6.2.08

Obispos y obispos

Recientes acontecimientos político-religiosos incitaron mi curiosidad por desempolvar un libro de 1966 que un buen amigo holandés con quien por entonces intercambiaba aprendizaje de idioma me hizo llegar en aquellos tiempos lejanos en que tenía que prepararme para intentar enseñar, como decía el clásico exagerado, “de omni re scibili et de quibusdam aliis”, de cuanto puede saberse y algunas cosas más. Se trataba de “De nieuwe Katechismus”, un catecismo “compilado por encargo de los obispos holandeses por el Alto Instituto Catequético de Nimega en colaboración con otros varios”.

Acostumbrado a los catecismos clásicos que padecimos aquello parecía una liberación.

Desgraciadamente, como todas las cosas que me atraían, los dogmatismos de unos lograron arrinconar y exiliar a cuantos se esforzaban por dar al catolicismo unas formas nuevas. Los más conservadores aplastaron esas formas basadas en las personas con otro catecismo asentado en los dogmas.

Aún a sabiendas de que aquello fue reprobado y silenciado no me he resistido a leer en el capítulo correspondiente a Iglesia y Estado: “La obediencia a las leyes de la sociedad es un deber para con Dios… no porque las autoridades hayan sido nombradas por Dios sino porque Dios ha puesto en el hombre, además de crecer obedientes a los mayores, el vivir con lealtad hacia una u otra comunidad civil y la autoridad elegida por ella.” (No dispongo de ninguna traducción castellana y lamentaría –tras tantos años de olvido- haber equivocado algo la interpretación).

Con estas ideas no es extraño que esté en desacuerdo con las declaraciones de la Conferencia episcopal, no porque opinen sino porque más que una opinión parezca una pretensión por erigirse en norma de una doctrina que muchos otros no saben o no pueden exponer (de dos sólo he oído).

Aunque estoy ya bastante lejos de cualquier iglesia y mi dios viene a ser ya una metáfora poético-musical con el que dialogo en verso y melodía solamente para lamentarme de muchas cosas, si yo fuera obispo católico infiltrado en la Conferencia Episcopal diría:

Como católicos cristianos nuestro objetivo es la felicidad de todas las personas. Contribuyamos a ello dignamente participando con nuestro voto en las elecciones democráticas votando a aquellos partidos que

mejor respeten a todas las personas
menos ideas políticas excluyan
más tengan en cuenta a los marginados
menos condenen a los débiles
más se opongan a la guerra y a toda violencia
más respetuosas sean con el medio ambiente que administramos
más favorezcan el derecho de todos al trabajo, la justicia, la vivienda, la sanidad y la educación
menos toleren la corrupción
más propensos sean a pedir disculpas por los errores
más se fijen en el fondo que en la apariencia
más dispuestos estén a eliminar del dolor de toda vida hasta el final
mejor enseñen a todos a ser buenos ciudadanos…

Pero justo por eso yo jamás sería tolerado como obispo católico ni tengo interés en infiltrarme entre Camino y Rouco. Yo sólo lo hubiera hecho quizás con obispos como Nicolás Castellanos, Casaldáliga o Romero. Y, además no me gustan las sotanas ni los solideos y no sería capaz de imitar el tono de aquellos –tan seguro- cuando hablan.

Por mí que hablen todo lo que quieran mientras no hagan callar a cuantos de entre ellos no están de acuerdo.

28 Comments:

Blogger María Manuela said...

Pues soy más radical: Ya pasó el tiempo en que el ser humano necesite de dioses (curas) y de reyes. Hasta que no desaparezcan de la escena no habrá paz pues siempre están viendo como llevarse la parte más gorda del pastel, lo que siempre han hecho...

La explicación de "su eminencia" de ayer, con tono sermón, me dio asco y miedo, dos sensaciones perdidas en medio de la incredulidad y la impotencia que me produce imaginarlos si ganara el PP (auqnue ellos son expertos en nadar y guardar la ropa, mande quien mande)...

6/2/08 8:07 a. m.  
Blogger makkkafu said...

De acuerdo en todo que apuntas.

Con lo que veo que está pasando últimamente en España miedo me da si vuelven al poder Rajoy y su séquito, han escorado tanto hacia la derecha que ahora no representan más que a los sectores más rancios y ultracatólicos de este País, pero por lo visto aún sigue habiendo muchos salvadores de patrias y almas perdidas.

¡¡¡¡ a las barricadas !!!! jejeje

Un besote chavalote.

C.A. Makkkafu.

