1.4.09

Los indigentes (2)

Hace ya tiempo que dediqué una entrada a los indigentes 
Con la que está hoy cayendo a lo largo y ancho de nuestro achatado planeta (y no hablo de los polos sino del cada vez más estrecho espacio de los muchos pobres y la imparable holgura del de los pocos ricos) podría parecer de mal gusto incidir en una visión humorística de la miseria.
Ni que decir tiene que me tengo por persona enfermizamente escorada del lado de los necesitados y orgullosamente parcial con respecto a cuantos se ven afectados por cualquier tipo de marginación, pero, como buen lector de la novela picaresca de nuestro siglo de oro y atento observador de los márgenes en que se hacinan los marginados, no puedo evitar la tentación del humor negro, de la catarsis que supone el valor de una sonrisa cuando la excesiva seriedad sólo añade sufrimiento a la inutilidad.

Pasaba delante, una vez más, del mendigo que entonces citaba en segundo lugar cuando, de repente, vi un día que ocupaba su lugar un subsahariano armado de un ejemplar antiguo de La Farola y una inmensa sonrisa, por cuya exhibición ya merecía cobrar un sueldo lo mismo que cualquier artista por su fama, mientras que el titular del espacio de mendicidad a las puertas del supermercado subía en el escalafón hasta el interior del bar de al lado donde ocupaba una mesa con su cafetito caliente, su reproductor mp3 al oído y su libro de lectura ante sus ojos, pendiente al tiempo de ayudar a sacar el carrito a los clientes habituales que le dejaban la moneda al devolverlos a su sitio.
No sé por qué me vino a las mientes el recuerdo de un anuncio -sin duda más falso que una moneda de madera- que rezaba de esta guisa:
 "Varón con leve defecto físico que no le impide reptar busca relaciones serias y estables con mujer joven, guapa y acaudalada".
También recordé la viñeta antiquísima y perfecta de Mingote en la que se veía a dos astrosos mendigos mirando al fondo de una alcantarilla sin tapa mientras uno le decía al otro: "Mira como riela la luna allí abajo".

Así que partiré del mendigo número tres allí citado, con su reclamo en cartón de pobre exhibiendo sus mayúsculas vacilantes: : "No le engañaré. Pido para vino que para mí es más necesario que las ganas de comer que no me dejan".
Me imaginé entonces (mi profundo respeto aquí a todos los necesitados para que no parezca cruel lo que es sólo divagación jocosa sobre un fondo de amargura e impotencia) para imaginar nuevos reclamos ampliados a los ángeles caídos desde otras esferas más opulentas:
"Estoy en paro, sin recursos y me muero de hambre pero lo que quiero es follar. ¿Alguna idea?"
"Hoy ni siquiera pienso en los míos que pasan triste necesidad. Imagínese lo mal que lo estoy pasando por no poder beber ni fumar que hoy pido sólo para mí"
"Peno aquí, más por lo que jode esto/ y lo incómodo que me encuentro ahora/ lejos de mi chabola/ y helándome el muñón del pie perdido/ que por no estar viviendo/ vuestra mísera vida que aborrezco".
"Si no me socorre lo sufriremos dos: yo mismo y el que tengo contratado para pedir por mí, al que tendré que despedir si su generosidad no lo remedia".
"Una limosna, por favor. English spoken. VAT refunded"
"Mejor pedir que despedir. Sea solidario con mis empleados".
"Se aceptan American Express, Visa y MasterCard."
"Miseria oficial. Doy factura para desgravar a Hacienda".
"Si necesita factura dígalo antes del óbolo"
"Acepto moneda extranjera y Títulos de Deuda Pública".

Muchos más podrían inventarse, tantos acaso como vemos en la publicidad agresiva, en los atestados buzones de nuestras casas, en las impertinentes llamadas a todas horas a nuestros teléfonos fijos o móviles. Si nos fijamos bien veremos las infinitas formas de pedir que usan a los más necesitados para dejarles sus miguitas y obtener clientes.
O crean las necesidades para ofrecerse luego a satisfacerlas.
O se presentan como salvadores del planeta u onegés cuando son en realidad Bancos o Cajas de Ahorro o compañías eléctricas.
O son, lisa y llanamente, mafias.

Ojalá algún días sean sólo tan personajes literarios como el Lazarillo de Tormes o Guzmán de Alfarache.

25 Comments:

Blogger siempreconhistorias said...

Difícil poner humor en situaciones alarmantes como las que describes, pero lo has logrado. Seguro que alguno de los reclamos te los aceptarían gustosos.
¡Hay que hacer algo! (que no sea esconderlos)
Un saludo

1/4/09 8:13 a. m.  
Blogger Beauséant said...

el problema es que alguna de esas mafias las eliges y otras vienen impuestas, me recuerda insidiosa cada mes la factura de la luz..

con los pobres tengo una teoría, doy casi siempre algo de dinero (nunca mucho, es verdad), si 9 me engañan y uno de verdad lo necesita ya lo doy por bien invertido :)

1/4/09 12:00 p. m.  
Blogger Di Verso said...

