5.12.07

De constancias y cambios

Dibujó la luz sobre el tiempo la flor de su constancia. Día a día el campo y sus criaturas dieron su paso acostumbrado. Pensé en la indiferencia con que ciertas vidas y sus destinos se van cumpliendo al margen de miradas.

El árbol del otoño no sabe de tristezas cuando suelta sus hojas ni habla del dolor de las esperas cuando el frío le aquieta hasta el silencio. La flor que asomó un día sus pétalos a la primavera no se duele de la certeza de su fin. Todo tiene su lugar mientras se acaba, se espera o se levanta. Y no hay dolor ni ilusión que tuerza los hados implacables o la certeza de saberse vivos..

Los ojos de los hombres buscan extraños designios en el fluir del tiempo y en la tenacidad del curso de los astros. Quizás porque nos sabemos emplazados a distintas maneras de sentir. Se nos dio el amor, cayó el sentimiento sobre todos nuestros pasos y somos deudores día a día de un corazón cambiante. El frío nos apoca, el calor nos agobia, el suave amanecer nos eleva o nos deprime, los días se nos muestran como espera ilusionada o como condena irresistible.

Me detengo a pensar si acaso no debiéramos sentirnos árboles o piedras y vivir como si todo fuera parte de una música en que no cuenta el silencio ni la nota aislada sino el conjunto en el que todo significa la grandeza de una obra que se va poco apoco ejecutando sin que cuente demasiado la cambiante soledad de cada nota.

Que los ánimos se trastoquen como cielos mudables nunca debería hacernos dudar de la exacta necesidad con que la vida va componiendo lentamente nuestra mejor melodía en una infinita variedad de acordes que los días nos van interpretando.

Siempre sin pausa, a veces con sorpresas de signo diferente, a menudo con cansancio la vida ejecuta la cierta partitura que escuchamos sin sentirnos arrastrados sino curiosos espectadores.

Ojalá ninguna disonancia nos haga dudar del hecho tan sencillo de estar viviendo como siempre lo hemos hecho.

19 Comments:

Blogger thirthe said...

el otoño parece que nos da por ponernos transcendentes:-))
http://elblogdeenriqueortiz.blogspot.com/2007/12/las-cosas-que-me-digo-donde-se-habla-de.html

5/12/07 9:38 a. m.  
Blogger mia said...

ybris

el otoño antes

me pasaba inadvertido

casi,ahora...

ya no es igual...

ni nosotros los mismos

a mi me presagia

inviernos de metal

es la estación?

somos nosotros?

leerte me hace mucho

mucho pensar...

gracias

besos

5/12/07 10:31 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Las horas se suceden como trenes que pasan rozándonos con su aliento, trenes llenos de ideas, de sentimientos, de sueños...de vida.
Nada hay eterno, nada perece definitivamente. Ls estrellas saben que han de irse para dejar su sitio al sol, el árbol desnudo sabe que llegará la primavera.
Nada somos, nada nos dan, nada nos quitan, no poseemos más que aquello que nos define,nuistra esencia, y, en múltiples ocasiones, dejamos que nuestros soles la evaporen.
No hay más designio que la propia vida, no tenemos más obligación y/o derecho que vivir y dejar que otros vivan.
Cualquier científico podría pensar que la nota solitaria vive encorsetada en el pentagrama de la vida, que sólo hay cinco senderos definidos...que le pregunten al artista, la danza tiene infinitos pasos.
Algo rutinario como la tendencia de lo vivo al movimiento es lo que da sentido a nuestra mediocre existencia.
Besos

5/12/07 10:56 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Te deseo que pases un bonito fin de semana.
+ besos

5/12/07 10:57 a. m.  
Blogger Unmasked (sin caretas) said...

Ojala...


:)


UN besotazo, muy bueno como siempre,

Petra

5/12/07 1:54 p. m.  
Blogger Insanity said...

Extraordinariamente sencillo...

"Me detengo a pensar si acaso no debiéramos sentirnos árboles o piedras y vivir como si todo fuera parte de una música en que no cuenta el silencio ni la nota aislada sino el conjunto en el que todo significa la grandeza de una obra que se va poco apoco ejecutando sin que cuente demasiado la cambiante soledad de cada nota."

Sencillamente maravilloso...

