1.2.08

Línea del horizonte


Nadie en la línea recta en que se acaba
la fuerza de mis ojos.
Tiro de piedra azul desperdiciado
sólo para saber cuánta distancia
abrasa el día que al mirar me quema.
Las velas que me faltan, las montañas,
la copa enhiesta de verdor al cielo
me convocan como aire de sal en el desierto.
Y así la vida como el tiempo
son la estrella elevada que me falta
y no la línea ambigua de la tarde
que tanto pesa,
tanto pesa.

30 Comments:

Blogger Danelí said...

El mar nos abraza
nos espera
y la tarde nos aguarda
y pesa
y pesa
el tiempo.

Un beso Ybris
y buenos días
(aunque yo me preparo para dormir mientras tú comienzas el día)

1/2/08 5:44 a. m.  
Blogger Neander said...

Compañero, ese peso lo alivia el amor. Un abrazo.

1/2/08 8:08 a. m.  
Blogger -Pato- said...

A mi tambien me pesan las tardes, incluso las mas livianas, esas son las que se vuelven mas pesadas todavía.
Pero algo me dice que por la mañana la línea del horizonte otra vez me abrirá sus puertas para salir a buscarla, como a vos que te regala la contemplación del alba.

Besos Ybris.

1/2/08 11:15 a. m.  
Blogger Luisa Miñana said...

Pero entre la estrella y la línea giran los planetas, o algo así...

Besote

1/2/08 1:28 p. m.  
Blogger irene said...

Yo vislumbro un horizonte prometedor, o así lo quiero pensar. No sé dónde, ni cuándo, ni cómo... Tengo esperanza.
Besos.

1/2/08 3:18 p. m.  
Blogger alba alpha said...

Me he tardado mas he llegado y me ha encantado, si no es molestia estaré visitandote.
saludos
Alba

1/2/08 3:38 p. m.  
Blogger sergisonic said...

El infinito, ambiguo por definición. Una palabra que no existe, que pesa.
Las tuyas vuelan y viajan.

Un abrazo, Ybris

1/2/08 7:02 p. m.  
Blogger mia said...

ibrys

como luisa miñana,pienso

lo de la línea y la estrella,

y más,creo que alguna galaxia

palpita en ti,tanto como el tiempo

que pesa y pesa!

precioso!

besos

2/2/08 12:32 a. m.  
Blogger Carz said...

Como dijo Ángel:

CANCIÓN TRISTE DE AMIGO

Si nuestro reino no fue de este mundo,
y sabemos de cierto que no hay otro,
dime lo que nos queda,
amigo,
dime lo que nos queda.

Ni siquiera deseos, ni siquiera esperanza;
un confuso montón de sueños negros,
eso es lo que nos queda,
amigo,
un confuso montón sólo de sueños.

Cada vez más pequeño.
Ya cabe en un pañuelo, igual que el llanto.
Pero cómo nos pesa,
amigo,
pero cómo nos pesa.

Más cuanto menos.


Un abrazo.

2/2/08 1:36 a. m.  
Blogger poemasperdidos said...

"La libertad exige dejarlo todo sin pretender atarlo"
"La vida como el tiempo son la estrella elevada que me falta" En ambos escritos citas al tiempo. No dejes que cuando pase, pese.
Tus letras hoy han dilatado la brevedad de la tarde.
Gracias por ello.

Saludos,
Gab

2/2/08 2:47 a. m.  
Blogger UMA said...

La perspectiva tiene que ver con esa lìnea de horizonte.
Hoy tengo plena presencia de que el amor es capaz de todo y màs, mas tarde el sendero se oscurece hasta perder el rumbo, y ya no me cabe ni levantar la mirada de la crujiente hojarazca...
Asì, de ese barro estamos hechos.
Besos, Ybris.

2/2/08 4:05 a. m.  
Blogger Amparo said...

cuando de pequeña vi el horizonte en el mar me llamo la atención como los barcos llegaban hasta la raya que separaba el cielo y la tierra y desaparecían, después me hice adicta a los amaneceres, el sol sale majestuoso de la línea del horizonte para dar calor a la vida, ahora pienso que el horizonte es un tiempo que nos espera paciente para tragarnos como a los barcos.

Besos

2/2/08 8:13 a. m.  
Blogger María Manuela said...

La pesada línea del desencanto...

