14.4.08

Árbol

Prisionero del suelo,
resucitas la muerte desde el polvo
donde yace la vida que se fue.
Tus manos descarnadas en lo oscuro
hunden sus dedos ávidos
en la muerte a que todos nos debemos
y hacen vida otra vez en la distancia
clavada en las nostalgias de lo alto.
Una ofrenda quizás que alza la tierra
a los dioses opacos de los cielos.
Una prueba segura de que somos
algo más que un latido luminoso
entre dos oquedades de las sombras.

42 Comments:

Anonymous María Manuela said...

De entre todas las íncertidumbres sobre la vida y la muerte sólo hay una certeza científica: algún día seremos árbol, o mosca, o flor...pero nunca nada.

14/4/08 6:43 a. m.  
Blogger Amparo said...

Si me dejan elegir seré luciérnaga, como dice el poema de mi perfil.

Besos atiborrados de vida querido amigo

14/4/08 7:10 a. m.  
Blogger Athena said...

Tan poco es el rastro que pienso dejar que preferiría no ser ni árbol.

14/4/08 7:26 a. m.  
Blogger ybris said...

Tendría que rascarme tus rastros, Athe, para poder decirte que no me tires de la lengua.

14/4/08 7:36 a. m.  
Blogger Neander said...

¿Somos algo más...? Los árboles puede que sí, pero nosotros...

14/4/08 8:03 a. m.  
Blogger Poledra said...

Nunca se me había ocurrido verlo así.

Un abrazo.

14/4/08 9:08 a. m.  
Blogger marea@ said...

que me arrojan al azul salado... o al viento...

Los árboles como obeliscos, puede ser... pero el alma permanece, nunca muere...

Un abrazo. Marea@

14/4/08 9:51 a. m.  
Blogger Isabel Martín said...

Me quedo con ser árbol. Ya que por ellos no hemos hecho demasiado en vida.

14/4/08 10:20 a. m.  
Blogger Lula May said...

Resucitar la muerte es una muy loable misión en esta vida. No me importaría ser un árbol, eso sí, árbol marítimo.

Abrazo ramificado,
Lula.

14/4/08 10:21 a. m.  
Blogger Ignacio Bermejo said...

Precioso poema. Tratas excelentemente las palabras, mimando el mensaje de formama original e imaginativa.
Felicidades.
Un abrazo.

14/4/08 10:35 a. m.  
Blogger Margot said...

Umm tu poema me recuerda una de mis ideas consoladoras de hace un tiempo... sus átomos formaban parte de los árboles. Y no hay nada mejor que existir en ellos.

Una buena oquedad, Ybris.

Besote con ramas!

14/4/08 10:41 a. m.  
Blogger Eva said...

Suele ser un deseo recurrente junto con escribir un libro, viajar en globo, tener un hijo y plantar un árbol. Confieso mi escaso interés por cumplir ninguno de ellos. Mis restos quiero que sean cenizas, para que esparzan por el mar para descender al fondo y mezclarme con la arena y las algas. No me gusta la prisión terrestre, prefiero la libertad marina.

Un beso.

14/4/08 11:18 a. m.  
Blogger mia said...

lo has dicho de una manera única

única y bella!

Yo recuerdo a Luisa Luisi

decir algo así como...

"Pasan chiquillos hirvientes de energías

parejas enlazadas

pasan y se van...

yo soy el árbol engarzado

siempre a la misma actitud"

pero ante la nada,mejor

árbol que contemple

la vida que pasa y se va!

gracias ybris,profundo,cálido!

♥♥♥besos♥♥♥

14/4/08 12:00 p. m.  
Blogger Luisa Miñana said...

Yo no sé si somos algo más, tengo muchas dudas, aunque no demasiado preocupantes. Me gusta pensar en lo volverte árbol, marmmota o patata. Eso de que la energía nunca se destruye me mola: ¿será verdad?

14/4/08 12:08 p. m.  
Blogger Casilda said...

¿Somos algo mas que una latido luminoso? que bien..
Un saludo

14/4/08 2:24 p. m.  
Blogger Carz said...

Desde el momento en el que somos conscientes de que el oxígeno que necesitamos es el producto metabólico de la respiración de las plantas, no hemos de llamar madre a "Eva" sino a la hoja de parra con la que se tapaba.

