14.2.07

Escribiéndoos

Era entonces un rito el escribir
cuando había que preparar tintero,
papel y pluma y tinta y un secante
y el sobre en que cerrar palabras como labios,
como ojos que se pegan con la lengua
y se lacran tras besos y miradas
mandados al azar de los viajes.

Por eso a veces cumplo el rito ocioso
de afilar un lápiz, borrar con goma,
preparar la cuartilla
sobre el tiempo sin límites en que se quiere a otro.

Pero, más a menudo, lo imagino
así ante el monitor y mi teclado
y me demoro en la palabra exacta
que llega hasta la yema de mis dedos
acariciando teclas como quien roza párpados
o toca labios donde dejar los versos.
Y luego lo releo con cariño
antes de demorarme con largueza
en el gesto supremo de pulsar
la tecla con que envío
el tiempo dedicado a quien se ama,
la altiva desmesura del susurro
que hiciera palpitar un corazón
con el mismo latido en que se hizo.

28 Comments:

Blogger Carz said...

La escritura tiene mucho de alfarería, modelar con deseos las palabras y cubrir las añoranzas de lazos de intimidad. Y reconforta.

Pero, deja que prefiera, como dice Ángel, probar a la manera de los panaderos los párpados a los que, precariamente en mi caso, deseo dedicar lo que escribo.

Bello poema.
Un abrazo.

14/2/07 4:57 a. m.  
Blogger María Manuela said...

Cariñoso, delicado, detallista, sensible...nadie que cuide así a las palabras (se escriban como se escriban) puede ser de otra manera. Hermosas son todas, hasta las que suenan raro: noctámbulo, y las que suenan como son: nobleza, espíritu, dulzura.
Un problema hay, desconocer tus garabatos, si son grandes, pequeños, cursivos, diestros o siniestros...
Reto: escribe un poema y escanea, a ver qué dice la grafóloga jajaja.
Besos de tinta.

14/2/07 7:24 a. m.  
Anonymous Fernando said...

No hagas caso a M.M...es un poco bruja y sacará hasta donde vives...un abrazo desde el lado oscuro.

14/2/07 8:20 a. m.  
Anonymous Makkkafu said...

Yo creo que más que un rito era un oficio, el oficio de "escribiente", con los dedos siempre manchados de tinta azul, las palabras bullendo en la cabeza y los ojos sin el brillo que da el aire fresco.

Un bello poema Ybris.

Besossss

C.A. Makkkafu.

14/2/07 8:31 a. m.  
Blogger Simplemente Olimpia. said...

Cierto es que la destreza no se haya en el lapiz ni en la fuerza con que se pulsan las letras. Que se haya en el deseo que sobrevive en ti. Pero las grafías dicen mucho de quien las alimenta y quien les imprime su fuerza.
Estas que dejas aqui, aunque sean electrónicas, nos describen tu gran sensibilidad y toda la belleza que impregna tus pensamientos.

Gracias. Olimpia.

14/2/07 8:49 a. m.  
Blogger Simplemente Olimpia. said...

P.D; Sin artifícios.

14/2/07 8:50 a. m.  
Anonymous Luisa said...

De pequeña me gustaba copiar largos párrafos de los libros sólo por sentir entre mis dedos las formasde las letras... Luego aprendí que las formas podían ser modeladas por mis pensamientos y emociones... y luego que eran de ida y vuelta: escribir en la adolescencia ya se convirtió efectivamente en un rito, y hoy es ya un modo de ser.
Besos. Y gracias.

14/2/07 10:30 a. m.  
Blogger Exagerada said...

La elección de las palabras contiene todos los secretos. Sólo se trata de eso, de dar con las adecuadas.
Besos Ybris

14/2/07 10:45 a. m.  
Blogger rositalacosturera said...

Se echa en falta la ilusion de recibir un sobre bien mullido y sin remitente explicito, abrir y averiguar...

14/2/07 2:39 p. m.  
Blogger _gaviota_ said...

hace un año conocí a un chileno, hablando de la vieja costumbre de escribir cartas empezamos a mandarnos algunas, yo me canse antes, las conservo y algún día las pegare...es emocionante abrir el buzón y leer algo que tiene sabor y olor personal, el blog es algo frió comparado con esto.

hoy en vez de el cafe de la mañana me tomo el de la sobremesa contigo

un besote

14/2/07 3:28 p. m.  
Blogger Insanity said...

"y el sobre en que cerrar palabras como labios,
como ojos que se pegan con la lengua
y se lacran tras besos y miradas
mandados al azar de los viajes...Y luego lo releo con cariño...el tiempo dedicado a quien se ama"

Maravilloso.
In

14/2/07 5:13 p. m.  
Anonymous thirthe said...

yo en nada echo de menos pluma y tintero, sería por las veces que me tocó limpiar y rascar mesas de borrones de tinta.

