31.1.07

Culpables

Dispongo con el día la mesa del futuro
trazando las jugadas del juego de la vida.
En este laberinto no queda otro remedio
que el correoso azar lastrado de memoria
y de ese inútil arrepentimiento
que nos hace acusarnos
de no prever la ruta imprevisible.
Malo avanzar a tientas;
peor aún saber que algo dejamos.
Culpables de seguir lo malo conocido
y de dejar lo bueno que aún no conocemos:
culpables por creer que existe lo mejor
tras otra puerta que quedó cerrada.


23 Comments:

Blogger Lágrima del Guadiana said...

A tumbos por la vida, a veces me parece que lo peor es no tener la ignorancia como excusa, sino la cobardía de no elegir mejor nuestros errores.

¿No sería un acierto equivocarse con premeditación y...valentía?

Un beso

31/1/07 7:15 a. m.  
Blogger _gaviota_ said...

Esta mañana te leo y me parece escuchar el potente eco de tu voz con fondo de música de Bach.

Un beso

31/1/07 7:56 a. m.  
Anonymous Sorrow said...

Delito: vivir
Veredicto: culpable
Condena: seguir viviendo

Ya lo dijo Neruda: "Confieso que he vivido"...

Me dejas hoy meditabunda antes de echarme a la calle y empezar mi día, en el que abriré seguro algunas puertas que debí dejar cerradas y me olvidaré de otras que esperaban ser abiertas. Pero hay que seguir adelante, siempre adelante...

Besos.

31/1/07 8:30 a. m.  
Blogger Exagerada said...

Ya lo sabemos, no tenemos más remedio que abrir las puertas, por lo menos algunos, sabiendo incluso que complicarán el camino, que hay rutas del todo imprevisibles aunque vayamos de listos.
Besos siempre Ybris querido.

31/1/07 9:53 a. m.  
Blogger libertad said...

"Culpables de seguir lo malo conocido...". El miedo, la cobardía, son dos grandes obstáculos para avanzar, para ensancharnos. Y sí, somos más que responsables de ello, somos culpables.
Esta es la sabiduría de tus palabras que nos muestras cada mañana.
Un beso

31/1/07 10:43 a. m.  
Blogger yavalabala said...

"todo paraiso es paraiso perdido"

me alegro de que sigas a raudales

muac muac

31/1/07 12:23 p. m.  
Anonymous Fernando said...

El azar es un punto inevitable de la vida...la fortuna se decía que era una mujer rubia de largos cabellos que venia hacia ti desnuda y pasaba a gran velocidad y debías cogerla por los pelos...todo no puede estar medido..esa es la fortuna y la posibilidad de error...un abrazo

31/1/07 1:33 p. m.  
Blogger Soie said...

A pesar de que lo malo conocido es el camino de la cobardía, siempre es una buena excusa, eso sí ser cobarde pasa factura, claro.

31/1/07 1:47 p. m.  
Anonymous Luisa said...

El azar es lo más díficil de aceptar. Uno puede equivocarse y del error hallar camino. Uno puede dar la espalda y arrepentirse y no volver a hacerlo. Pero el azar no entiende de voluntad, ni de coherencia, ni siquiera de cobardías...

31/1/07 4:02 p. m.  
Anonymous mnez said...

Alguien que viene tratando de cubrir el expediente de llegar, tan sólo respirando. Sin más. Sin dirigir su mirada hacia adelante. Tampoco hacia detrás. El condenado llega, ve y se va.
Un abrazo

31/1/07 5:22 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Creo que me has sabido interpretar como nadie. Al leerte he sentido como si fuera un mensaje escrito con sigiloso estilo y de buena pluma, desde una tinta corpórea menos densa que la sangre pero con las mismas palpitaciones.
Genial.
PaquiLou.

31/1/07 6:35 p. m.  
Blogger manuel_h said...

y culpables, también, tantas veces, de quedarse quietos

31/1/07 8:55 p. m.  
Blogger Sangre said...

...Si querido amigo, cuantas puertas quedan por abrir y algunas incompatibles, decisiones de las que se teje la vida...puertas que se abren porque se decide abrirlas...pero todas tienen cosas, buenas o malas, todas enseñan...por eso me gusta leerte, querido profesor, porque aunque tenga que abrir muchas que tu ya dejaste atras...y sólo yo he de abrirlas, me gusta saborear esa experiencia que se vierte en tus letras...es un aprendizaje y un valor que yo les encuentro y como yo tantos otros "...ojos agazapados en la distancia..." querido amigo. Un fuerte abrazo.Carlos

31/1/07 9:29 p. m.  
Blogger dulcinea said...

...culpables por creer que existe lo mejor
tras otra puerta que quedó cerrada.

¿conoces alguna forma de no sentirse culpable por eso?...

siempre nos haces pensar....gracias.

un besete.

31/1/07 9:37 p. m.  
Blogger dulcinea said...

...culpables por creer que existe lo mejor
tras otra puerta que quedó cerrada.

¿conoces alguna forma de no sentirse culpable por eso?...

siempre nos haces pensar....gracias.

un besete.

31/1/07 9:38 p. m.  
Blogger -Pato- said...

La culpa de las puertas que dejamos cerradas es el miedo y lo que el mismo nos paraliza.

Y los años y el hecho de haber vivido nos vuelven mas cautos, lo cual a veces se nos vuelve en contra.

Me siento tan culpable de eso Ybris...

Besos

31/1/07 11:05 p. m.  
Blogger cordelia said...

culpables por precavidos, sí
y es triste

1/2/07 12:30 a. m.  
Anonymous Makkkafu said...

Vivir es tener que elegir.

En la selección que se hace es inevitable tener que cerrar unas puertas para poder abrir otras, así es la cosa. Las culpas de nada sirven.... ayyyy si Freud levantara la cabeza jajaja.

Besossss

C.A. Makkkafu.

1/2/07 8:44 a. m.  
Blogger Simplemente Olimpia. said...

¿Pende la vida acaso del azar de una baza?
¿Del reparto de unas cartas manidas?.
Adoro cuando tus cavilaciones inundan mis ojos...cuando carenan mi día...y no arrartran cadena alguna.

Olimpia. Contigo.

1/2/07 9:36 a. m.  
Blogger Badanita said...

A mi me recuerda al mandato de mi padre por exelencia:

"NUNCA DEJES DE HACER ALGO POR MIEDO, ESTA VIDA ES DE LOS AUDACES. SIEMPRE DECI: VOY A INTENTARLO"

Besos y abrazote cálido que me han dicho hace muuuucho frio por allí.

Andy

1/2/07 6:05 p. m.  
Blogger María Manuela said...

Me gustó, aunque me hizo sentir un poco triste. Una de esas veces que remueves el corazón.

2/2/07 1:40 p. m.  
Anonymous Eloísa said...

Culpables o medianamente razonables?

2/2/07 6:44 p. m.  
Blogger sergisonic said...

sí.
lo malo conocido no es menos malo por serlo.
conocido, digo.

un abrazo

sergi

6/2/07 12:08 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home