Un abrazo, hoy tricolor.

14/4/08 2:41 p. m.  
Blogger -Pato- said...

"Somos algo mas que un latido luminoso"

qué hermoso...

Y si me gustaría ser árbol :) amo a los árboles, me perecen bellisimos, este amor me viene de muy pequeña y he plantado varios, haciéndolos de semilla, lo cual es mas hermoso todavía.

Un abrazo de árbol, Ybris.

14/4/08 3:07 p. m.  
Blogger manuel_h said...

vida al fin, pero muy lejana

14/4/08 4:53 p. m.  
Blogger PIZARR said...

Entre el cielo y la tierra, así vivimos, cuan árboles creciendo entre amanecer y ocaso... en su centro nos encontramos.

Empezamos casi etéreos, milagrosamente y terminamos en la tierra, origen de la vida y de la naturaleza que sustenta esos árboles.

Perduramos en la memoria de quien nos quiso. Nuestro recuerdo es como las ramas de esos árboles ¿que más podemos pedir?

Efectivamente estoy contigo en que somos mucho más que un latido luminoso entre las oquedades de las sombras.

14/4/08 5:37 p. m.  
Blogger CecydeCecy said...

me gusta leerte, aunque esta vez, lo siento tan real, que pasa de la poesia, no se si seremos algo despues, lo que si se, es que hoy quiero seguir perteneciendo.

14/4/08 7:24 p. m.  
Blogger Miradas de Alfatercio said...

Por eso hacen tanta compañía, porque son como nosotros, porque somos nosotros. Un abrazo. Alfatercio

14/4/08 9:41 p. m.  
Blogger Luzamarga said...

"Dichoso el árbol que es apenas
sensitivo, y más la piedra dura porque esa ya no siente...."
creo que sabes qué sigue. Vinieron a mi mente estos versos después de leerte.
Será que tuve un lunes tonto.

Me gusta tu belleza sencilla.

Besos, querido Ybris.

14/4/08 10:30 p. m.  
Blogger Sasian said...

Si puedo elegir, prefiero ser una garrofera, un olivo o un naranjo.
Si para cuando llegue el momento ya no puede ser árbol, entonces desearía ser genista...ya sabéis soy del mediterráneo.

un rojo, amarillo y morado beso

14/4/08 11:00 p. m.  
Blogger Ego said...

Ser un latido luminoso no está mal de todo.
Yo me apunto.
Quiero decir, yo me pongo a la cola.
¿Quién da la vez?

14/4/08 11:06 p. m.  
Blogger SirenaVarada said...

Si algo que fascina son los árboles. Hoy puse una fotografía de un árbol en mi blog,aunque no venía mucho a cuento, pero al venir y leer este poema todo empieza a tener sentido.
Me parece un poema sencillamente precioso.

14/4/08 11:10 p. m.  
Blogger Lunarroja said...

Un árbol como prisonero del suelo... Magistral.
En el fondo, ¿quién no lo es?

14/4/08 11:44 p. m.  
Blogger UMA said...

Bella metàfora.
Cuasi cinematogràfica a mis ojos, o teatral.
No me conformarìa con ser sòlo latido luminoso, ya sabès, yo quiero ser todo:D
Y con esto recuerdo a Girondo, aunque si cito lo que recuerdo, me entra un chaleco de fuerza:))
Dejèmoslo.
Un besote, bien bello tu poema, exquisito.
Va un abrazo, amigo Ybris

15/4/08 1:05 a. m.  
Blogger alba alpha said...

A mi me gusta enterrar a mis animales y plantar un árbol para que lo alimenten y sean parte de él. Mi madre es lo que quiere que se hagan con sus cenizas. Así que sí, me gustaría volverme parte de un árbol. Dar vida a algo es un pensamiento que me agrada. Aún en la muerte servir.

Besos
Alba

15/4/08 4:38 a. m.  
Blogger Fernando Sarría said...

la verdad es que te veo con una visión preocupante del más allá...soy un poco más terrenal y lo que si somos es latido, desde luego que yo he sido o seré árbol...un cedro...espero que si vuelvo a ello sea en un buen sitio elevado y con vistas y siempre polvo..pero como decía Quevedo enamorado..con la vida...abrazos.

