22.10.07

La gallinita ciega

Además de un amigo ciego
he tenido otro sordo.

El ciego me decía:
“La piel percibe el cuerpo que se acerca:
es el calor ajeno o el propio reflejado.
Luego viene la mano a descubrir los gestos en el rostro,
los deseos del cuerpo
y las formas externas que lo dicen.”
Puso luego sus dedos en mi cara
y me palpó sin pausa
dejando una certeza o una pregunta
en todos los milímetros de piel.
Y al final me comentó sencillamente:
“Eres buena persona y a ti puedo decírtelo.
Dime lo que se siente cuando miras
y yo te enseñaré lo que es tocar.”
Me duele todavía la punta de los dedos
cuando recuerdo el modo con que me describió
la vez primera en la que una mujer
le dejó su cuerpo para que lo estudiara.

El sordo, por su parte me enseñó
lo que son los sonidos en los labios,
la música vibrando entre los dedos
o el paisaje y la gente
flotando entre los flecos del silencio.

Desde entonces confieso que daría
cualquier cosa por descubrir el tacto
de unas manos como las de Hellen Keller
palpándome palabras
en mis manos, mi rostro o en mis labios.

Y también que me encanta
el juego de la gallinita ciega.

24 Comments:

Blogger Amparo said...

Ybris...tengo curosidad, ¿que sientes cuando miras?

22/10/07 6:52 a. m.  
Blogger María Manuela said...

Contado así te dan ganas de taparte los ojos y ponerte tapones para investigar la vida...

Y suele pasar, que la vista somete al resto de los sentidos a servicios mínimos...

22/10/07 7:01 a. m.  
Blogger Athena said...

Somos todo tacto, 100% de nosotros, cada trozo de nuestro cuerpo.

Pero que no se nos olviden las puestas de sol, el brillo de sus ojos, una sonrisa, las despedidas desde el andén, el paisaje desde la cima, encontrarte entre la multitud ...

Poder cerrar los ojos para multiplicar la sensación es maravilloso, saber que puedes volver a abrirlos es un lujo.

22/10/07 7:25 a. m.  
Anonymous ipathia said...

Te quedaste sin saber si era certeza o pregunta... y el ciego era él.
Cuánto nos queda por aprender, por experimentar, por valorar... cuánto!

22/10/07 9:59 a. m.  
Blogger Margot said...

Qué se te ha perdido? una aguja y un dedal, da tres vueltas y lo encontrarás...

Y a lo mejor la clave estaba ahí, en cerrar los ojos y la boca, ver con los dedos, hablar con las manos... palpando en la oscuridad, buscando la aguja en el pajar.

Va, hoy me voy pensativa... uffff.

Besote con vueltas!

22/10/07 11:59 a. m.  
Blogger Lunarroja said...

Ya sabes eso que dicen que en el país de los ciegos el tuerto es el rey...

22/10/07 12:07 p. m.  
Blogger UMA said...

Siempre me acuerdo de tu amigo Manolo y a mi se me antoja muy sensual tu post de principio a fin.
Què decirte! cuando se vive a flor de poro habrìa que ser capaces de ver con las manos y que el tacto sea màs que las 'manos tocando'(las piernas acarician, la lengua tambièn lo hace, la espalda y el vientre) que la piel sea un sinlìmite de todos los sentidos, que el olfato marque la ruta y los ojos sean el scanner microscòpico para el recuerdo.
Y si se carece de uno o mas de los sentidos ser capaces de suplirlos, o lo que es mejor, a la hora del amor gozarlos como si de ellos carecièramos:)
Un abrazo como los de Manolo, Ybris (que esos deben saber del aroma, del suave crujir de la ropa que viste los cuerpos, calcular la exacta temperatura y la presiòn de los afectuosos brazos)

22/10/07 1:41 p. m.  
Blogger Luisa Miñana said...

Qué limitados somos y estamos quienes creemos que no tenemos limitaciones... La realidad, el mundo, las sensaciones son tan hondas, tan ricas, cuántas cosas mantemenos bajo mínimos, como dice MM, y cuánto podríamos aprender de quienes ya lo han descubierto.

Besos, agradecidos también.

22/10/07 2:23 p. m.  
Anonymous laMima said...

Si, somos unos vagos. Dejamos que trabajen por nosotros solo los sentidos que no nos exigen colaboración.
Siempre he pensado que moriría si no puedo leer u oir música, que simpleza. Seguramente se abriría otro mundo por si quiero entrar a aprender, a vivir todo de otra forma.
Deberían taparnos los ojos de vez en cuando, y los oídos....para disfrutar del placer de palpar los ojos, el calor y la palabra del otro.

