5.6.06

Victoria (respuesta de un roble melojo de la sierra madrileña a un plátano solitario de Gorliz)

El lentísimo verde del suelo humedecido
escarba sus cosquillas en el aire
a través de mis ramas
traspasadas de vuelos de altos pájaros.
La paz de un tiempo sin urgencias pesa
como caricia ausente
o esa tibia sorpresa con que sueño
en mi sed de nostalgias vespertinas.
¿Soy feliz? Seguramente sí,
ahora que he desechado proyectos imposibles
y aspiro sólo a esto:
a contemplar entre brumas y en silencio
la victoria sabida de la luz
por la que siempre apuesto
y a la que siempre aguardo como un rito.
También a esa invasión de mi ramaje
al azul que se mezcla con mis hojas.
Amanece y mi sueño es siempre el mismo
al margen de los miedos de los hombres.
Mañana sin cansancio esperaré otra vez
para sentir el leve cosquilleo
de la raíz dormida que despierta.
Es mi frágil victoria contra el tiempo.
La misma que la tuya
enlazados los dos por la quietud
que nos ancla a los brazos de la tierra.
Permite que te diga con Uribe:
“Zugan da zuhaitzen denbora”
Está en ti el tiempo de los árboles.
Y también:
“Bitartean heldu eskutik”
Dame la mano mientras tanto.
Los árboles del mundo hablamos siempre
la lengua de las ramas sin fronteras,
la paz de las raíces elevando
el peso de la tierra contra el cielo.

21 Comments:

Blogger ybris said...

El plátano de Gorliz hablaba con la voz de Zenyzero (http://zenyza.blogspot.com/2006/06/el-pltano-ybris-y-yo_114919618920365161.html) y le decía:

“Me sorprende la vida aun teniéndola.
Tan quieta y cercana. Inmóvil.
Aún me sorprende oír nacer el murmullo
entre mis brazos mientras me observas
rebuscando colores perdidos entre
millones de hojas: sombras de plata de
atardecer; ocres de todos los otoños;
los verdes de mi horizonte de hierba
cansada. Aún me sorprende sentir nacer
en cada poro una gota; un río en cada
membrana; lágrimas de madrugada.
Me sorprende el tiempo inerte de mis
raíces ciegas, espías de mi alma.
Me sorprenden tus preguntas cuando
me miras, azul, y te acercas despacio
con el sueño de tus latidos y la
magia de andar sobre la tierra,
y sentir luego tu cuerpo en el mío.
Con tus brazos que me rodean”

5/6/06 3:08 a. m.  
Blogger Insanity said...

...

(Por qué enmudezco cuando mas necesito las palabras?)

5/6/06 4:46 a. m.  
Anonymous muralla said...

Todos los sabios hombres entienden el lenguaje de los árboles...
Bicos y abrazos para esos dos hermosos seres, plátano y roble.

5/6/06 10:52 a. m.  
Blogger Isthar said...

Quién pudiera entenderlos como lo hacéis vosotros... :)

5/6/06 3:16 p. m.  
Blogger -Pato- said...

"Los árboles del mundo hablamos siempre
la lengua de las ramas sin fronteras"

Me faltan las palabras ante la emoción, un abrazo de árbol traspasando fronteras.

Y gracias mil por el poema que me dejaste en mi blog.

Besos.

5/6/06 3:37 p. m.  
Blogger desmartes said...

Camino descalza por la tierra que te abraza... un beso que se pose como fruto entre tus ramas.

5/6/06 4:15 p. m.  
Blogger DaliaNegra said...

Me encanta mirar el cielo entre las hojas verdes de las copas.Y si la copa es de un plátano, mejor.
Tu poema me ha regalado el verde tierno sobre el azul, los colores de un cuadro delicado y exquisito.Gracias.Un beso.

5/6/06 4:46 p. m.  
Blogger libertad said...

"...¿Soy feliz? Ahora sí, que he desterrado proyectos imposibles"...cuánto razón tienen tus palabras, amigo. Y que conciencia pareces tener del ser humano.

Muchos besos

5/6/06 5:16 p. m.  
Blogger Simplemente Olimpia. said...

Ojalá algún día yo también lo consiga...y lleguen mis raices a poder hablar de sueños templados...ojalá!!!
Olimpia.