"Que los ánimos se trastoquen como cielos mudables nunca debería hacernos dudar de la exacta necesidad con que la vida va componiendo lentamente nuestra mejor melodía en una infinita variedad de acordes que los días nos van interpretando. "

Sin dudas, Ybris.
Gracias por expresar lo que no he podido expresar con mis palabras.
Un abrazo,
In

5/12/07 2:28 p. m.  
Blogger DaliaNegra said...

Ojalá...:)
Besos,Ybris***

5/12/07 8:07 p. m.  
Blogger Simplemente Olimpia. said...

NO sé...
Quizá sea por que los sentidos nos obligan a la queja continua y "redomada" y por ello no podemos ser constumbre que sólo "pasa".

Siempre le das la forma correcta al pensamiento y la palabra.

UN beso, natural.

Olimpia.

5/12/07 9:39 p. m.  
Blogger Leuma said...

A menudo me siento parte de un todo más amplio, lo describes bien con la metáfora de la música, una partitura universal, una obra que comprende hasta los silencios, un besazo Ybris, siempre un placer leerte :)

5/12/07 10:10 p. m.  
Blogger Mari said...

este otoño es distinto
es un otoño de mutaciones

5/12/07 10:41 p. m.  
Blogger Carz said...

Pues no sé que decirte, y ello es por causa de que no somos árboles y dudamos entre si queremos dejar caer las hojas en otoño o conservarlas.
Que la vida pasa es un hecho, el problema es que si estamos contentos en cómo nos pasa.
Resignación y contemplación o rebelión y actuación o un híbrido entre ambas... no sé, es el estado de ánimo el que manda.

Y hace tiempo que necesito disonancias, que la música que escucho no me gusta.

Un abrazo.

6/12/07 12:40 a. m.  
Blogger Mamen. said...

Si todos supieramos sentirnos árbol o piedra, sentirnos nota de una bella sinfonía, el mundo sería un concierto, y es evidente el hecho de que es un auténtico desconcierto en su conjunto. Pero también es cierto, que salpicadas como hojas caídas de estos árboles nos podemos encontrar bellísimas melodías como las que a menudo se escuchan en este lugar.

Un beso, creo que eres un genio.

6/12/07 9:45 a. m.  
Blogger UMA said...

"Todo tiene su lugar mientras se acaba, se espera o se levanta"
y la incertidumbre y la contradicciòn propia deberìa ser aceptada por cada cual.
Tu texto me varìa entre puntos apartes en momentos, en otros textos, voy entre Hesse-Girondo y yo como meneàndome:), voy entre mis antes y despuès y mis constantes "nosequemepasaperomeestapasandoynohayvueltaatràs"
Como siempre dejàs que algo tenga que mascullar en mi dìa y eso lo agradezco, es màs, lo decìs muy bellamente, Ybris.
Va mi abrazo y mi beso.

6/12/07 11:58 a. m.  
Blogger sintulatido said...

No me quiero sentir ni árbol ni piedra...Soy como soy y un día también dejaré de ser.Tan simple como eso...
Que me quieran como soy y como me siento y el que no me acepte del modo en el que voy viviendo,me tiene practicamente sin cuidado.
A medida que pasa el tiempo uno aprende a plantarse en la vida sin pensar ya tanto en los demás.Aprende sobre la responsabilidad de sus propios actos, sus causas y efectos.Aprende a vivir de la mejor manera posible...
No me arrepiento de nada de lo que he hecho en ésta vida.Eso lo prueba..
Besos mi Querido Ybris.

6/12/07 8:59 p. m.  
Blogger Mirada said...

ójala...
Eres extraordinario.
Un beso.

7/12/07 1:17 p. m.  
Blogger -Pato- said...

Qué placer leerte Ybris!

Es como ir leyendo lo que siento y no sé cómo se hace para decirlo así, con esa sabiduría tuya.

Mi admiración a tus pies.

Besos

7/12/07 2:35 p. m.  
Anonymous prazsky said...

Me gusta el mundo através de tus ojos.

8/12/07 5:10 a. m.  
Blogger Eva said...

¿Sientes la piedras el dolor de la erosión? Porque hay quien dice que los vegetales gimen cuando son arrancados. Quizá no tengamos el monopolio de la sensibilidad y tampoco el de la pena.
Un beso.

11/12/07 2:47 p. m.  
Anonymous ipathia said...

Exhaustivo análisis del camino. Acerca de las partituras a interpretar, deberíamos pedir que el dirctor nunca extraviara su batuta.
Mil besos!.

17/12/07 1:59 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home