Si no sabes reirte de algo es que no lo entiendes lo suficiente.

Saludos.

1/4/09 12:04 p. m.  
Blogger libertad said...

Ojalá. Tienes razón, a veces en situación de necesidades básicas, nuestro deseo es querer cubrir otra necesidad que por lo menos nos levante el ánimo, para seguir luchando por satisfacer esas básicas. Muy sutil, muy aguda tu reflexión.
Un beso

1/4/09 12:14 p. m.  
Blogger koffee said...

Ciertamente la pobreza desarrolla la pillería y, si me apuras, a la larga la inteligencia, así que al paso que vamos alcanzaremos elevados coeficientes. Ay San Blas!.
Ah!, y que De la Iglesia se perdió un buen elemento por no ficharte para La Codorniz: tu faceta cómico-irónica hubiera desplazado totalmente a Ussía. (Más a la derecha, of course!).

Me encantas!.

1/4/09 2:20 p. m.  
Blogger raindrop said...

En esto, también la realidad ha superado a la ficción de la novela picaresca.
No sé si es más fácil reírse desde dentro o desde fuera...

un fuerte abrazo

1/4/09 3:02 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Es cierto, hay gente que merece un sueldo por mostrar su sonrisa al mundo. Pero dejando a un lado esto o aquello, y ya sin guasas, también es cierto que a un pobre le pides y te dará o no te dará, pero no te pregunta que vas a hacer con el dinero, un rico necesita una cuenta justificativa de gastos, por si su dinero no se gasta como se merece, es curioso

Besos

1/4/09 4:15 p. m.  
Blogger manuel_h said...

Una lista muy interesante, que no conviene dejar perder, por si acaso. A lo mejor te conviene registrarlos.

1/4/09 4:42 p. m.  
Blogger IndeLeble said...

Los mas pobres son los que mas dan, eso es así acá o allá , pero lo peor y que me enferma es mendigar con mentiras o usar bebés "prestados" para dar pena y así ganarse el día a costa del pobre niño , eso lo veo a diario cuando viajo a mi trabajo o cualquier sitio acá en mi país ser pobre es una cosa y mentir y mendigar es otra...Es preferible decirlo con todas las letras, muy ingeniosos tus propuestas , besotes Ybris !

1/4/09 6:31 p. m.  
Blogger marisa said...

Tu fina ironía, no exenta de cierta tristeza es genial. Sólo la risa nos hace libres. Un beso

1/4/09 7:13 p. m.  
Blogger azpeitia said...

Magnífico excursus, sobre lo que hay y sobre lo que se avecina, que no va ha ser pequeño...espero que nos pille confesados...enhorabuena por tu blog. Estamos necesitados de denunciar tanto latrocinio...un abrazo de azpeitia

1/4/09 9:04 p. m.  
Blogger Toy folloso said...

Follar queremos todos, pero ese buen hombre, temo que jamás haya oído a su estómago gruñir.

1/4/09 9:30 p. m.  
Blogger impersonem said...

Magnífico texto ybris, a través del cual, con exquisito humor, pones ante nuestros ojos una realidad que salta a la vista y que, en el urgente trajín de los días, no solemos ver con la claridad y perspectiva que tú lo describes.

Pícaros son los que abundan y cada uno se gana la vida según su ingenio y su desfachatez.

Ojalá que llegue ese día en el que sólo sean personajes literarios...pero tal y como van las cosas creo que va para largo.

Abrazos.

1/4/09 11:39 p. m.  
Blogger fortunata said...

Ojala se cumplan tus deseos...

Un abrazo

2/4/09 1:24 a. m.  
Blogger Amparo said...

No esta mal esto de darles ideas sobre frases de reclamo para el "negocio" si tenemos en cuenta que esta “profesión” tiende a ser de las solicitadas en estos tiempos que corren, cada día abro la puerta a gente que viene preguntando por un puesto de trabajo, a pesar del fino humor que expresas y que siempre consigues arrancar sonrisas, es triste, muy triste.

Un beso

2/4/09 7:17 a. m.  
Blogger mangeles said...

Jeejejej...que buenos...los anuncios ...ejej

Yo creo que siempre habrá gente que viva en la calle...

Por una parte estan los enfermos: enfermos psíquicos, alcohólicos y drogadictos, que obviamente no tienen ningún tipo de posibilidad de integración en el mundo laboral, puesto que estan enfermos y no pueden trabajar.Hay una etapa de su enfermedad en la que es muy díficil que ellos respondan y organicen su vida, pero a la vez, tampoco están tan mal como para ser incapacitados civilmente y que otros decidan por ellos, y les lleven a centros adecuados.

