1.7.09

Nacionalismos y otros –ismos.


Si bien se mira, la nación no es sino el lugar en que se nace. Dada la natural indefensión de los humanos al nacer, es importante el ámbito de afecto y de protección que nos acoge en este valle de lágrimas: los padres, que cuidan, protegen, alimentan y garantizan un espacio propio; quizás la familia, el clan, la tribu; acaso el conjunto de tribus, gentes bajo un jefe, gentes unidas por un territorio, una historia, una cultura, unas costumbres.
Cuando la madre defiende a sus indefensos cachorros de las agresiones externas que pretenden aprovecharse del más débil parece justo defender vida con vida e infligir la muerte a quien quiere matar a quienes considera con justicia suyos. Sólo sobrevivirá el más fuerte o el más hábil.
Sucesivos agrupamientos y los pactos y leyes sobre los que se hicieron han llevado a las sociedades avanzadas a un punto en que los padres no tienen que matar para defender a sus hijos, tampoco las familias, los clanes, los barrios, los pueblos ni las provincias. La inteligencia humana ha descubierto que no es cuestión de fuerza ya la supervivencia sino cuestión de derechos garantizados.
Uno no sabe muy bien por qué este proceso de construcción de la convivencia se ha detenido en la nación y no parece posible pasar a estados multinacionales y supranacionales o a estados federados o unidos que no se basen en la satisfacción –fundamentalmente económica- de todos. Quizás llevemos dentro aún el instinto que hace a la madre matar por defender su prole cuando nos resistimos a romper fronteras, a deponer armas y ejércitos en pro de la consecución de agrupaciones planetarias. Aquí las normas religiosas, los idiomas, las razas y, sobre todo, el frágil bienestar de la riqueza de pocos en medio de la miseria de muchos han puesto una barrera en que el proceso probadamente eficaz que construyó agrupaciones estables basadas en la ley y no en la fuerza se ha quedado detenido.
Ni Naciones Unidas ni tribunales internacionales tienen el poder para frenar guerras porque existen derechos de veto, democracias truncadas por sistemas sesgados de representación, mayorías cualificadas y, en definitiva, clases y clases.
Es lamentable y trágico un proceso detenido en que aún es posible la guerra de la nación A contra la B por asuntos territoriales o de discriminación o de reconocimiento de derechos propios. Tan lamentable como que está provocando la regresión hacia agrupaciones menores de subnaciones integradas en A o B que quieren con respecto a ellas los que A y B quieren con respecto a B y A.
La verdad es que, mientras el nacionalismo en que estamos ahora estancados no dé el paso siguiente al nacionalismo planetario y la guerra y la violencia que hoy por desgracia nos afligen sea tan criminal como la muerte de un vecino de un barrio o pueblo a manos de otro de otro barrio o de otro pueblo de al lado, seguiremos expuestos a que un nacionalista local declare la guerra al nacionalista global y se cargue a quien le plazca sin otro trámite que hacerle su enemigo mientras éste se negará a hablar de guerra y preferirá hablar de terrorismo, de combatientes extranjeros, de subversivos, extremistas o antisistema a cuantos encomiendan a la fuerza lo que el diálogo o la participación política les parece un camino sin salida.
Quizás algún día empiece a atisbarse la solución a tantas guerras en nombre de tantos “ísmos” cuando toda acción violenta –guerras incluidas- reciba el ominoso nombre de terrorismo.

23 Comments:

Blogger Amparo said...

Ayer en el trabajo hablábamos de sindicalismo, otro ismo, decía yo, que los sindicalistas de despacho no me gustan, que no me merecen confianza aquellos que pactan ERES remodelaciones o jubilaciones anticipadas sentados codo a codo con aquellos que ostentan, otro ismo, decía esto y añadía que participe en la fundación de CCOO en aquellos lejanos años en los que aun nos gobernaba el fascismo, otro ismo, y aun pensaba que conseguiríamos un mundo en socialismo, otro ismo, no este socialismo que tenemos ahora, uno autentico, como tu dices, sin fronteras, sin guerras, sin hambrunas.
Entonces una compañera me dijo… no, si donde tú no hayas estado...

Si, le conteste, he estado en muchos sitios, en muchas luchas, pero ninguna la emprendí con el fin de conseguir quimeras personales, lo hice por idealismo, otro ismo.

Muy buenas tus reflexiones, besos

1/7/09 7:19 a. m.  
Blogger Humo said...

y lo triste es que los menos nacionalistas están tan expuestos al odio de otros nacionalistas que les convierten en su enemigo sólo por nacer y vivir en un sitio concreto...

