16.7.08

Leyes no escritas 7. La ley natural

Aquí está el gran engaño de aceptar la realidad por aquellas apariencias que corroboran el orden aceptado. Entreverada de ideas religiosas en las que Dios ha instilado su voluntad, la ley natural acaba en la tautología de ser natural porque Dios la ha insertado en la naturaleza humana y, a su vez, está insertada en la naturaleza humana por ser parte esencial de esa misma naturaleza.

No nos sorprende, sin embargo, esa pescadilla que se muerde la cola ni esa petición de principio, habitual, por otra parte, en el lenguaje de quienes pretenden que ciertas cosas son verdad porque así debe ser para que les favorezca. La razón es lo de menos: una vez que la norma se ha introducido, podrán cambiarse las razones pero la norma seguirá cumpliéndose porque el orden así lo exige. Es como el hecho consumado que ya no se altera mientras no haya poderosísimas razones en contra.

Veamos. La ley natural es aquella que está indeleblemente grabada en la naturaleza humana. Curiosamente su idea es muy anterior al método de observar la realidad para detectar coincidencias. Incluso, aunque así hubiese sido, la posibilidad real de conocimiento de la humanidad estaba muy limitada en aquellos antiquísimos tiempos en que aún no se conocía más que una mínima parte del globo terráqueo y de sus habitantes. Y, aun así, los de fuera del grupo creador de conceptos eran considerados bárbaros. Cuando los descubrimientos geográficos empezaron a hacer llegar noticias de extrañas civilizaciones, la tendencia natural era la de considerar aberraciones las costumbres chocantes de ciertas gentes de las que incluso se dudaba si tenían alma y a las que, en todo caso, había que convertir a la ley divina natural, siempre sospechosamente unida al cristianismo.

Así pues lo natural no es lo que se infiere de la naturaleza humana en la que son tan observables el incesto, la poligamia, la eutanasia, el suicidio, el homicidio, la violencia, la libre sexualidad tanto hétero como homosexual, etc. como la grandeza de ánimo, el heroísmo, el altruismo y la cooperación. Tendremos que acabar reconociendo con humildad que si alguien quiere imponer una ley no se refugie en un dios a través de la naturaleza humana sino en su propia convicción siempre discutible.

Quizás lo que hoy día se va aceptando como derechos humanos indiscutibles vaya formando un cuerpo de doctrina básico para la convivencia. Pero hay que tener la humildad de aceptar que eso ha sido fruto de una conquista contra costumbres ancestrales que más nos unían a una naturaleza común con nuestros antepasados animales que a una naturaleza perfeccionada de un futuro solidario.


25 Comments:

Blogger CecydeCecy said...

como se estudia, de donde viene todo esto, de los usos y costumbres, que para muchos ya estan casi olvidados y solo se saca a relucir por conveniencia.

excelente explicación para mi.

besos mi amigo!!!

16/7/08 5:58 a. m.  
OpenID versionscelestes said...

leyes que parecerían interesantes:

leyes del universo,
leyes del lenguaje,
leyes sobre como aparecen las leyes,
mientras el humano es como el agua avanzando lenta con la gravedad.

Besos.

16/7/08 7:10 a. m.  
Blogger mangeles said...

Tienes toda la razón amigo. Aunque yo siempre acudo a eso de "natural" cuando quiero decir, que "sale instintivamente del ser humano". Recuerdo una "discusión", con unos amigos de clases de inglés, donde un amigo sacerdote, y algunos más, defendían lo "antinatural" de la homoxesualidad, y otros defendíamos, precisamente lo que tú nos describes, que entre lo "más natural" que son los animales, existe el incesto, la homoxesualidad, el crimen, la bigamia, la poligamia, la monogamia...etc...de todo...y que debemos otorganos Leyes, desde el conocimiento, la esperiencia y la razón.

Besos amigo.

16/7/08 8:31 a. m.  
Blogger Poledra said...

Pues si, pero es más fácil decir "es la ley de dios" que "es loq ue yo creo".

deja la puerta bierta a la controversia y es más difícil concenver que imponerse.

Oye, buen viaje, guapo, saluda a mi cantábrico de mi parte.

16/7/08 9:13 a. m.  
Blogger Margot said...

