8.7.09

Nimiae


Uno tiende siempre a escribir sobre asuntos de apariencia trascendente, de gigantesco tamaño o de repercusiones cósmicas, tales como problemas de ámbito planetario, viajes sorprendentes, cuadros famosos, músicas extasiantes o paisajes sublimes, pero cuando se quiere ser sincero y aludir a lo realmente cotidiano, que es lo que ocupa la mayor parte de nuestro tiempo, la verdad es que lo más intenso de nuestro esfuerzo se lo lleva lo intrascendente, lo pequeño, lo inapreciable y lo nimio que, no por pequeño deja de presentar apariencias de construcción elaborada y de trampas de la vida.
Quizás no sea igual para todos pero en mi caso le he pedido prestada a la sincera experiencia de lo que hago a lo largo del día unos cuantos casos que siempre me aparecen cuando las circunstancias no me obligan a hacer más que lo que me apetece.
Aludiré con más humor que precisión a tres enervantes situaciones consumidoras de tiempo y esfuerzos por encima de su humilde apariencia.

- La búsqueda constante.
No se trata, claro, de la huidiza felicidad ni de la imposible solución de los inmensos problemas de la humanidad. Me refiero a la búsqueda incesante de todo lo que necesitas para hacer cualquier cosa.
Con razón decía un recordado –por su humor, que no por su ideología- jefe de campamento a quien conocí en tiempos de aquellos inevitables centros de adoctrinamiento de la Organización Juvenil Española, la omnipresente OJE o Frente de Juventudes, de marcada tendencia fascista-falangista. que tuvimos que padecer en la posguerra civil española durante los años cincuenta y sesenta: “Ustedes seguramente no creen en los monos invisibles, pero, a poco que razonen, se convencerán de su existencia. ¿Cómo,si no, explicar la precisión con que nos caen encima las piñas de los pinos, las ramitas de los árboles y las briznas que ensucian los alimentos que tomamos al aire libre? En realidad se trata de los monos invisibles que nos acosan siempre que salimos a cualquier bosque de los que ellos utilizan para cometer sus fechorías”.
Igualmente es de dominio público que la existencia de los trasgos, trasgus o gnomos como duendecillos traviesos y caseros es debida a la insistente desaparición misteriosa de todos los objetos que nosotros depositamos cuidadosamente en su sitio.
Pues bien, puedo atestiguar que siempre que me dedico a hacer labores caseras empleo más de la mitad del tiempo en buscar lo necesario por mucho que me haya esforzado en dejarlo en sitos razonables: ni los tiques de compra ni los recibos o facturas ni las herramientas ni los lapiceros ni las llaves ni las gafas de lectura. Claro que al final acaban apareciendo en los mismos sitios donde había ya mirado cuidadosamente.

- Los abrefáciles.
Tome usted un cedé recién comprado, con su forro de aparentemente frágil trasparencia. Acuda usted puntualmente a la línea roja que se le indica con alevosía y compruebe con desesperación cómo se rompe inmisericorde y fatalmente apenas ha tirado de él y mucho antes de haber llegado a la zona de apertura adonde debiera haber llegado con toda facilidad.
- Vaya prestamente al brik de leche, al bote preparado, a la botella convenientemente sellada… y compruebe que lo fácil consiste en que se retuerza el dedo, se corte la mano o se disloque un cúbito antes de que –maltrecho y derrotado- acuda al remedio de siempre: al cuchillo, a las tijeras o al abrelatas.

- Los cables enredados.
Ríndase. No hay cuidado humano que consiga que los cables y cuerdas cuidadosamente enrollados, primorosamente desenredados, convenientemente dispuestos en sus cajones recobren la prístina lisura de la última vez que los empleó. Comprobará que incomprensiblemente están dispuestos en secuencias enmarañadas de nudos, indisolublemente amarrados a todos los objetos adyacentes, pillados por los objetos de alrededor e infaliblemente propensos a aferrarse a cualquier insospechado saliente por el que debiera deslizarse sin problemas.
Sólo la paciencia infinita del usuario resignado conseguirá restituirlos a su forma lineal para la que fueron dispuestos.


No tengo tiempo para más, pero cualquiera que lea estas líneas sabrá de la certeza de mis apreciaciones tanto como de l existencia de otras muchas circunstancias nimias que ocupan un tiempo que sin duda no se merecen.