6/2/08 8:58 a. m.  
Blogger mia said...

pues yo siempre llego

después de treinta años

de haber vivido en Francia

(otra Francia),llego después de MM

que me fascina en lo que dice

llego después de makkkafu

y "a las barricadas",si!

pero puedo añadir,que tristemente

constato que que el PP pretende

llevarnos,a la España,de la cual

tanto ha costado salir...

y para ello cuenta con la

conferencia episcopal

con aquellos que salvaron"el alma"

de Miguel Hernández...

pero el cuerpo,que se pudriera

de tuberculosis,porque

"a ellos no les interesa el cuerpo"

Nada ha cambiado en ellos,

los obispos siempre pretendieron

el poder y el dinero!

ybris,dile a makkkafu que a las

barricadas quiero ir yo!!!

besos

6/2/08 9:52 a. m.  
Blogger thirthe said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

6/2/08 10:38 a. m.  
Blogger thirthe said...

completamente de acuerdo.

y cuánto les gustaría hacer callar también a los que no están entre ellos....

6/2/08 10:38 a. m.  
Blogger GLAUKA said...

Tienes en mi casa algo esperando por tí. ;)

DIcho lo cualo ...

Yo creo que tienen todo el derecho del mundo a opinar, y soy atea.
Sus palabras van dirigidas a su rebaño, no a mí.
La religión es una forma de vida, no lo olvidemos, y la política regula la forma de vida de todos ... lógico que quieran que la política siga sus normas.
Lo que me molesta es que aún estamos tan influenciados por sus opiniones hasta los que los rechazamos, les damos pávulo, importancia, repetimos de gratis (los demás partidos han de pagar sus espacios televisivos) una y mil veces, porque de alguna manera no debemos estar tan seguros gracias a la educación reciida, supongo, de su inexistencia en nuestra vida.
Al fin y al cabo siempre han dado sermones, lógico uqe ahora los den en púlpitos modernos no???

Me dan miedo, claro que sí, tanto como los integristas musulmanes o cualesquiera otra secta cuando les escucho, por eso evito escucharles ;).
Pero el pueblo es soberano y decide, y mira, mal que me pese, un buen día puede suceder que todo el pais excepto yo quirea que aquí se instaure un estado católico integrista, musulmán integrista o cualquier cosa de las que a mí me da pavor. Entonces uiré jajajajajaja, pero tendré que creer, porque creo en la libertad, que cada pueblo tiene lo que se merece.
Un beso guapetón!

6/2/08 11:32 a. m.  
Blogger SPOOK said...

Aplicando el método “reducción al absurdo”
- describe trece medios de calibrar el programa más acorde con la felicidad de todas las personas
- y justo por esas trece razones los obispos rechazan su propuesta
Ergo NO es la felicidad de todas las personas el objetivo de la iglesia católica.

Gracias Ybris por expresarlo tan clara y didácticamente.
Espero que en un futuro próximo nos muestre con igual claridad y sencillez los verdaderos objetivos de tan nefasta organización.

6/2/08 1:00 p. m.  
Blogger Carz said...

Das formas, pero lo dificil es dar contenido a esas formas: podría resumirse diciendo votad al mejor, el problema es la interpretación de lo que significa mejor.

Los obispos me traen sin cuidado. Unos tipos que hablan con un gorro tan raro no me merecen crédito a priori. Lo que me preocupa es que algunas personas cambien su voto por lo que digan.

Ya tienen el derecho canónico... si no quieren casar a homosexuales pues que no los casen por la iglesia, si quieren adoctrinar ya tienen las iglesias y si tiene que emitir comunicados de prensa será porque tienen medio vacías las iglesias.
No obstante, la libertad de expresión debe ser total y los obispos tienen el derecho a decir lo que quieran... pero "por sus obras los conoceréis".

Un abrazo.

6/2/08 1:47 p. m.  
Blogger Margot said...

Uffff Ybris, de decirlo desde su seno no sólo no te hubieran expulsado es que probablemente te hubieran quemado en la hoguera!!! jeje.

Me hago de tu secta pero nada de dogmas, vale? ni estatuas, ni rezos, ni dios que los crió a todos.... jajajaja.

Un besote anatemizado!

6/2/08 2:23 p. m.  
Blogger Fernando S. said...

dioses y tribunos...amar la vida es algo contrario a la religión y sus normas fariseas..por eso obispos/avispas...todos pasados por la piedra de la indiferencia...abrazos fraternales...y además me dan arcadas. solamente pensar en su manos y en sus voces.

6/2/08 5:30 p. m.  
Blogger Juan Luis Carreras M. said...