15/4/08 7:41 a. m.  
Blogger nomesploraria said...

"No quiero que un privado beneficio defina mi trabajo y mi futuro por caminos que marcan unos locos."

Es exactamente lo que yo tampoco quiero.
Un saludo afectuoso.

15/4/08 8:26 a. m.  
Blogger manuel_h said...

ninguna objeción, por supuesto!

15/4/08 8:36 a. m.  
Blogger El lenguaraz said...

La naturaleza todo lo ha planeado, y de todo se vale para revelarnos sus prodigios. Hasta del pútrido cadáver del peor de los dictadores, se destilarán las ramas en que se refugian los pájaros cantando a la urgencia de la vida. Debe ser (o no ) una ley física; para que puedan distinguirse dos oquedades de sombras, tiene que haber en medio, la luz que los perfile.
Gracias Ybris, siempre es una buena experiencia pasarse por su casa.

15/4/08 10:39 a. m.  
Blogger charo said...

nada es, nada permanece, todo se transforma

15/4/08 12:30 p. m.  
Blogger Jin said...

... pero un "latido luminoso" ya me parece grande, Ybris. tan grande como para poder iluminar la noche, aunque sea una fracción de segundo, en medio del universo. ¿quién no aspira a ser esa luz fugaz, sin ego, sólo VACÍO?

15/4/08 2:06 p. m.  
Blogger Unmasked (sin caretas) said...

sabia naturaleza.

:)

Que seria nuestra vida sin los arboles.

Lo beso siempre, me gusta mucho tu escritura

petra

15/4/08 3:28 p. m.  
Blogger Rocío said...

Bonito contraste entre vida y muerte. Y el final...¡qué final!
No hay sombra sin luz.
Besos

15/4/08 3:37 p. m.  
Blogger Caperucito Lorca said...

Plantar un árbol era una de esas tres cosas que hay que hacer antes de morir, ¿no?

Muy bueno, tanto como la mirada al espejo de antes.

Un abrazo.

15/4/08 3:41 p. m.  
Blogger Dardo said...

Querido Ybris. Si el día de mañana tus cenizas se transmutaran en árbol; éste habría de ser como el Palisandro o Jacarandá. Con ese tono singular entre rosa y azul.

Todos los días, amigo, de camino al trabajo me encuentro con un Palisandro que está en la esquina del CSIC en Almería. Ahora, después de leer este magnífico poemita tuyo, voy a asociar ese prodigio natural contigo. Engalana toda la calle; el solito. Desgraciadamente como están haciendo una obra horrible (la futura delegación de Hacienda de la Junta de Andalucía) le han mutilado un brazo. Un cordial saludo.

15/4/08 8:57 p. m.  
Blogger Marley said...

Disculpa si no me valgo de un canal más apropiado.
Pero, por si conoces a alguien que pueda interesarle
Este dato, aquí lo dejo.

Lencería hasta la talla 90.

www.marley-lingerie.com

GRACIAS POR RECOMENDARME

15/4/08 9:08 p. m.  
Blogger Simplemente Olimpia. said...

Rebusco,,,lo hago con la intención de arañar todos los significados, y se me ocurren muchos,....pero ninguno genuino....
Podría pensarte sentado deseándo que la sombra te llene....invicto...o quizá hinchando tu tronco en busca dle último rayo...terrenal...saludable, quebrado....todos contradictorios.

Besos, de esos...arraigados.

Olimpia.

16/4/08 12:31 a. m.  
Blogger Isa S.B said...

ste poema meha llegado especialmente, por su fuerza, por la precisión de sus imágenes y por una petición que hacía siempre mi bisabuela: 'cuando muera que planten un rosal sobre mi tumba, para que pueda florecer con él.'
Gracias por tan bello poema,de verdad.
Saludos.

16/4/08 1:36 a. m.  
Blogger ZenyZero said...

Hola! Soy un árbol. Hablo, luego existo. Soy la madera, violín, guitarra, soy un barco.
Hola!! Soy un árbol. Sí lo soy.
Y esoy a tu lado.

Chuff!!

18/4/08 1:19 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home