1/7/09 10:07 a. m.  
Blogger mia said...

Tu entrada, belleza que borbotonea

el comentario de Amparo cuánto complementa!

besos

1/7/09 10:33 a. m.  
Blogger Loc@ said...

Te acabo de dejar esto en tu texto: Futuro pasado...

Vengo de la pág. de Fdo. Sarriá, me releo aquí y veo en mi comentario 2 errores ¿habrá más?:

me confunfo?... será: me confundo
expectador total?... será: espectador total

Con lo que me gusta rectificar al resto... Me lo tengo merecido. Besos. PAQUITA

1/7/09 11:17 AM

* en cuanto a los ismos... que no me lo leído, disculpa.

1/7/09 11:21 a. m.  
Blogger iliamehoy said...

Someterse a cualquier tipo de "ismo" a priori puede resultar arriesgado. Restringe, hace más estrecho el camino hacia una mirada y un comportamiento más tolerantes.
una sonrisa universal

1/7/09 12:13 p. m.  
Blogger raindrop said...

Aquí mezclamos dos conceptos:
Por un lado, que los seres humanos (como los insectos, mira por dónde) somos de lo más territorialista. Vivimos en burbujas que no nos gusta que otros pinchen. El tamaño de la burbuja lo adaptamos según convenga: yo solo, mi casa, mi barrio, mi ciudad, mi comunidad autónoma, provincia, país... dependiendo de dónde veamos un [potencial] agresor.
Por otro lado, existe un "burbujeo" incluso supranacional. ¿Acaso no hay en todos los países ricos y pobres? Fíjate en el país más pobre del mundo y allí también tendrás un rico que vive a sus anchas. Éste tiene más que ver con un rico de un país rico que con un pobre de su propio país. Aquí, el nacionalismo no es territorial, sino de capital.

A los seres humanos, que nos va la marcha.

abrazos

1/7/09 2:26 p. m.  
Blogger Laluz said...

Hartisima de ismos.

1/7/09 4:48 p. m.  
Blogger Cecy said...

Es tal el egoismo que da miedo.
Espero que no paralice.

Besos querido Ybris.

1/7/09 5:06 p. m.  
Blogger Enrique Sabaté said...

Ese avance que proclamas está muy lejos, tanto como lo limita el sinfín de credos e ideologías que nos dividen,hay algo más: ¿quienes están dispuestos a ceder la parte de su bienestar por otros?

Dificil cuestión la que planteas amigo. Y que conste que yo también creo que es la única salida que le queda a la humanidad una gran nación común, puesto que única es la solución a los problemas que plantea tanta discordia. ünica pero muy compleja.

salud.

1/7/09 10:31 p. m.  
Blogger moderato_Dos_josef said...

vivimos atrapados en una paradoja de ismos e itsmos. ¿Hay alguna diferencia? Si claro. Tu post. Excelente. Debería ser publicado en otros lugares. Creo que hay mucha gente que tiene ciertos retrasos tribales o ¿"modismos" tribales? El ser humano siempre tiende al patriotismo patriotero, por eso cada vez me gusta menos la utilización del deporte en nombre de... Lo cual es una pena porque el deporte, a veces, "hay deportes" que resultan interesantes y estéticos, otros son pura bulla y palabrería malpensante. Abrazos!

2/7/09 12:09 a. m.  
Blogger Toy folloso said...

Clasifico los nacionalismos en dos grupos:
El vecino que quiere mandar en toda la calle, representa a uno, y el vecino que quiere vivir de espaldas al resto de la calle, al otro.
Pero cuidado, pueden convivir sentimientos nacionalistas de uno y otro grupo, en un mismo individuo. Se da el caso del paisano que aspira a independizarse de España, pero cuando oye a los moradores de la Vall d´Aràn reivindicar un mayor respeto hacia su lengua, exclama: ¿y ahora qué (collons) les pasa a éstos?.

Estados Unidos y la ex-Yugoeslavia, o dos maneras cuasi extremas de entender el nacionalismo.
Supongo que hay que buscar una vía en medio (que resultará la más pacífica, con toda probabilidad).

Apreciado Ybris, toy con los blogs por las picardías y el cachondeo, y tú consiques ponerme serio, ¡caramba!.

2/7/09 2:31 a. m.  
Blogger siempreconhistorias said...

Felicidades por este gran artículo, Ybris. Me apunto, si me lo permites, a todas y cada una de tus reflexiones contra estos exclusivismos violentos que nos siguen dominando. Ojalá veamos ese día en que todas, todas las guerras sean consideradas actos terroristas. Ojalá nuestros hijos vean un planeta de abecedario completo sin batallas.
Un abrazo.

