13.9.06

Palabras II

Escribo. Voy con ello
oficiando este rito en que me digo
lo que quiero salvar de este naufragio
en que a veces la vida se convierte.
No sabría explicar de qué manera
el estrecho corsé de la palabra
puede salvar lo que quizás perdimos
en los vastos caminos del descuido
o en nuestras largas marchas
empleadas en búsquedas inútiles
o en hallazgos sin peso que dejarnos.
Pero aún así lo hago como prueba
de haber pisado sin descuido un borde
desde donde he mirado
la mano que se mueve mientras ando.

11 Comments:

Blogger Carz said...

Como dijo Kavafis:

Melancolía de Jason

El envejecimiento de mi cuerpo y su apariencia
son heridas de terrible puñal.
Resignacion no tengo.
A tí recurro oh arte de la Poesía,
pues algo sabes de remedios;
tentativas de envolver el dolor en la Imaginación y la Palabra.

Son heridas de terrible puñal.-
Ahora tráeme oh arte de la Poesía
tus consuelos para que -aunque sólo sea por un instante- no perciba la herida.


No creo que el descuido forme parte de ninguna faceta de tu vida. Sólo la reflexión permita la duda.

Un abrazo.

13/9/06 5:32 a. m.  
Anonymous mad said...

Y te hablaba de salvarte...
No hay levedad en ti, no la hay.

13/9/06 10:05 a. m.  
Blogger koffee said...

"No sabría explicar de qué manera
el estrecho corsé de la palabra", si sabes y bien que lo haces. Hay corsés que oprimen en demasía, si. Por eso cierro mi casa temporalmente, pero vendré a verte.

13/9/06 11:10 a. m.  
Blogger poemasperdidos said...

La casualidad (si acaso existe) me llevó a tu relato de la plaga de cucarachas y la tortilla de patatas.
Gracias. Me alegró la madrugada.

Saludos,
Gab

13/9/06 12:57 p. m.  
Blogger desmartes said...

Hoy precisamente sobre las palabras canta mi blog, sé que lo leerás... pero quería dejar aquí de paso unas cuantas que expresen lo orgullosa que me siento de que entre tú y yo nunca falten, encanto ;)

13/9/06 2:00 p. m.  
Blogger -Pato- said...

Qué suerte que tengo yo, pensaba recién al leerte, es que encontrar que alguien te diga lo que por dentro no te sale decir, es una fortuna, sobre todo por poder verlo reflejado en otro y no sentirme tan sola.

Escribo por una razón tan parecida, que si fuera capáz de alcanzar este texto lo hubiera escrito yo.

Besos desde la lluvia :)

13/9/06 2:18 p. m.  
Blogger manuel_h said...

más que el descuido o los caminos equivocados, yo creo que el naufragio es el olvido, y contra ése no hay mejor arma que la palabra.

14/9/06 1:20 a. m.  
Blogger Uma -La rubia del Muelle- said...

Yo decìa que escribìa para no olvidar...
Ahora quizà sè mejor que prefiero escriban los demàs, leerlos-me.
Tambièn hay otras formas de hallarse y ampliarse y desperezarse.
Hago imagen: Digo que has pisado un borde del hielo, caes y ya estàs dentro, no eres solo quien mira la mano, eres el que escribe mientras anda caminando,las letras'secretamente te devuelven a ti mismo'.
;-)
Va un abrazo en regocijo, Ybris.
Un beso.

14/9/06 2:17 a. m.  
Anonymous Stand by said...

...me importan poco los motivos, bueno, un poco sí me importan, claro... pero no dejes de escribir porque, otro motivo podría ser que algunos nunca hemos dejado de leerte ;-)

16/9/06 6:13 p. m.  
Blogger Luzbel Guerrero said...

Buenos días querido amigo, he completado la trilogía de "palabras" y leído el triste episodio de la muerte de su amiga. Disfruté con pena anexa su forma de decir, y no tengo palabras que puedan hacerle sentir mi proximidad.

17/9/06 9:09 a. m.  
Blogger Simplemente Olimpia. said...

Nunca te ha hecho falta espejo para mirarte.
Incluso si la palabra se disfraza, incluso allí puedes hallarte. Tan nítidamente ...que a veces ella misma repele su contrario.

Olimpia.

1/9/08 9:22 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home