26 Comments:

Blogger siempreconhistorias said...

¡Cuánta sabiduría, querido Ybris! Nimiedades múltiples las que nos ocupan, sin duda. Gracias por tus letras, todas. Un abrazo.

8/7/09 8:43 a. m.  
Blogger Tumulario said...

Pero esas nimiedades llenan nuestra vida, en ocasiones, hasta la dan sentido, vivir lo cotidiano como si fuera importante hace que la vida de mucha gente tenga un sentido del que, si no fuera por esas pequeñas cosas, carecería.

Un abrazo desde el túmulo.

8/7/09 9:05 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

El tiempo nunca fue oro, por mucho que se empeñen en repetirlo llega para todo, y aún me atrevería a decir que sobra, pero prefiero ser prudente.El resto, excusas.

Besos

8/7/09 11:41 a. m.  
Blogger IES Parque de Lisboa said...

Pues es verdad, nimiedades que nos roban un tiempo precioso y nos ponern de muy mala leche la verdad...Besos

8/7/09 11:53 a. m.  
Blogger raindrop said...

jajajajaja ¡nada de nimiedades!
Son las demostraciones cotidianas de la conocida Ley de Murphy.

Ni que decir que el manzanazo que recibió Newton no se debió a ningún "mono invisible", sino que fue la memorable conjunción de la Ley de la Gravedad Universal con la Ley de Murphy (no menos Universal). Aunque, en este caso (y puesto que sir Isaac no fue liquidado por el fruto), digamos que devino en algo memorable.

abrazos

8/7/09 12:59 p. m.  
Blogger Athena said...

Serían monos rojos y comunistas, sino no se entiende :)

Besos

8/7/09 1:11 p. m.  
Anonymous thirthe said...

desesperantes!

8/7/09 1:20 p. m.  
Blogger Toy folloso said...

Para abrir chismes dotados del sistema "abrefácil", puede ser útil pertrecharse con martillo, cortafríos, amoladora radial y casco.
Por si las moscas...

8/7/09 1:29 p. m.  
Anonymous laMima said...

Jajaja...y anda que no nos "enredan" esas nimiedades querido..a mí desde luego una barbaridad. Lo reconozco.

8/7/09 2:32 p. m.  
Blogger mangeles said...

Jjeje...esta mañana no pude leerlo.

Alguno de esos gnomos o duendecillos del bosque, andan también liados con internet. Esta mañana salía todo tú escrito en una línea horizontal, y apenas he podido leer un poco. Te dejé un comentario, pero también se ha borrado.

No es que yo quiera darle la razón a los de la OJE, que ya me dolería, pero algunos duendecillos fijo que andan por ahí, liando las cosas.

Besos amigo

8/7/09 2:35 p. m.  
Blogger -Pato- said...

¡¡¡Jajajjajajjaja!!!

¿¿Ves porqué sos un genio Ybris??

Hacer un post con nimiedades que nos desquician los días, mi rendición.

Besos.

8/7/09 4:04 p. m.  
Blogger Insanity said...

"Nimiae"

Indiscutiblemente, Ybris, el título es lo que me impresionó...
Un abrazo.
In

8/7/09 5:30 p. m.  
Anonymous Isabel said...

Yo no les diría nimias... yo diría que son esas pequeñas cosas (bien ciertas) que llenan nuestra vida de diversión y magia... eso de los cables no me dirás que no lo han hecho los trasgos ;). Besos.

8/7/09 8:20 p. m.  
Anonymous Cordelia said...

todos tenemos "cotidianidades" que nos superan

...jamás entiendo un manual, me da igual que tenga 4 páginas o 400

...jamás de los jamases recuerdo un portero automático

...la búsqueda constante de las gafas da para un capítulo entero


supongo que como esto ya lo tenemos más que asimilado que es así nos dedicamos a "resolver" situaciones imposibles, más allá de nuestras incógnitas diarias

un saludo

8/7/09 8:46 p. m.  
Blogger PIZARR said...

Es que hables d elo que hables, da igual querido Ybris, siempre me atrapas desde el principio ahsta el final.

Y mientras te leía pensaba... las gafas... menuda nimiedad y la cantidad de tiempo que la gente pasa buscándolas recordé a mi ama diciéndome... " Es que si no las encuentro no veo para poderlas buscar... jajaj " AYYYY... lo que daría por ayudarle con una de esa búsquedas de nimiedades.