2/7/09 7:45 a. m.  
Blogger virgi said...

Lo del "nacionalismo planetario" es para felicitarte. Así, todo lo que sigue, es fácil de suscribir, con lo bien hilado que lo pones. Tus reflexiones son referencias siempre. Un saludo

2/7/09 9:24 a. m.  
Blogger marisa said...

¡qué asco de asco de ismos! dogmatismos, fanatismos, sectarismos, eso es lo que son en el fondo.SLibre pensamiento y actitud crítica es el único arma que se me ocurre.un abrazo

2/7/09 11:15 a. m.  
Blogger mangeles said...

Estoy totalmente de acuerdo Ybris. Ciudadanos de un mundo, donde las leyes sean igualitarias, y basadas en los derechos humanos y bienestar social, la justicia, la igualdad, la libertad....eso...

Sabes, pensaba durante estas horas en la Sentencia del Tribunal de Derechos Humanos de Estrarburgo, sobre la ilegalización de HB...y todo eso de la situación de Euskadi y de las Comunidades Autónomas...

España se ha estructurado de una forma genial...los Ayuntamientos dan satisfación inmediata a las necesidades cotidianas de sus ciudadanos...Las Comunidades Autónomas, son los suficientemente grandes, pero no excesivamente, para dar también soluciones a un conjunto de ciudadanos que tienen grandes realaciones entre sí....

PUES AHORA...A EUROPA..

¿Para qué necesitamos a España, Francia, Italia, Alemania?...es mejor que el Estado sea Europa...como Estados Unidos, pero con territorios autónomos más pequeños, que dén soluciones más cercanas a sus ciudadanos.

No sé...es sólo una idea.

Un beso amigo

2/7/09 3:18 p. m.  
Blogger Fermín Gámez said...

En realidad, incluso si nos fijamos bien, los nacionalismos son un invento de gentes que no son nada patriotas. Fijémonos un momento nada más.

Pero mi patria es el mundo, qué demonios, aunque el mundo no me quisiera como su súbdito o como simple habitante sin más.

2/7/09 4:53 p. m.  
Blogger Jin said...

Todos los ismos son peligros en potencia, está más que demostrado; y cuando se trata de territorios, de religiones o de ideales, son capaces de destripar a su propia madre! lo curios es que estamos en una época salvajemente globalizada y a la vez repleta de individualismos: mezcla TNT!

qué buenas tus reflexiones siempre, Ybris, envidio tu claridad de pensamiento. como decía un paisano mío — creo que Malherbe—: "ce qui se conçoit bien s'énonce clairement / et les mots pour le dire arrivent aisément" (lo que bien se concibe bien se enuncia/ y las palabras para decirlo acuden con facilidad).

gracias por pensar en alto!

2/7/09 5:16 p. m.  
Blogger thirthe said...

no entiendo lo de las guerras justas cuando quienes se enfrentan en ellas son los pueblos guiados por unos dirigentes nefastos.

se matan los chicos

pactan los padres

2/7/09 6:56 p. m.  
Blogger Carz said...

Perdona, compañero, perdona que el cinismo me imponga esta sonrisa de histrión.

Perdona que me ría, porque yo no me perdono.

Un abrazo.

3/7/09 5:43 a. m.  
Blogger Beauséant said...

el problema es que terrorismo es una palabra patentada por aquellos que deciden que es o no es terrorismo. Y ellos deciden quien se encuentra a un lado o al otro de la línea..

inventamos una nueva palabra para ellos????

5/7/09 11:24 p. m.  
Anonymous laMima said...

Que claro lo has dicho todo.. Tal vez nuestro cerebro es demasiado pequeño y no nos deja avanzar más allá de la nación que es, como bien dices, una puerta falsa que algo o alguien nos ha puesto.
Y nos jactamos de inteligentes, y evolucionados...y nos estamos dando la vuelta.
Y nadie es capaz de determinar donde está verdaderamente su frontera, o desde cuando la cuenta... parcialidades, intereses ocultos, borreguismo...ismo.
Beso maestro.

7/7/09 9:57 a. m.  
Blogger gaia07 said...

Si para llegar a razonar que las guerras actuales se basan en poseer los recursos de las tierras de otros, han hecho falta más de 10.000 años desde la primera que dejó vestigios en Jérico, podemos pensar que harán falta otros tantos miles para que el agotamiento mundial nos lleve siquiera a considerar la posibilidad de que los ismos se conviertan en terrorismo. Ánimo.

Besos.

9/7/09 11:19 p. m.  
Blogger manuel_h said...

un gran y perverso invento, desde luego

10/7/09 11:44 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home