24.11.08

La inmensa lealtad de lo pequeño

Y al volver descubrimos lealtades
en el mismo lugar en que nosotros
habíamos mostrado nuestra deslealtad
y con las mismas cosas o personas
que habíamos dejado o ignorado.
Creíamos que estábamos salvados
por regresar a las más grandes causas,
a las palabras lúcidas e inmensas,
al refugio de héroes o de dioses.
Pero enseguida vimos cuán errados andábamos:
A quienes más debíamos no era
a los más grandes, altos o famosos
ni a escarpadas montañas, ríos hondos,
simas profundísimas o sublimes paisajes
que ni siquiera ya nos recordaban
sino al mínimo instante o a la ínfima gota:
justo a aquellos lugares y personas,
constantes, firmes, fieles y leales,
que aún nos recordaban.

39 Comments:

Blogger Amparo said...

la descrbes perfectamente, precisamente de la lealtad de una persona escribia ayer en mi blog pero con palabras mas simples.

Un abrazo, leal y grande

24/11/08 6:10 a. m.  
Blogger Athena said...

Pues es casi un milagro descubrir eso entre tanto desengaño.

Besos.

24/11/08 7:03 a. m.  
Blogger esperanza said...

Tus palabras deben llevar licra hoy;me quedan muy acopladas y me ajustan perfectamente, tras unos días de encuentros en el trabajo.
Y la lealtad de aquellos que nos recuerdan trae el respeto hacia nosotros mismos que nos olvidamos a veces.
Muchísimas gracias por poner tan bellas palabras a mis emociones.

24/11/08 7:17 a. m.  
Blogger mangeles said...

¡¡¡lealtad¡¡¡ divino tesoro.

FELIZ SEMANA AMIGO YBRIS...y besitos

24/11/08 8:19 a. m.  
Blogger Ventana indiscreta said...

rosebub

24/11/08 8:31 a. m.  
Blogger koffee said...

Ah, la lealtad!, más propia del can que del hombre, diría yo. Probablemente el ritmo del camino non obligue a aparcar en la cuneta gentes, detalles, momentos de un valor inconmensurable y que no salen en la foto. Deberíamos releer lecciones de humildad como ésta.
Besitos.

24/11/08 9:23 a. m.  
Blogger mia said...

Cuando la constancia y el cariño

nos impulsan,no se espera

más reconocimiento,que el de ver

triunfar a quienes queremos.

Qué bien sabes decirlo,lo pequeño

como lo inmenso!

♥♥♥besos♥♥♥

24/11/08 9:25 a. m.  
Blogger Lula said...

Siempre es precioso que te recuerden.
Besos.

24/11/08 9:45 a. m.  
Blogger Nimrod said...

Y es en ese momento cuando empiezas a pensar si no se habrá equivocado tu loco corazón una vez mas al señalar en una dirección incorrecta...
Un saludo

24/11/08 9:46 a. m.  
Blogger irene said...

De pequeñas cosas, si se logra descubrirlas, se llena una vida.
Besos, Ybris.

24/11/08 10:02 a. m.  
Blogger Margot said...

La medida de la micra: cuanto más cercano, cuanto más pequeño más asequible y real...

Beso de lunes acatarrado, ays!

24/11/08 10:24 a. m.  
Blogger Uno que mira said...

Entre dos que se aman
no hay reproches
y siempre habrá alegría en el reencuentro,
que si te recordaban
será porque hubo algún instante
en el que te quedaste a vivir
en sus corazones.

Y eso basta.

24/11/08 10:57 a. m.  
Blogger UMA said...

Tambièn a mi me ciñen tus palabras.
Las cosas han estado siempre esperàndome, sòlo he aprendido a aguzar la vista, tambièn me es claro que la mayorìa de las cosas dependen de nuestra actitud,sin pronòsticos negativos, sin demasiadas expectativas, entonces todo fluye, es claro, es disfrutable.
Què belleza de post, amigo Ybris, si tuvièsemos claro lo que decìs serìamos menos hipòcritas, màs nosotros mismos, nuestra mejor versiòn.

Un beso enorme y buena semana, cielo.

24/11/08 11:01 a. m.  
Blogger Isabel Martín said...

A veces pasa, que de quienes nos olvidamos es a quienes más deberíamos cuidar y mimar. Y no es que nos esperen lealmente, es algo más. Nos esperan con su amistad, su aprecio, su cariño.

Me ha gustado mucho tu post de hoy.

24/11/08 11:10 a. m.  
Blogger marea@ said...

A veces nos confundimos. Un abrazo. Marea@

24/11/08 11:11 a. m.  
Blogger -Pato- said...

Hay ocasiones que lo grande, lo magnífico nos marea un poco, pero por suerte es sólo un momento de éxtasis, luego se regresa a eso pequeño, constante, leal.
Sublime por ser precisamente así.

Un abrazo pequeño y constante :)

24/11/08 11:58 a. m.  
Blogger Tempero said...

Poema de navidad

Las palabras son lámparas
en una casa a oscuras.
Decimos fuego, calma, viento o lluvia
y nombramos estados del alma
como repúblicas fronterizas.
Decimos agua, vino sal, aceite
o pan y hablamos del cuerpo
y las cosas naturales
como el amor y la alegría
cuando esta es una mañana
tranquila donde nada se espera
y todo nos espera.
Decimos bosque y mar
y hablamos de la memoria
del hombre en soledad.
Decimos mesa, papel o tinta
y es la mente quien habla
y la esperanza de crear
un mundo que te explique
el lugar donde estás
y lo que eres y no sabes.
Decimos casa, de nuevo,
y la casa pide de las palabras
que la iluminen como lámparas.
Al encenderlas, el pensamiento
ordena los sentidos. Apagadas
oímos el opaco rumor del miedo.