2/2/08 9:15 a. m.  
Blogger thirthe said...

es que tú eres un poeta del alba, mi querido Ybris.

2/2/08 3:37 p. m.  
Blogger Athena said...

Pesan las tardes, pero cuanto más pesan algunos amaneceres.

2/2/08 4:26 p. m.  
Blogger filoabpuerto said...

Pues sí, Ybris, amigo, ese "mirar hacia arriba" aligera el peso; un horizonte más amplio que ese infinito nocturno estelar no conozco.

Abrazos
Merce

2/2/08 5:45 p. m.  
Blogger Tristancio said...

Y, sin embargo, al final de la línea recta del día, hay algo que no pesa: las palabras... (tus palabras).

Abrazo.-

3/2/08 2:39 a. m.  
Blogger Simplemente Olimpia. said...

Me desconcertó el "tiro de piedra azul", a no ser que sea el hilo que mide la distancia.
El caso es que hoy tu poema se sostiene en una mirada (a mi entender) al tiempo que no pasa y pesa...que se dilata inoportuno e infranqueable.
No es la primera vez que tus palabras se enfundan en ese tiempo de eterno abandono...pero quizá hoy tu mirada fue condescendiente.

Olimpia.

3/2/08 3:08 a. m.  
Blogger mia said...

cuando tú escribes

haces más que pensar,soñar

soñar con estrellas y tiempos

con luces,líneas de universos

nada desconocidos,

hechos para ahondar!

besos

3/2/08 9:23 a. m.  
Blogger Eryx Bronte said...

Estos horizontes que tu ves serán como todos ...pero siempre nos dejas con la idea de que algo distinto se esconde allí..ub abrazo.


Eryx.

3/2/08 12:40 p. m.  
Blogger Eryx Bronte said...

Estos horizontes que tu ves serán como todos ...pero siempre nos dejas con la idea de que algo distinto se esconde allí..ub abrazo.


Eryx.

3/2/08 12:40 p. m.  
Blogger Beauséant said...

a mi me paso lo mismo que olimpia, me quede enganchado con el tiro de piedra azul.. para mi es algo parecido, la distancia desde donde estamos hasta el horizonte.. hasta la meta..

lo bueno de tus letras es que me hacen pensar, si es que eso es bueno, claro ;)

3/2/08 12:40 p. m.  
Blogger Lunarroja said...

La vida está hecha de líneas, tienes razón.
Y la tuya de hoy es maravillosa. Me deja el camino recto, abierto, libre.

Un beso de agradecimiento, Ybris.

3/2/08 1:10 p. m.  
Blogger Eva said...

A mí últimamente lo que más me pesa es el tiempo en sentido abstracto, ni falta ni sobra, simplemente me ahoga.

3/2/08 1:16 p. m.  
Blogger Diego said...

Nada tiene que temer del peso de la vida alguien como tú que siempre la ha mirado de frente.


Diego

3/2/08 3:44 p. m.  
Anonymous Brisa said...

A veces si conocieramos la distancia,no empezaríamos a caminar...

Un abracito Ybris :)

3/2/08 5:39 p. m.  
Blogger Margot said...

Pero eso, el color nos rodea y esas estrellas, ahí, tan arriba... y ya, sigue pesando pero uno intuye cierta levedad y de ella se cuelga.

Aunque a veces cueste pensarla.

Un beso de domingo, casi lunes, ays.

3/2/08 10:59 p. m.  
Blogger Dardo said...

¡Qué duro es esto!. ¡Pero es que estamos empeñados en ver lo físico!. ¿Por qué no intentar otras dimensiones?.

4/2/08 10:08 p. m.  
Blogger Mirada said...

Cuando llevaba muchos días caminando, y ya me pesaban las piernas, era mirar a la línea del horizonte y recordar hacia donde quería llegar, mirar hacia aquel horizonte me traía las fuerzas de la esperanza.
Por eso me gusta leerte.

16/2/08 10:11 p. m.  
Blogger El Maquinista del Mar said...

la línea del horizonte, pues te lo digo desde mi bloc:

...horizonte, utopía

… cuando deseo alcanzarte,
tú te alejas
si intento acercarme a ti
tú rehuyes,
y cuanto más cerca llego
a tu línea
más lejos estás de mí,
tan lejos que nunca puedo
acercarme
al límite de mis sueños …

Tomás

p.d.
te he agregado a mis "huéspedes favoritos"

17/2/08 1:23 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home