Muy bueno.
Yo tengo un escrito similar, y ese cuestionamiento ya me lo hacía a los 20 años.
Es la hipocresía más grande todo este mundillo de los que creen tomar la palabra de Dios en su boca.
Yo no soy creyente, pero respeto, y lo mismo deseo para con quienes difieren de lo políticamente correcto, dentro de los cuales, obviamente me incluyo.
Creo que a partir del respeto se logra la mejor forma de relacionarnos, aún en la divergencia.

Cuando vivamos ajenos a credos reduccionistas de nuestra libertad, ciertamente daremos un paso hacia adelante.

Un abrazo Ybris.

6/2/08 6:16 p. m.  
Blogger Simplemente Olimpia. said...

No creo que puedan callar a nadie, ni sublimar mentes pensantes...otra cosa es que "intenten" reconducir el voto que aún duda entre sus adeptos. Y cierto será que una gran mayoría de ellos optará por lo que les "aconsejan", quizá crean que no hacerlo seria "pecado".
A mi entender debería diferenciarse entre proselitismo y política, pero todos quieren jugar en la partida...y no hay ley que impida que vociferen su inclinación...por lo que se piensan con cartas de poquer.
Solución? "creer" que aquello que impugna politicamente no va hacer mella en sus "afiliados" y que la lógica vencerá la partida.

Me parece que ante un discurso tuyo, yo, no dormiría.

Un beso.


Olimpia

6/2/08 6:34 p. m.  
Blogger Xiketä said...

Yo pienso que el político con todas esas características ideales que propones, no existe como líder que arrastre masas (de momento), es decir, que no veo yo ninguno de esos que sale en la tele que esté dispuesto a hacernos tan felices como debería...
Respecto al tema de la iglesia, mejor si no se les da demasiada coba...por si acaso...
Besos

6/2/08 7:04 p. m.  
Blogger Insanity said...

Poder. Poder-es. Poder-osos. Poder- río.
PoderVivirEnPaz?
PoderHacerlaPaz.
EstadoReligiónObsoletaAcción-FuturoHombreEnReacción.
"El arte de amar en modo alguno es una recapitulación. Presenta muchas ideas más allá de las anteriormente expresadas, y, como es natural, también las viejas adquieren a veces perspectivas nuevas por el hecho de centrarse alrededor de un tema, el del arte de amar."(ERICH FROMM)

Que todos los hombes y todas las mujeres se nieguen a empuñar armas que no sean hojas y papel, voz y pizarrón.
Persona: Personare: hacer oír su voz.Porque solo la ausencia de ignorancia nos hará libres (dónde dice eso en la Biblia, Ybris?).

Disculpa el divague, querido Ybris.
Hasta pronto ;)
In

7/2/08 5:32 a. m.  
Blogger Amparo said...

lo que yo pueda aportar a tus comentarios seria repetir lo dicho.

como dice Fernando, ni en dios ni en reyes ni en tribunos.

Abrazos

7/2/08 7:16 a. m.  
Blogger Diego said...

Nada de religión es compatible con la razón.


abrazos


Diego

7/2/08 9:19 a. m.  
Blogger Eva said...

He reflexionado sobre el tema antes de comentar. Si bien es cierto que considero el comunicado de la Iglesia católica como una intromisión innecesaria y una salidad de tono absurda, no le veo tanto problema, sobre todo teniendo en cuenta la polvareda que se ha levantado. Cierto es que deberían limitarse a difundir el mensaje del evangelio de la manera más fiel posible y ayudar a los desfavorecidos, pero también es cierto que una vez que una religión se institucionaliza tanto como lo ha hecho la Iglesia Católica es hasta cierto punto normal que sienta la necesidad de pronunciarse públicamente sobre temas candentes sociales y políticos con el objetivo de orientar a sus fieles. Aunque desde mi punto de vista lo hacen de forma completamente erronea y con un afán de protagonismo tan desmedido que no ayuda en nada a su causa.

Besos.

7/2/08 11:21 a. m.  
Anonymous laMima said...

Mira, yo aquí tampoco soy imparcial..no puedo con ellos.
Escuchar lo que dicen estos "señores" me ofende: siento que me tratan como si fuese tonta.
Además no tienen autoridad moral para hablar de determinadas cosas, no. En este país no.
De todas formas es responsabilidad de quien escucha tener el espíritu crítico suficiente para valorar realmente esas declaraciones. Y su fondo.
Que pidan el voto para quien quieran, a mi me da igual. Pero que no mientan, que lo prohíbe su religión.
Besos sofocados.