5/6/06 8:29 p. m.  
Blogger manuel_h said...

no añoro tanto la paz de un tiempo sin urgencias como la disposición para disfrutarla, eso sí lo echo de menos algunas veces. Seguramente es porque todavía no he sabido desechar ciertos proyectos.

un abrazo

5/6/06 10:40 p. m.  
Blogger UMA said...

A mi hay algo que me ha hipnotizado...
Algo asì como el poder desperezarse, el hallar en ese filtro del sol las respuestas de los años jòvenes.
Me voy ataviada de sentires, bellos, claros.
Un besazo y me inclino al retirarme.
Bello.

6/6/06 12:22 a. m.  
Blogger Insanity said...

Yo quiero quedarme, ahora, bajo un árbol, mirando al vacío.
Porque estoy tan triste.

6/6/06 1:50 a. m.  
Blogger Holden said...

me encanta kirmen uribe
un beso

6/6/06 12:54 p. m.  
Anonymous Blanca said...

Tranquilidad, paz, tiempo lejano.
Que pequeña me siento entre los arboles y que envidia me da no poder igualarme.
Eclipsada me quedo por tus hojas narradas.

Besosss

6/6/06 2:38 p. m.  
Blogger Isabel Romana said...

Sencillamente maravilloso este poema. ¡Ah,la firmeza y la serenidad del árbol!Saber estar y esperar, toda una sabiduría cósmica. Abrazos

6/6/06 10:44 p. m.  
Blogger thirthe said...

caray, qué bonito!
y como final nada menos que esto:
"la paz de las raíces elevando
el peso de la tierra contra el cielo"
no se puede decir mejor.

6/6/06 11:24 p. m.  
Blogger Lunarroja said...

¿Soy feliz? Difícil pregunta...

6/6/06 11:29 p. m.  
Blogger ZenyZero said...

No encuentro ninguna palabra para describir lo que siento. Es maravilloso y jamás pensé que un sueño así pudiera hacerse realidad. Los dos nos hemos hecho una gran regalo y eso significa doble alegría, doble júbilo y doble agradecimiento.
Tu Roble melojo hablará con tu voz al Plátano enseguida y sin urgencias, un día que encuentre propenso. Le diré sus palabras como un intérprete fiel y guardaré siempre en mi corazón el calor de estas dos almas intemporales al margen de nuestros miedos. Victoria y victoria para el principio de la vida.

Sin urgencias, como ellos lo quieren, buscaré un precioso sitio y plantaré un roble y un plátano para recordar este momento y esas palabras de ambos. Esperaré a la próxima primavera para cumplirlo, sin urgencias, sin tiempo que me persiga.

Es un gran regalo para todos.

Gracias.

7/6/06 12:09 a. m.  
Blogger koffee said...

No os amaréis a vosotros mismos si no conseguís amar a un árbol... si no igual, parecida era la frase de una gran persona, profesora de ciencias naturales que disfruté, Angeleta Ferrer i Sensat. Solo era su tiempo para enseñar, a diestro y siniestro, su horario solo para sus alumnos. De ahí aquellas gafas rotas que nunca arreglaba... (http://bcnweb13.bcn.es:81/NASApp/gmocataleg_monum/ObtenirImatgeAc.do?)

7/6/06 2:01 p. m.  
Anonymous ++ said...

¡¡Te encontré!! Me dijiste que yo no te había encontrado aún, pero te atisbo entre las ramas de cualquier árbol. Ahora ya no sé si este poema que para mí terminaba de otra forma, estaba dedicado a mí o yo era una de las tantas personas a quienes se lo dedicaste.
Si eres tú, Ybris, quien yo y tú sabemos, tú mismo te quieres descubrir. Dime, ¿te cansaste ya de fingir ser dos personas? Yo me cansé desde que te conocí.
Entre la maraña de gente, ¿me reconoces por lo que digo?
LEI EL FINAL DE ESTE POEMA EN OTRO BLOG, por casualidad, navegando... lo leí:
"...Y sentir luego tu cuerpo en el mío. Con tus brazos que me rodean.
YO TAMBIÉN TE AMO, MUJER. YO QUE SOY ÁRBOL, Y MAÑANA SERÉ MADERA."
++
NO TE DIGO MI NOMBRE, CREO QUE AHORA LO SABES!

10/6/06 4:45 p. m.  
Blogger Simplemente Olimpia. said...

Ninguno de lod dos se ha conformado ni es conformado...magnífico crecimiento de quien se cree raiz de un sólo techo.

Olimpia.

20/6/08 7:57 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home