Y desde luego en algunos temas yo creo que hay brujillas o gnomos rodeandonos y alterando nuestro orden para que podamos perder el tiempo de esa manera que tan bellamente describes.

Un beso

8/7/09 10:00 p. m.  
Blogger Cecy said...

yo creo que estan ahí, para jugar un rato con las cosas que buscamos, tambien podrán a prueba nuestra paciencia?.
Tomarlo con magia es lindo.

Encantador como siempre mi querido Ybris.
Besos.

8/7/09 10:23 p. m.  
Blogger Isabel Martín said...

inquietante lo de los monos, ahora entiendo muchas cosas...

y me pregunto ¿será que al alcalde de mi pueblo le han caido unas cuantas piñas en la cabeza y por eso insiste en talar árboles para dejar sin hábitat a los monos invisibles?

9/7/09 12:43 p. m.  
Blogger gaia07 said...

Me ocurre exactamente lo mismo con todo Ybris.
Ahora lo peor, lo de la apertura fácil, es el “acabose”, si procurar que los productos que compras tengan una calidad media con una durabilidad mínima resulta el secreto mejor guardado del universo, conseguir que el “abrefácil” funcione, no ya que sea fácil, tan solo que funcione, directamente nos convertiría en magos.

Un beso.

9/7/09 9:50 p. m.  
Blogger irene said...

No te olvido, vengo en otro momento con más tiempo a leerte.
Un abrazo fuerte, Ybris.

9/7/09 11:54 p. m.  
Blogger ZARA said...

Soy experta en desliar cables. Es terrible, pero me engancha más que el tabaco.

Ah, me he mudado. Andrómeda sigue siendo gay, pero de otra manera.

Te espero por mi nueva casa, pa que le des un sentido VIP

Un (b)eso

10/7/09 5:38 a. m.  
Blogger Voivoda Vlad said...

Me hace gracia lo que cuentas de los abrefáciles porque me sucede lo mismo. Yo he terminado ignorando la existencia de esos infernales artilugios y abro el tetrabrik (aunque en mi caso se trate de tetrabriks de plasma sanguíneo, obviamente hasta los vampiros hemos mejorado un poco en eso)y ya digo, los abro pero de la misma manera que los abría cuando no tenían abrefáciles. Es decir, con unas tijeras.

10/7/09 5:00 p. m.  
Blogger manuel_h said...

sin duda, y tal como van decreciendo los ordenadores, llegará el día en que lo más difícil para escribir un post será encontrar el chisme

10/7/09 11:42 p. m.  
Blogger Filoabpuerto said...

Ese tiempo que ocupan esas nimiedades, inmerecido, según dices, Ybris, no lo es tanto, fíjate la cantidad de ideas que te ha despertado el tema en esos "ratos muertos" de los que hablas.

Comparto y "padezco" también las luchas que nos relatas con esas nimias cosas como las denominas, je je. Lo del nombre "abrefácil" yo creo que se lo pusieron así por lo dificil que resulta, ¿no? ja ja.

Un abrazo, Ybris, amigo.
No te saludo frecuentemente últimamente porque ando de horarios afortunadamente alocados en mi descanso veraniego.

Merce

11/7/09 9:22 p. m.  
Blogger irene said...

Tal cual, los tres puntos, sobre el primero, en ocasiones creo que soy masoquista, me pasa montones de veces y otras me pongo a pensar en algo que hace mucho que no veo, ¿dónde estará?, me obsesiono y no paro hasta que me pongo a buscarlo, para perder un montón de tiempo y nada, con suerte, logro encontrar algo que ya había olvidado.
Abrefáciles y cables enredados, idem de idem.
Yo lo achacaba a mi mala suerte, pero ya veo que es muy común, jajajaja, me ha encantado, nunca se me hubiese ocurrido escribir sobre estas "grandes" nimiedades.
Un abrazo, Ybris.

12/7/09 6:19 p. m.  
Blogger libertad said...

jajaja, qué verdad!! y cómo me exaspera a mí eso!!
He estado fuera pero estoy de vuelta y te leo...
Besos

12/7/09 8:51 p. m.  
Anonymous carlos said...

de nimio nada.

na´de na´...


todo grandeza.

/

20/7/09 11:25 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home