 p. m.  
Anonymous Mamen said...

Adoro muchos silencios, mas no el que hablas en la ley. El que más daño me hace es el silencio por no incomodar a la pareja, anulandose una si es necesario...es una herencia educativa familiar, a veces muy difícil de quitar, pero hay que eliminarla, está claro.
Un abrazo

23/10/08 7:02 p. m.  
Blogger Isabel Romana said...

Me quito el sombrero, ybris. ¡Ay, cuanto silencio hemos guardado secularmente las mujeres! Un abrazo.

23/10/08 7:58 p. m.  
Blogger Ego said...

Hermosa ley la del silencio,
como esa frase...
"A menudo, entre nuestros motivos de acción hay uno más poderoso que los demás: el que no se dice"
(Jean Lucien Arreat)
Un (b)eso gordo

24/10/08 1:05 a. m.  
Blogger Yun Yin! said...

Hubo una vez alguien q calló,y no dijo nunca lo q debía..y ahora se arrepiente...a veces se aprende del silencio,otras,definitivamente se reprueba.Un beso.
p.d: quien aquella vez calló,fui yo.

24/10/08 7:33 a. m.  
Blogger manuel_h said...

me callaré, entonces.

24/10/08 9:25 p. m.  
Blogger irene said...

Hay muchas leyes del silencio, aunque sea a la inversa: el que mucho habla mucho yerra, esto deben pensar la mayoría de los políticos, por eso dicen poco, utilizan un silencio encerrado en palabrería, hay que pronunciarse, hay que clarificar situaciones, hablar, pero hablar claro, ¡todos!, a ellos tenemos el derecho de exigírselo y nosotros el deber de hacerlo.
Un abrazo, Ybris.

25/10/08 8:31 a. m.  
Blogger Sasian said...

pues recordaré algo que me cantaba mi abuela cuando era pequeña: gallo que canta algo tiene en la garganta. Gallo que canta no morirá.

El silencio impuesto es malo, el silencio impuesto democráticamente es el más sucio y frustrante...
pero, reconocerás conmigo Ybris, que en ocasiones, pagaríamos para que alguien cerrara el pico.


un abrazo.

25/10/08 8:50 p. m.  
Blogger koffee said...

De Facundo Cabral rescato:
"La sociedad humana esta tan mal por las fechorías de los malos, como por el silencio cómplice de los buenos". Y seguimos para bingo.
Besazo para tí.

27/10/08 10:25 a. m.  
Anonymous laMima said...

Fíjate que, además, el silencio es a veces la postura más cómoda. La que evita pensar, la que deja en su manos a veces el comodín de la ignorancia "eh, que yo no he dicho nada"...
Deberíamos hablar. Siempre. Para decir sí o no. Para todo. Para comprometernos.
...y, claro: que nos dejen hacerlo.
Besos.

28/10/08 7:18 a. m.  
Blogger Lúzbel Guerrero said...

En mi país de origen siempre tuvimos de eso; allí se llamaba: "No te metás"; esa singular ignorancia vestida de cautela y sabiduría ancestral, es la que ha reducido a un país potencialmente rico a lo que es hoy, un equipo de cuarta regional, con dirigentes apropiados a la categoría. Entiendo que en España, con la ilusión de ser ricos, pueda echarse mano de esta equívoca actitud, con la hipotética intención de defender lo obtenido a través de carambola políticas de entorno; ¿pero allí?.
Ya lo decía Bertolt Brecht:
"Primero se llevaron a los comunistas..."

6/11/08 9:22 a. m.  
Blogger Carolus said...

Muy buen blog, le felicito. Tal vez le interese EL ARTE DE LA VENTAJA, libro virtual para descargar en

http://www.personal.able.es/cm.perez/Extracto_de_EL_ARTE_DE_LA_VENTAJA.pdf

Manual práctico para sobrevivir con astucia en el mundo. Lo que te han contado no es suficiente para triunfar:
los conocimientos de este libro se aplican de forma inmediata con resultados excelentes.

Más libros en
http://www.personal.able.es/cm.perez/

8/11/08 1:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home