19.8.09

Las Marchas Verdes

Mucho tiempo ha pasado desde que Marruecos empleara con el Sáhara ex-español este sistema de invasión o guerra que supone utilizar a la población inocente. A la anónima e indiscriminada acción de los suelos sembrados de minas que parecen decir: “No soy yo el que mato, sino tú el que te matas”, se opone una masa desarmada con este significado de fondo: “Si quieres matar mata primero al inocente”.
Extraño procedimiento el que tienen las partes en conflicto para convertir en execrable asesinato de pueblo desarmado lo que de todos modos ya lo era. La guerra, en efecto, nunca se efectúa ya en campos de batalla sino escondidos entre la población civil a la que se hace optar por algo que, la mayoria de las veces, en el fondo les da igual. Los combatientes se esconden en ciudades; los arsenales, las fábricas de armamento, los cuarteles generales se esconden junto a , y a veces dentro de, otro tipo de construcciones civiles; los altos responsables de la guerra se camuflan entre todos los demás para que estos sean el escudo que demuestre -de traspasarse- la horrible maldad del enemigo.
Este procedimiento, aplicado al orden socioeconómico, es de gran eficacia . Tanto, que viene siendo empleado continuamente para conseguir cuanto el voto personal nunca podría. Obsérvese lo que sucedería si se atacase el poder de los grandes una vez que se ha conseguido que la empresa privada sea el único motor de la actividad económica, que el trabajo sea imprescindible para vivir y que éste quede ligado exclusivamente al beneficio de las empresas : Cualquier movimiento repercute en el trabajador. Si el Estado o los trabajadores pretenden mejorar sus condiciones, su estabilidad o su salario los primeros ajustes serán los despidos. Si el Estado intenta recaudar más con impuestos o empresas públicas para mejorar las prestaciones sociales las empresas se negarán a tener más empleados.
El único camino que se deja es favorecer el beneficio de las empresas mediante facilidades para el despido, disminución de Gasto Público que permita al gasto privado conquistar más espacios de actuación, bajadas de impuestos o de aportaciones a la Seguridad Social, empleo de fondos públicos para solucionar sus fallos...
Y así nuestra sociedad se asienta en el beneficio de pocos escudados en muchos que caerán antes que ellos cuando se trate de perder y serán los últimos en el reparto cuando se trate de ganar.
Desgraciamente muchas son las Marchas Verdes con las que unos pocos usan a muchos como escudos humanos o como rehenes.

15 Comments:

Blogger Amparo said...

Querido Ybris, con que maestría te acercas a un tema social del que me siento rehén pero sin perder la confianza en que llegaran tiempos de paz.

Muchos besos

19/8/09 7:36 a. m.  
Blogger mangeles said...

Somos rehenes, está claro, del sistema productivo.

Besos, amigo.

19/8/09 9:18 a. m.  
Blogger iliamehoy said...

Despertar con tus palabras, siempre me provoca una emoción limpia, clara, como lavarse la cara con tus pensamientos....
Rehenes del sistema, pero cómplices y compañeros en libertades personales.
Gracias maestro.
Una sonrisa con té.

19/8/09 9:50 a. m.  
Blogger Luisa Arellano said...

Sabes llegar al meollo de la cuestión de forma magistral, Ybris.

A mí todo esto me pone "los pelos de punta" porque con toda sinceridad no veo la salida por ninguna parte. Somos rehenes de un sistema inhumano disfrazado de bienestar y lo peor de todo es que, de alguna forma macabra, han conseguido acallar nuestra voces y mantenernos atados al yugo.

Desolador el panorama.

Besos, removedor de conciencias.

19/8/09 11:10 a. m.  
Blogger Loc@ said...

Estamos en un punto en que todo, o casi, ha sido pervertido, incluído el lenguaje. Algo bueno, en principio, lo verde -el marchamo de verde-, ha sido raptado por Los Malos como Camuflaje de sus Indignas Intenciones
(Mencionaba yo a Marruecos con ocasión de mi viaje de vuelta)
Besos y buen día , caluroso día. PAQUITA

19/8/09 12:06 p. m.  
Blogger Athena said...

Ni esta vez aprenderemos.

Lástima.

Besos

19/8/09 5:21 p. m.  
Blogger Cecy said...

A v me pierdo un poco en tu escrito social, pero no creo que sea distinto algo que en comun nos abarca a todos, verdad?
Lastima que cada vez se tenga menos esperanza de que algo pueda cambiar para beneficios de muchos.

Besos.

19/8/09 11:07 p. m.  
Blogger marisa said...

Sí señor...demasiadas veces se usan escudos humanos para parapetarse y esconder la indignidad.Son tantas las catástrofes, las guerras declaradas, las latentes, las olvidadas, las perdidas, las que sólo unos cuantos descerebrados creen haber ganado.
Vivimos en la trampa del sistema, y las clases más humildes sufren siempre las consecuencias, son los rehenes, los daños colaterales, el mal menor, los medios que justifican el fin. Gracias por tu lucidez.

20/8/09 8:31 a. m.  
Blogger gaia56 said...

Querido Ybris me has hecho reflexionar, aunque esté de relajadas vacaciones en Lisboa. Recuerdo bien aquella marcha verde que viví muy de cerca, en Canarias y siempre pensé en la injusticia de los escudos humanos que por cierto hoy descaradamente se usan para todo, en muchos países del mundo y... todos somos un poco escudos de una manera o de otra manejados por hilos ocultos.
Un beso

20/8/09 10:29 a. m.  
Blogger gaia07 said...

Y no solo eso, en el sistema además de ser carne de cañón también somos el enemigo.
Nos llevamos entre todos una parte jugosa que han decidido que no tienen por qué perder, el enemigo se inventó para quitarle de en medio y servir de enseñanza al resto.

Un beso

20/8/09 11:32 a. m.  
Blogger siempreconhistorias said...

Muchas, demasiadas marchas verdes,aquella de los setenta me tocó en Tenerife y allí me encuentro de nuevo siempre en espera (espera activa eso sí) de que tanta crueldad finalice.
Un beso

20/8/09 11:49 a. m.  
Blogger irene said...

Esa es la pena, siempre pierden los mismos y casualmente son los más débiles.
Aunque estoy con el ánimo bloguero un poco flojo, y con el tiempo escaso, tenía muchas ganas de venir a visitarte. Ayer regresé de Praga, me acordé de ti, la música está por todos los rincones, una maravilla.
Un fuerte abrazo, Ybris.

20/8/09 12:57 p. m.  
Blogger Virginia said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

20/8/09 10:58 p. m.  
Blogger virgi said...

Precisamente la Marcha Verde y el gran teatro de muchos ha venido a dejar más de 30 años en el puro desierto a un pueblo como el saharaui. Pero "marchas verdes" hay muchas, en el trabajo, en los grupos sociales, hasta en las propias familias...¡ah, la humanidad!
Tan lúcido, Ybris, de pensamiento y de palabra.
Un abrazo

20/8/09 11:00 p. m.  
Blogger raindrop said...

Lo más terrible es que sean los propios escudos humanos los que colaboren a la ocultación del poderoso. Porque, ¿dónde se ha visto que sea el rehén quien señale la posición del secuestrador a alguien que pueda librarlo de él? Es un juego de cooperación macabro en grado superlativo.

abrazos

1/9/09 5:01 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home