Ya, eso de las leyes naturales siempre me sonó a autojustificación para enmascarar fallos humanos o a imposición divina si llegaba de la santa madre iglesia. Como casi siempre que se echa mano de un cajón de sastre hay que cogerlo con pinzas...

Aunque el mundo científico no escapa tampoco de su comodidad y manipulación, no podemos olvidar teorías como esas que establecen diferenciaciones biólógicas en las capacidades de los dos géneros y terminan por justificar así un orden de cosas inamovibles. Naturaleza femenina y masculina, tan igualito a pesar de sus matices a lo que se lleva siglos promulgando.

Como siempre, querido Ybris, es el sentido común el que debe salvarnos de tanto descalabro lingüistico o teórico.

Un besote, natural!

16/7/08 9:55 a. m.  
Blogger Haideé Iglesias said...

Si el hombre sólo se hubiera acercado al mimetismo con los animales, no hubiera aparecido el concepto de dios. Creer o no en Dios es algo totalmente personal, aunque cultural en el presente de esta sociedad. Aún así deshacerse de creencias y dogmas significa deshacerse de las propias, las más prejuiciosas de todas. El espejo está lo que criticamos, esto siempre está dentro de nosotros de un modo u otro. Saber verlo es cuanto menos lo más dificil, pero también lo más honesto... Y ya me cayo.
Besos.

16/7/08 10:06 a. m.  
OpenID brujaroja said...

¿Te vienes al Cantábrico por lo que he leído por ahí?
Disfruta de ello, que están los días preciosos (aunque aquí no sé cuánto durarán)
Tus reflexiones sobre las leyes son fantásticas.
Besos

16/7/08 12:23 p. m.  
Blogger Carz said...

La ley natural es una construcción consciente que sólo sirve para aquellos que no tienen conciencia.

Buen viaje y un abrazo, amigo.

16/7/08 3:22 p. m.  
Blogger Amparo said...

Estos días, algún domingo de playa, he leído "el infinito en la palma de la mano" de Gioconda Belli, los que me conocéis sabéis de mi admiración por esta mujer, la novela narra como fue la vida de aquella inocente y valiente pareja, Adán y Eva.

Después de ser arrojados del paraíso y tras dos partos dobles, Eva intuye que al alcanzar sus hijos e hijas la pubertad y para multiplicarse harán uso de las “leyes naturales”…

No me gusta que nadie me juzgue, es por eso que procuro no juzgar…aunque… si, me molesta un poco quien ve la paja en el ojo ajeno y no en el de uno mismo.

Parece que te vas, espero que lo pases bien, que disfrutes de esos maravillosos paisajes y que nos cuentes muchas cosas a la vuelta, yo tengo el mar a un salto, practicare una vez mas vacaciones de crisis… ¿quien dijo crisis?…noooo…. vacaciones caseras.

Muchos besos Ybris

16/7/08 4:53 p. m.  
Blogger Amparo said...

Suelo escribir las respuestas en el Word (por lo de las faltas de ortografía) parece que un trozo se quedo pillado…

No me gustan las leyes, siempre protegen al poderoso, algunas como las naturales no están mal, otras emiten juicios y…

No me gusta que nadie me juzgue, es por eso que procuro no juzgar…aunque… si, me molesta un poco quien ve la paja en el ojo ajeno y no en el de uno mismo.


mas besos

16/7/08 5:17 p. m.  
Blogger Ego said...

Mi ley natural escucha canciones de Tamara porque los dueños del bar las imponen.
Zeus no dijo ni media palabra, sabía de sobra que su hija pensaba contarme las cosas.
Kalimera.
Me voy con la gravedad a otra parte ;)

16/7/08 6:20 p. m.  
Blogger cuchhhi said...

que sabrá de leyes la Naturaleza?
su implacable cadena de Vida, nos crea para que la vislumbremos y ella tenga sentido, por tanto;
¿somos protagonistas de todo esto?
¿somos la Evolución?
somos simples trozos de madera flotando en una eterna marejada de sinrazón.
¿a que costa cósmica arribará nuestra leyenda?

un abrazo, magnífico texto.

16/7/08 7:08 p. m.  
Blogger Raquel Fernández said...

