24.4.06

El punto G

Me busco el punto G y no me lo encuentro.
Pero lo tengo que tener sin duda
a juzgar por el gusto y el temblor
y el fiero corrimiento al infrarrojo
que algunas lecturas me provocan
-o imágenes, películas o músicas-
Y así no puede ser.
Que siempre necesite de otras manos
con tactos de palabras, colores o sonidos
que me hurguen, me invadan, me penetren
y me miren los labios esperando
que ciegos de placer se lo confiesen:

¡Ahí!
¡Ahí!
¡Ahí!
¡Ahí
¡Ahí
í
í
í
í
í.
...

Y luego un breve instante de respiro.
Y de nuevo a buscar
hasta que alguien de nuevo me lo excite.
Y es que está cada vez en sitio diferente
y viene cada vez de sitio diferente.

(Que tema quien escribe la amenaza
de un salaz corazón agazapado).

14 Comments:

Blogger Luces said...

es genial, qué bueno.
A mí también me pasa que me excitan ese punto más que nada las palabras.

24/4/06 8:32 a. m.  
Blogger IVAN said...

A veces las palabras hieren más que las armas o aman más que las manos.
a veces... a vec... a ve... a... a...

24/4/06 9:57 a. m.  
Blogger manuel_h said...

no es malo que sean otras las manos y las sensaciones que te lo encuentren, pero tampoco dejes de buscar, que lo cortés no quita lo valiente.

24/4/06 2:06 p. m.  
Blogger Rojas said...

Me gustó tu reflexión. Está claro que tu punto G está a flor de piel, sólo hay que pasear por tus escritos. Me encanta que te encante que las palabras de hagan gozar... de placer...

24/4/06 2:19 p. m.  
Anonymous BLALIH said...

DE ELLO VA TODO... ESTO ES LO QUE HACE MAGIA... TU VOZ... EN ESTE MOMENTO... HACIENDO DE UNA "CUESTIÓN DE PIEL"... ALGO DELICIOSAMENTE DIGNO DE SER LEIDO... DISFRUTADO... ME GUSTA COMO LO DICES...

GRACIAS...

24/4/06 3:44 p. m.  
Blogger -Pato- said...

Este texto es de una belleza tan delicada que me lo quedaría.

El punto G lo tenés en el alma, porque es por donde siempre arrancás tus escritos y hasta donde nos llegás.
No importa de dónde viene esa sensación, ni por dónde ni de quién, lo importante es que te llega, te invade,te toma, te hace sentir que estás vivo...

En mi tambien las palabras hacen maravillas.

Un beso.

24/4/06 3:56 p. m.  
Blogger Amélie Poulain said...

La parte positiva es que tus manos con tactos de palabras, colores o sonidos, pueden lograr lo mismo con el resto.

24/4/06 10:52 p. m.  
Anonymous muralla said...

Las palabras, la música, las imágenes...que placer más desmedido pueden ofrecernos.
Hasta notar que existe el paraíso...
Maestro, en la acepción más hermosa que esa palabra tiene, tú eres un bello punto G.
Bicos.

24/4/06 11:16 p. m.  
Blogger Lunarroja said...

Ojalá todas las palabras que aquí encuentres estén llenas de puntos G...

24/4/06 11:59 p. m.  
Blogger ZenyZero said...

¿No será que tienes el abecedario entero?... Un abecedario de placer... o un abecedario de placeres.
Muy Gebi, con "g".

Chuff "

25/4/06 12:14 a. m.  
Blogger ybris said...

A todos una confidencia: mis palabras por aquí no son nunca un divertimento sino un modo de comunicación que la vida espesa por ahí no permite, pero hoy, tras leer de golpe vuestros comentarios, me habéis alcanzado de lleno en el centro de la diana hasta el límite del placer, no sólo del de leeros sino del subido erotismo de escribiros ahora escarbándoos las entrañas de vuestra más oculta intimidad.

A Luces: (Me sujeto con la mano derecha los párpados bien abiertos de mi ojo derecho para que no haya ni sospecha de guiño) Tus palabras tempranas justo antes de salir son mi primer escalofrío que sabe dibujar siempre en mi rostro una sonrisa. Impagable.

A Iván: Quien puso a Eros el arco y la aljaba sabía bien la certeza de lo que dices.

A Manuel h: Lo de “no me lo encuentro” era una mentirijilla pudibunda. La verdad es que lo que hace ya algún tiempo comentábamos de Ángel Álvarez y luego leí en Oliverio Girondo sobre “levantarles la pollera” a las palabras hace embarazoso reconocer el placer solitario de escribir.

A Rojas: Bienvenido a esta tu casa. Me he pasado por la tuya disfrutando. Me encanta que te encante que me encante (¿Se nota que me encanta?)

A Blalih: Igualmente bienvenida. Ya conocía tus mayúsculas entrecortadas y bellas de los comentarios a Pedro. Un placer.

A –Pato-: Te diré una tontería que no me puedo aguantar: ese "lo tenés", "arrancás" y "nos llegás" es algo que, además de llegarme al alma, me deja con las enormes ganas de preguntarte: ¿Cómo son las estrellas del cielo que tu ves en tu sur y que yo en mi norte no puedo ver?

A Amélie Poulain: Es lo más bonito que me podrías decir sobre mis manos sedientas. ¡Qué bien sabes lo que hacemos con las manos los que escribimos al viento digital! Pásate a menudo por aquí. Eres una gran compañía.

A Muralla: Ese "ménage a trois" entre Thirthe, tú y yo me ha dejado fuera de combate por un rato. Ya sabes, ese sentirse leído por ojos errantes sobre palabras náufragas....

A Lunarroja: Pues claro que están llenas. Si vieras cómo estoy disfrutando por decíroslo...

A Zenyzero: Desde tu comentario desde el Golfo de Bengala me tienes hecho una dulce piltrafa. Perdí un impulso de aprender sánscrito y ahora tendré que esperar a la jubilación (si es que eso existe para cuando llegue) para hacerlo. De momento sólo conozco seis abecedarios para disfrutar. Me sobran cinco para leerte y escribirte.

Y a todos cuantos quizás habéis pasado por aquí de puntillas:
Daos por invitados a caualquier orgía de letras que por aquí se monte.

agrdecimientos, besos y abrazos a todos.

25/4/06 4:49 a. m.  
Blogger thirthe said...

yo también estoy por el punto g cambiante, no me lo imagino esperando siempre en el mismo sitio.

(que dominio del verso!)

25/4/06 5:15 p. m.  
Blogger -Pato- said...

Ninguna tontería me has preguntado Ybris, las estrellas mías difieren de las tuyas en formas, yo tengo la cruz del sur y las tres marías vos no sé cual tendrás, pero son las mismas ilusiones, el mismo brillo, el mismo regalo al mirar el cielo.
Cuales son tus estrellas?
Un beso-

26/4/06 2:31 p. m.  
Blogger Simplemente Olimpia. said...

Ajá..la excitación no suele ser física (exclusivamente)...por que muchas palabras producen un espasmo de mayor calibre que cualquier tacto.
Ocurre que con las letras, la bacanal es más plausible, y permisible.
Un "ahí" tuyo...indicando el lugar del extasis, es más clarificador que millones de "urólogos" intentando ubicar el dichoso punto G, que tantos hombres aún no se han encontrado...;)

Justo "ahí" mi único beso orgiástico.

Olimpia.

3/4/08 10:23 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home