9.3.09

De tormentas y calmas

Habrá una tempestad.
No porque la temas sino porque la anhelas.
Has puesto en el deseo tu construcción del mundo
más que en el miedo que lo destruye todo.
Tampoco es la tormenta tu destino
sino la calma que se posa atónita
como un vuelo cansado
cuando la tempestad se nos extingue.
Y cuando llegue volarás de nuevo,
ahora sí, como el águila que flota
apoyada en la inmensa envergadura
de sus alas inmóviles
desde las cuales mira.

27 Comments:

Blogger esperanza said...

Habrá tempestad, y habrá calma, y volaré.
Me viene ceñidito el poema.
Es muy bello!(..."el miedo lo destruye todo").
Feliz semana

9/3/09 6:47 a. m.  
Blogger Athena said...

Esperemos que amaine pronto pues.

Besos.

9/3/09 7:22 a. m.  
Anonymous Arya said...

gracias Caballero!

9/3/09 7:51 a. m.  
Blogger Pedro said...

Me levanto, me quito la boina, te aplaudo en este poema tan Valente, tan bueno.
Tan bueno.
Un abrazo

9/3/09 7:58 a. m.  
Blogger impersonem said...

Magnifica comparación entre lo que se quiere contruir (en esta sociedad) y la certeza de que llegará la calma porque se va a conseguir.

Llegará la calma...

9/3/09 8:12 a. m.  
Blogger René said...

Yo también lo siento así.
Uno de los mejores, y ya es difícil.

9/3/09 8:40 a. m.  
Blogger mia said...

Cuanta verdad!

Yo sigo en la tormenta

esperando la calma

hace ya varios inviernos!

Pero se que vendrá y le espero.

besos ybris

9/3/09 8:56 a. m.  
Blogger siempreconhistorias said...

Encantada de leerte permanezco en espera de esa tempestad necesaria.

9/3/09 9:49 a. m.  
Blogger Margot said...

Esa calma que sigue a la tempestad... esa calma húmeda llena de presagios. Yo también quisiera ser águila entonces. Incluso gorrión...

Besos contemplando.

(Y robando versos: brillan y ahora soy urraca)

9/3/09 9:55 a. m.  
Blogger Soportándome said...

También como un Ybris que resurge de las cenizas, precioso.

9/3/09 10:37 a. m.  
Blogger Mamen* said...

Muchas veces es necesario provocar tormentas, igual que es necesario dormir... para despertar.

Un besazo, bellísimo.

9/3/09 12:46 p. m.  
Blogger koffee said...

Las tempestades dan un vuelco a nuestra vida: asustan y a la vez son esperadas, aunque sea por ver las cosas con más claridad.
Besos.

9/3/09 12:46 p. m.  
Blogger -Pato- said...

La calma parece mayor y se disfruta mas luego de una tormenta, ese silencio, ese posar tranquila la mirada sobre las cosas quietas, la gotita de la canilla, la cortina que vuela suave se escucha, el corazón recupera su ritmo...

Y otra vez a volar, se puede.

Besos.

9/3/09 1:29 p. m.  
Blogger marisa said...

No hay nada mejor que esa calma que llega después de la batalla, de la tempestad, de la catarsis.Es una sensación de liberación, de ave fénix que renace. Un beso y que la calma llegue.

9/3/09 3:06 p. m.  
Blogger marea@ said...

Precioso vuelo.... después de la tempestad... llega una inmensa y silenciosa calma...

Un abrazo amigo...Marea@

9/3/09 4:22 p. m.  
Blogger Noray said...

De tormentas y calmas
está hecha la vida,
entre las cicatrices
de la realidad
y el deseo
de que todo
sea distinto.

Un abrazo, Maestro

9/3/09 6:45 p. m.  
Blogger Tempero said...

Quizás ese tópico de la dualidad Tempestad/Calma sea incierto si no intermedia el Deseo. El deseo bifurca, concentra, descentra (no en este orden sino en uno aleatorio). Pero lo que sí hace el deseo, al fin, es elevar.

Vamos que no te voy a repetir el poema.

Abrazos, matemático y Poeta.

9/3/09 10:58 p. m.  
Blogger Ego said...

Me has vuelto a leer el pensamiento.
Anhelo la tormenta, no puedo soportar la alternativa del aburrimiento.
Una mujer sabia me ha dicho hoy que ella, en sus más de 80 años, jamás se ha aburrido. Que ha aprendido a convivir con los unicornios.
De muy mayor quiero ser como ella. Y ver muchas tormentas.
Y mojarme

10/3/09 1:01 a. m.  
Blogger Amparo said...

Esta amaneciendo, hoy el cielo esta limpio, aunque eso no quiere decir que no estalle alguna tormenta.

Besos

10/3/09 6:58 a. m.  
Blogger Casilda said...

Bendita tormenta cuando pasa..
Un beso

10/3/09 12:01 p. m.  
Blogger mangeles said...

Planear sin esfuerzo, dirigiendo nuestro destino, sin lucha, dejándonos llevar, pero llevando el timón...eso es la calma.

Besos Ybris

10/3/09 2:35 p. m.  
Blogger Fernando said...

si es del acaso vencedor la tormenta siempre deja una pausa, un silencio, un poco de muerte flotando en el aire...abrazos.

10/3/09 9:32 p. m.  
Blogger Isabel Romana said...

Maravilloso. Habrá una tempestad...y después emprenderá el vuelo como un águila. Estos son los poemas que, además de belleza, destilan la energía que necesitamos para sobrevivir a las tormentas. Un abrazo admirado.

10/3/09 9:44 p. m.  
Blogger Raquel T. said...

Es tormentoso y llega rápido, como el rayo, el deseo de cambiar lo que convive con nosotros desde hace tanto tiempo, pero que nunca nos convenció, la voluntad (que esperamos realidad) de amanecer viviendo la existencia que hemos escogido, no la de alguien que ni siquiera conocemos, pero que somos nosotros.
Y es la calma la que invade cada momento y cada rincón cuando esa nueva vida, esas nuevas intenciones ilusionadas, esos nuevos hábitos más habitados que los anteriores, logran pasar del tozudo pensamiento a la satisfecha acción.
Me sentí parte de estas tormentas y sus calmas, gracias de corazón, amigo Ybris...
Abrazos de cariñosa tempestad...

10/3/09 10:20 p. m.  
Blogger Haideé Iglesias said...

Todo pasará, como el aguila silenciosa en el viento. Esto el lo bueno de saber que todo es una mera función del pensamiento que creemos cierto. ¿Y como no creer cierta la vida? Porque no existe la muerte...

11/3/09 6:11 a. m.  
Blogger albalpha said...

Tormenta para cambiar, para construir. Muy bello.

Besos

Alba

14/3/09 3:13 a. m.  
Blogger Simplemente Olimpia. said...

Recuerdo aquel poema tuyo, en donde decias que era más bello el recorrido del beso que su llegada.

Poder deslizarse en la calma...pues que venga la tormenta!

Olimpia.

25/4/09 10:38 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home