Excelente tu texto. Creo que entiendo como "ley natural" (sólo creo, porque no ando muy bien con esto de las leyes) aquello que proviene del instinto, aquello que emparenta al ser humano con su condición de animal; animal con raciocinio, pero animal al fin. Toda otra connotación es arbitraria y oportunista, y sólo es un mecanismo más para imponer ideas que tendrán que ver con la ética,con la religión o con cualquier otra cosa, pero no con la naturaleza. No sé si soy clara, hoy tengo un día fatal, jajajja.
Un beso muy grande.

16/7/08 7:53 p. m.  
Blogger Noray said...

¡Excelente!

16/7/08 8:18 p. m.  
Blogger Guinda de Plata said...

Es un placer leerte tanto en tus poesías como en estos textos donde reflexionas y nos haces reflexionar. Qué me gusta pasarme por aquí. Nunca me voy... de vacío.

Besos naturales,

B.

16/7/08 11:31 p. m.  
Blogger DaliaNegra said...

Sí,más de una vez he oído eso de "es natural la violencia y la guerra,es natural que haya clases y pobres y ricos" y otras lindezas.
Creo que la única manera de que me identifique con eso de la "naturaleza" es cuando se afirma que está en la naturaleza del ser humano el modificar su propia naturaleza.Besos,Ybris***

17/7/08 12:57 a. m.  
Blogger Chalá perdía said...

Ser disidente del orden establecido no es fácil, ni serlo ni esperar ser entendido por la gente de orden y diplomacia. Por eso mismo, el orden establecido importa poco, también los que no entienden otra cosa que su propio y rígido modo de vida y no discrepan del orden.

Besos y felices vacaciones.

17/7/08 7:11 a. m.  
Anonymous laMima said...

Jolín, tienes razón.
Hemos tegiversado en verdadero fondo de la Ley Natural...el pez grande siempre se come al pequeño y ahora no deseamos hacerlo.
Quizá debamos celebrar que, en cierto sentido (y no en general, ya lo sé) el ser humano se ha propuesto ser mejor de lo que prometía. Otra cosa es que lo haya conseguido.
Besos.

17/7/08 9:01 a. m.  
Blogger marea@ said...

al fin y al cabo los dioses son inventos humanos...

un abrazo. Marea@

17/7/08 9:54 a. m.  
Blogger Beauséant said...

me temo que aún queda mucho mucho tiempo para que el ser humano acepte algo tan natural como el derecho a existir del contrario, del que piensa distinto.

17/7/08 10:05 a. m.  
Blogger Verbo... said...

A veces confio en la justicia (ley) natural, en la esencia de las cosas, trato de caminar en amor y huyo de la presencia de todo aquello que inspire in-piedad.

M.

17/7/08 2:40 p. m.  
Blogger Omaha Beach Boy said...

La naturaleza, más que por leyes (invento de los hombres que quieren explicarla) se guía por la costumbre, o por la inercia...

17/7/08 4:40 p. m.  
Blogger -Pato- said...

Detrás de esas "leyes naturales" se amparan muchos que defienden lo indefendible.

Como siempre Ybirs tu post resulta imperdible y los comentarios son para pasarse un buen rato aquí leyéndolos.

Un abrazo.

17/7/08 8:29 p. m.  
Blogger manuel_h said...

lo más bonito de la ley natural es que siempre está de acuerdo con quién la proclama, desde luego.

20/7/08 4:31 p. m.  
Blogger Simplemente Olimpia. said...

No sé si se trata de humildad el aceptar lo "inaceptable", pero lo que tengo claro es que la ley "natural" genericamente no es universal y mucho menos comunitaria. Otra cosa es que la "mayoría" convengan en ese futuro solidario que a casi todos nos convence.
Lo natural puede ser divergente según se halla nacido aquí o allá, ahora o antes. Cada uno tiene en la etimiología de "natural" una concepción imperturbable.
(para mi no es natural come con los dedosy para otros es además irrefutable). Hemos evolucionado a una naturalidad autoimpuesta? posiblemente....pero no habrá una ley natural futura para todos,,,apenas unas convergencias consesuadas por los que ahora nos imponen sus naturales conveniencias...otra cosa es que tranquilice la conciencia.

No es que quiera discrepar, ni mucho menos, será mi rebeldía a la norma imputable "naturalmente".

Va mi beso desordenado....

Olimpia.

21/7/08 6:34 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home