14/2/07 5:28 p. m.  
Anonymous desmartes said...

Hasta el tiempo late en la sometida espera en que se hallan mis yemas buscando la inexactitud de esta respuesta... pero con el mismo cariño.

14/2/07 6:21 p. m.  
Blogger manuel_h said...

qué manera tan hermosa de dejar patente lo que importa de verdad: escribir!!

un abrazo

14/2/07 8:08 p. m.  
Blogger Perséfone said...

Escribir dándose en el cariño de cada verso. Encerrar el tiempo en las letras que pulsamos en nuestros dedos. Que belleza la de la escritura!

14/2/07 8:59 p. m.  
Blogger dulcinea said...

...tus palabras, siempre tan mágicas, tan delicadas....un placer que Nos escribas.
;)

14/2/07 9:49 p. m.  
Anonymous Sorrow said...

La escritura tiene algo de mágico, de religioso, de ritual. En todas sus formas.

Algo tiene también el denostado ordenador, ¿no? Con sus teclas de terciopelo que invitan a acariciar y ese sonido celestial que te inidica que tienes un e-mail (celestial siempre que no sea spam, claro).

¡Besos!

14/2/07 10:54 p. m.  
Blogger david santos said...

Hola!
Me há reconfortado tu trabajo.
Es muy bueno.
Gracis.

14/2/07 11:56 p. m.  
Blogger libertad said...

Es de una gran belleza lo que dices...esa pausa entre el momento en el que escribimos la palabra y luego le damos a la tecla, y esas metáforas que utilizas para explicar el tiempo que se tarda en encontrar la palabra. Tú eres un gran maestro de ellas, sin duda.
Gracias
Muchos besos, Ybris

15/2/07 1:54 a. m.  
Anonymous mnez said...

Sí, el ordenador se ha llevado el rito del continente e incluso, si me apuras, la personalidad del contenido. Las negritas, cursivas, ariales...nos visten a todos con el mismo traje.
Un abrazo

15/2/07 11:52 a. m.  
Anonymous ipathia said...

Hubo días en los que se me hacía imprescindible el teclado para hacer volar la expresión del sentimiento. Adoro la tecla pues me lleva a vosotros, pero nunca suplirá a mi querido Staedtler bicolor. HB2, por más señas.

Pero que guapo te ha salido!.

15/2/07 1:20 p. m.  
Anonymous edt said...

Bonito poema

15/2/07 2:29 p. m.  
Blogger May_solamente said...

Por eso vos escribís y yo te leo...
Hermoso Ybris!!!!
Besis, millones!!!

15/2/07 4:17 p. m.  
Blogger Mar said...

En cualquiera de los dos casos es algo mágico.
Se trata de "Palabrear" y cuando nos gusta jugar con las palabras, acariciarlas, convertirlas, incluso profanarlas, sirve igual un lápiz que unas suaves teclas.

Te voy a regalar un garabato que he dedicado a un amigo:
---

Shadow & Starfish

De tu mano siempre,
evolucionar y abandonar
para renovarse
lejos del valle.

Busco la exhalación de las olas,
universos de contraseñas,
confesar el propósito de los signos.

Ay, marqués sombrío,
vagamundo marino
que sueñas con mis medias,
estrella errante.

En mi negrura de océano
faltan tus palabras
siempre como luceros.

Y muero con mi
y sintigo
soñándote
alga trepadora
que ata mi garganta
para fundirnos
en el tálamo
de las palabras
---

Hay un "sintigo" que se lo debo a Carz... o a Uma... o a los dos.
Gracias.

15/2/07 6:58 p. m.  
Blogger Isabel Romana said...

Yo todavía escribo con lápiz cuando lo hago a mano. Aunque he de reconocer que los teclados son más rápidos. A veces, sin embargo, no es rapidez lo que se necesita, sino caricia, como tu apuntas. Saludos cordiales.

15/2/07 8:21 p. m.  
Blogger Lunarroja said...

Yo soy de las que, para las cosas importantes, suelo usar papel y boli antes de pasar al ordenador.
Todo excepto... curiosamente escribir los posts. ¿Por qué será?

15/2/07 11:05 p. m.  
Blogger DaliaNegra said...

Y acaricias las palabras como si fueran párpados y labios...
Dulce y sutil amigo:)))
Besos***

16/2/07 1:02 a. m.  
Blogger ferfo said...

Este me ha llegado hondo, he disfrutado cada palabra con su siguiente. Gracias.

Abrazotes

16/2/07 6:35 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home