22/10/07 3:24 p. m.  
Blogger Enrique Sabaté said...

Intercambiar los sentidos y lo sentido; pero también las sensaciones de lo que escuece. Es el juego de lo inmisericorde; somos lo que aparentamos o somos lo que sentimos.

22/10/07 9:20 p. m.  
Blogger Fernando Sarría said...

me sobrcojo de pensar en que me falten los sentidos cualquiera de ellos...no me parece buena idea ni pe3nsarlo...pero hay que entender a los demás..a todos.. a veces nuestras carencias no nos dejan estar con los 5 sentidos..abrazos.

22/10/07 9:33 p. m.  
Anonymous prazsky said...

Los oidos y los dedos nos dan una prepectiva diferente del mundo, otra verdad. Es una realidad más imperfecta y por ello más mágica. Todo soñamos con ser lo que no somos, aunque sea un diminuto duende. Es que esta vida no es tan perfecta.

22/10/07 10:22 p. m.  
Blogger Leuma said...

Siendo la piel un órgano tan extenso, está poco explotado, y descubrir "con las manos" como en el juego de la gallinita auna curiosidad, misterio, sensualidad, sorpresa, ..., es lógico que te guste, a di8sfrutar de esos sentidos menos explorados!, un abrazo

22/10/07 11:13 p. m.  
Blogger thirthe said...

yo siento algo especial cuando rozo a una persona ciega, como si su piel fuese transparente o algo así.
vivimos en una normalidad que en el fondo es ficticia, nadie está del todo completo, y con el paso de los años...menos aún...sería bueno que probásemos a mirar como un ciego o a escuchar como un sordo... a su modo.

un beso

22/10/07 11:26 p. m.  
Blogger Escéptico said...

Me gusta de ti, sobre todo, amigo mío, que siempre ves más allá.

23/10/07 6:19 a. m.  
Blogger Halatriste said...

Muchas veces aun viendo no nos damos cuenta del valor de las personas y de las cosas hasta qeu nos dan en los morros.

Un saludo

23/10/07 11:52 a. m.  
Blogger Mar said...

¡Qué decir! Nada. Cerrar los ojos e imaginar, adivinar, acertar...

Yo sólo pasaba por aquí a saludar pero con la seguridad de encontrar perlas.

Un abrazo, Ybris.

P.D. Me dijiste una vez que no podías acceder a mi 2º blog. Prueba a ver: http://amerizajes.blogspot.com/

23/10/07 2:49 p. m.  
Anonymous Eloísa said...

Debemos despertar los sentidos más a menudo. De tanto pensar que los utilizamos correctamente, nos estamos perdiendo por el camino.
Un abrazo

23/10/07 5:31 p. m.  
Blogger Carz said...

No hay mayor ciego que el que no sabe ver.
No hay mayor sordo que el que no sabe escuchar.
Na hay menor amante que el que no sabe abrazar.

La imaginación traída a la piel, siempre nos desborda.

Un abrazo.

23/10/07 7:12 p. m.  
Blogger Eryx Bronte said...

Y de todas las formas estamos rodeados de ciegos, mudos , sordos, de aquellos que no les preocupa que los problemas de estas personas se arreglen minimamente.Esos no se merecen los sentidos que tienen. Abrazos.

23/10/07 8:08 p. m.  
Blogger Tristancio said...

Desde que vi "El color del paraíso", pienso que los ciegos, talvés, no vean más, pero ven mejor. Y vaya, pueden leerlo todo. Cada día es una página.

Abrazo.-

24/10/07 2:23 a. m.  
Blogger Mari said...

busqueme aqui
www.realitycheckmari.blogspot

24/10/07 3:52 a. m.  
Blogger Simplemente Olimpia. said...

Al fin y al cabo....qué hacemos aquí más que mirarnos con la voz y abrazarnos con las manos?
(es cierto que no con la misma profundidad que tus amigos)
pero este medio, es eso...por que nadie podrá negarme que yo te "he tocado" con mis ojos y con la voz te he "rozado"....ni siquiera tú.

Olimpia.

24/10/07 8:33 p. m.  
Blogger mia said...

que preciosa escritura,que sentimiento expresado!
Te tengo enlazado!
Mia

25/10/07 1:41 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home