7/2/08 11:59 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Yo espero y deseo que se trate de casos aislados. No me defino como católica, pero no tengo nada que objetar, son sus creencias. El problema surge, desde mi punto de vista con la imposición, ninguna cultura, por buena o mala que sea es mejor o peor que otra, lo importante es que sientan aquello en lo que creen (aunque no lo puedan demostrar) y que respeten las creencias de los que no creemos en gran cosa.
Besos

7/2/08 12:44 p. m.  
Blogger Patricia Cruzat Rojas said...

Si algún obispo hablara como tú,
sí algún político dijera, pensara, lo que tú, seguramente, creeríamos más en la Justicia.

Sin duda que existen muchos Quijotes, pero son otros los que tienen el micrófono en sus manos.

Saludos

Paty.Difusa

7/2/08 4:51 p. m.  
Blogger alba alpha said...

Pienso como tú, soy católica, al menos en teoría, he tenido la fortuna de conocer Padres que piensan así, en cuanto Obispos es otra cosa.
Besos
Alba

8/2/08 12:45 a. m.  
Blogger Danelí said...

Pues ya somos varios con un dios metafórico (católica nunca fui) pero al igual que todos apoyo tus buenos deseos aunque por ahora cada uno tenga que luchar por lograrlos (o quizás una parte de ellos) como pueda.

Gracias por tus palabras siempre (y es que me siento tan pequeñita leyéndote).
Un abrazo.

8/2/08 1:18 a. m.  
Blogger Tristancio said...

No fue nietzche (o como se escriba) quien decretó la muerte de dios...

Fueron los curas!!!

9/2/08 2:30 a. m.  
Blogger Dardo said...

Si miramos a la Iglesia como una institución con miras políticas es entonces comprensible la amarga crítica. Pero lo peculiar de la institución no es la organización, sino el consuelo de la palabra y de los sacramentos. Estoy contigo; aquélla no está sobre todo en la organización, sino en los creyentes sencillos que reciben el don de la fe.

La amargura sólo entiende de destrucción. No digo que nos resignemos; digo que a partir del diagnóstico de lo que esté mal en la organización, lo critiquemos pero que a la vez (lo digo por los católicos) construyamos.

Pero la organización es necesaria porque es el predicado de la unidad de la palabra y los sacramentos.

Me ha resultado muy interesante, divulgativa y atractiva esta entrada. Y yo no puedo entrar a discutir tus orientaciones (si acaso algún que otro matiz; pero eres tan entrañable que me parecería una descortesía porque constato que nos hablas con toda el CORAZON como señala Pablo de Tarso).

No te preocupes por no estar en la organización. Porque cuando te leo rememoro la palabra (si quiera sea con tus renglones "torcidos"). Te digo: "la gloria, el honor y la paz será de todo aquel que obra bien....Porque para con Dios no hay acepción de personas....así, todos los que pecaron sin ley perecerán sin ella; más todos los que pecaron teniéndola, por ella serán juzgados. Que no son justos delante de Dios los que oyen la ley, sino los que la cumplen; éstos serán justificados. En efecto, cuando los gentiles que NO TIENEN LEY hacen por razón natural lo que manda la ley, estos tales, no teniendo ley, son para sí mismos ley. ELLOS MUESTRAN LA REALIDAD DE LA LEY ESCRITA EN SUS CORAZONES, como se lo atestiguan su propia conciencia y sus recíprocos juicios internos de censura o elogio" (S.Pablo a los Romanos).

Un abrazo mi "gentil" poeta.

9/2/08 12:07 p. m.  
Anonymous koffee said...

Siempre ha sido enigma para mí el hecho de que se les escuche tanto. Y si al menos hicieran el bien!... Unos a las barricadas, si, pero éstos (casi, casi) a la hoguera!.

9/2/08 11:53 p. m.  
Blogger sergisonic said...

La religión busca la trascendencia y la presencia mediática, cuando cae en la demagogia e intenta atrapar y dominar a un colectivo, confundiendo el motivo más sincero y libre de aquellas personas que creen y se apoyan en ello (no es mi caso, pero lo entiendo).

En esa búsqueda de la trascendencia, la religión ha protagonizado y protagoniza todos los grandes y últimos conflictos bélicos de la humanidad. Mi simpatía, así, no la conseguirán, desde luego.

Desde luego, Yris, cuanta razón. Por la calle se ha de pasear sin dar empujones. Caminar sin molestar.

Un abrazo

10/2/08 1:39 p. m.  
Blogger manuel_h said...

no, no te dejarían ser obispo, ni acercarte a ellos!

12/2/08 4:45 p. m.  
Blogger IndeLeble _ Ali said...

Solo te digo que coincido en todo , excelente!

22/2/08 3:52 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home