Y luego está la "pobreza" de muchos países..."pobreza" endémica en África, continente que por alguna razón que desconozco, el resto del planeta ha decido que se mantenga en la pobreza extrema.

Cualquier mendigo en los paises ricos, tiene más que una gran parte de los Africanos... ¡al menos puede comer una barra de pan al día fijo¡

Además está la "pobreza" dentro de los paises ricos. Donde efectivamente, de pedir se saca un sueldecillo que a algunos les es suficiente para la subsistencia. Y normalmente se asocian, y viven varios a resguardo en algun local abandonado, o chabola...Y hay a quien elige esa vida, porque la organización de una vida laboral es muy compleja, y conlleva un gran sacrificio para los trabajadores.

El mero hecho de tener un horario e ir a trabajar, ya determina un esfuerzo que hay personas que no quieren, o no pueden hacer.

¡Ultimamente pego cada charla al personal...que no me aguanto ni yo...no sé si es la primavera o la premenopausia...en fin¡

Besos amigo Ybris...y gracias por hacerme reir esta mañana.

2/4/09 8:00 a. m.  
Blogger esperanza said...

Hay cosas que me dan por creer en los mundos paralelos, esos que se forman con los pliegues del tiempo...
En fin, Ybris, muy buenos días desde el café y el pan tostado.

2/4/09 8:17 a. m.  
Blogger Tempero said...

Hoy en el trabajo un amigo, Paco, me dice que estuvo el otro día en el funeral de su tía, 99 años. Joder, Manuel, me dice, no sabía yo que el morir llevaba tanta burocracia, que si papeles por aquí, que si papeles por acá. Y continúa: como decía Azcona (Rafael), y los que no tienen nada son los que mas problemas tienen a la hora de morir porque no tienen ni donde caerse muertos.

Humor como quieras, cuando menos negro.

Abrazos, Ybris.

2/4/09 4:43 p. m.  
Blogger Ventana indiscreta said...

La indigencia y la mendicidad son los verdaderos síntomas -alarmantes- de una sociedad enferma y bastante estúpida. Lecciones dan, las personas que piden, más de las que nos imaginamos. Pero ni caso, arrugamos el morro ya otra cosa mariposa.

Besos, Ybris.

2/4/09 6:55 p. m.  
Blogger Jin said...

me encanta ese humor gris: ¡no eres tan cruel como para que llegue a negro!
es divertido pero da que pensar: algunos de tus mendigos tienen de verdad el alma empresarial... de ahí a la explotación, un paso!

2/4/09 9:03 p. m.  
Blogger yraya said...

Me ha encantado este post y el otro dedicado a los indigente, muy bueno si señor.
Saludos

2/4/09 11:03 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hoy charlaba con mi camarera del café a la hora del café de mediodía. Llegó su cobradora "buitre carroñero" del seguro de "los muertos" y decía ella después de los 19.40€ mensuales, que ya habia pagado diez veces el entierro de sus dos maridos y de su hijo, y veinte veces el suyo. A esto le conté mis argumentos anti seguro "de los muertos" porque pensé en tu poema del otro día:
-Cuando yo me muera no me importará quien pague mi funeral, porque yo estare muerta y me dará bastante igual.
-(si insiste) cuando esté muerta si nadie quiere pagar mi funeral, que me dejen en una cuneta, no me importará la situación emocional y/o económica que tengan -que se jodan porque están vivos y yo no-.
-(si sigue insistiendo) si me muero y nadie quiere deshacerse de mi cadaver, que lo donen a la ciencia, seguro que descubrirán algo interesante en mi cerebro y a mí me encantará que me toqueteen por todos lados, y además igual pagan algo a la familia.

Besos vivos. M.M

2/4/09 11:20 p. m.  
Blogger -Pato- said...

Sabía que tenía que leerte con tiempo, me has hecho sonreir y esta mañana de domingo.

Un abrazo Ybris y que tengas un buen día-.

5/4/09 4:24 p. m.  
Blogger PIZARR said...

Has logrado sacar más de una sonrisa sobre un tema como bien decías que empieza a adivinarse complicado.

Sin embargo creo que los que peor lo pasan no estan en esas calles pidiendo limosnas. Estan en su casa, sin saber como seguir adelante con tanto gasto y familias que sacar adelante y sin trabajo, ni desempleo en muchos casos.

Un beso Ybris

5/4/09 8:59 p. m.  
Blogger Simplemente Olimpia. said...

Me vuelvo a quedar con las ganas, (como entonces) de entrar a comentar todo lo que tu post me ha provocado.
Magistral manera que resume la pobreza que tanto nos averguenza.

Olimpia.

25/4/09 11:17 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home