J.C. Llop

Pequeños como somos, percibir esa lealtad de lo pequeño, que ya sabíamos, pasa por sernos leales a nosotros mismos.

24/11/08 12:06 p. m.  
Blogger mari said...

qué es la lealtad?
quién la define?
existen las falasas solidaridades?
quién escribe las leyes humanas?
son concensos sociales?
a quién le hes uno leal?
la lealtad puede ir contra uno mismo?

Estoy en un proceso de decostrucción de mis ideologías y sé que tú me puedes echar luces.

besos.

24/11/08 12:25 p. m.  
Blogger moderato_Dos_josef said...

Es curioso pero así es la vida Ybris, lo explicas muy bien; son las cosas de apariencia más simple las más importantes y a las que hemos de atender y las que suelen pasar desapercibidas a nosotros...Un abrazo!

24/11/08 1:10 p. m.  
Blogger Insanity said...

Hermosas palabras, Ybris.
Un abrazo fuerte.
In

24/11/08 3:02 p. m.  
Blogger Tristancio said...

Un cantautor argentino, Facundo Cabral, canta:

"Vuela bajo, porque abajo
está la verdad.
Eso es algo que los hombres
no aprenden jamás..."

Por eso debe ser que regresamos.

Un abrazo.-

24/11/08 3:47 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Algunas somos fieles (hablo por mí) porque no sabesmos olvidar, no tiene ningún mérito

Besos

24/11/08 4:39 p. m.  
Blogger libertad said...

Es así. Si fuéramos siempre conscientes de que esa debe ser la verdadera la lealtad, casi la única. Inmensa lealtad a la pequeño. Como me ha gustado el pensamiento y la forma de decirlo.
Un abrazo grande (desde lo más modesto y pequeño)

24/11/08 5:55 p. m.  
Blogger Mamen* said...

No tengo la más mínima duda de que es así querido y sabio Ybris.

Mil besos.

24/11/08 5:58 p. m.  
Blogger Xiketä said...

Mi opinión es que has desprendido de estas palabras un sentimiento tan puro...que es difícil poderlo explicar con tan solo un diccionario...

Esas pequeñas cosas a las que no damos jamás importancia, esas personas que sin hacerse notar permanecen junto a nosotros, esas cosas que sin saberlo, hacen que les debamos lo que somos...

Precioso, Ybris, de verdad!
Besos

24/11/08 7:39 p. m.  
Anonymous Isabel said...

Me encanta leerte, descubrir esas verdades especiales y escondidas en lo que dices. Es hermoso. Besos.

24/11/08 8:45 p. m.  
Blogger Noray said...

En lo simple y sencillo está la grandeza de la vida.

Un abrazo

24/11/08 11:34 p. m.  
Blogger Cecy said...

a veces lo mas pequeño tiene el tesoro mas grande, no?

besos, besos, me ha encantado

24/11/08 11:56 p. m.  
Blogger René said...

ni que lo digas...

25/11/08 8:06 a. m.  
Blogger Yun Yin! said...

Así es!! un beso.

25/11/08 2:55 p. m.  
Blogger DOCTOR VITAMORTE said...

Nunca es tarde para descubrir lealtades pagadas con deslealtad o simplemente dejadas en el olvido

25/11/08 4:33 p. m.  
Blogger Єѕтnoм said...

Completamente de acuerdo, amigo.
Besos.

25/11/08 11:01 p. m.  
Blogger Bel said...

Pues aquí estoy, no sé si pequeña o inmensamente, pero leal a las siempre hermosas palabras de Ybris.
El abrazo sí puedo garantizarlo, inmenso.

26/11/08 12:47 a. m.  
Blogger PAOLA said...

Lealtad, un tributo, una palabra difícil de hallar en estos tiempos, que te calza perfecto con tu sensibilidad y me calza porque siempre estoy, aunque sea callada.
Te dejo mil abrazos

26/11/08 2:41 a. m.  
Blogger Fernando said...

no sé si nos damos cuenta...quizás en parte sea el afán de vivir deprisa y no darnos cuenta que en las cosas cotidianas e ínfimas que parece que no son valorables hay también algo importante...nuestra vida...pero para llegar a eso hay que calarse bien antes, me parece...abrazos grandes.

26/11/08 7:14 a. m.  
Blogger Luzamarga said...

Hola, mi querido amigo. Acabo de incorporarme a la vida "normal", la de andar por casa, y aún estoy intentando tomar tierra. Compruebo que sigues prolíficamente bello y que da gusto venir a tu palabra.

Yo recogí la tuya para mí cuando llegué, fiel, leal, constante...VITAL.

Gracias. Un beso inmenso de regreso.

26/11/08 11:46 a. m.  
Blogger FERMÍN GÁMEZ said...

Gran alabanza de lo pequeño. Una lucha a la que dedico mucho en mi vida, frente a los elogiadores de lo excelso.

¡Buen poema, un abrazo!

26/11/08 6:19 p. m.  
Blogger ZenyZero said...

A esos los adoro yo.
Será necesidad, y la necesidad será un vicio.
El vicio de que le quieran a uno o, por lo menos, que lo recuerden.

Yo lo entiendo a mi manera..., por algo será.

Un abrazo.
Chuff!!

27/11/08 7:46 p. m.  
Blogger albalpha said...

Nos confundimos o no valoramos en lo que debiéramos. Cuando damos por sentado no es fácil olvidar. Afortunados somos si al volver todavía están.

Es un gusto regresar y leerte.

Besos

Alba

28/11/08 12:03 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home