23.7.08

Leyes no escritas 8. La ley de la trampa

El dicho popular admite sin reservas que quien hizo la ley hizo la trampa. En toda ley existen resquicios por donde los virtuosos del derecho logran introducir casi cualquier conducta retorcida.

No tendría excesiva importancia si eso se entendiera como la imperfección característica de las construcciones humanas, pero resulta que nuestra sociedad ha sabido hallar en esos resquicios la gloria de los más eminentes abogados y la protección de los privilegios de quienes pueden pagarles.

Así pues la trampa que debiere ser trasunto de la imperfección de cualquier obra humana se yergue a la par de la ley en que se enquistó hasta acabar sometiéndola y devorándola como sierpe traicionera. Lo curioso es que la trampa que permite a los poderosos salida injusta de la ley, supuestamente justa, a los débiles les amenaza con golpes bajísimos de tan certero como inevitable impacto.

No se verá que esta trampa de la ley, convertida en ley ella misma, alargue hasta el aburrimiento los procesos judiciales en beneficio de los pobres ni que el desliz o el olvido de las circunstancias acabe condenando a la cárcel al rico. Conocemos casos esporádicos de personas totalmente insertadas en la sociedad, con trabajo, familia y modesto prestigio limpiamente alcanzado que se ven destruidos en un momento por esa trampa de un desliz perdido ya en los confines del pasado y que, para él, parece imposible que la ley olvide.

Parece, en efecto, que el prestigio de la ley se hubiera de conseguir mediante su inflexible aplicación a unos y su generosa interpretación a otros. Indultos, libertades bajo fianza, amnistías, consideraciones humanitarias se filtran con facilidad en unos casos mientras que en otros ni siquiera se tienen en consideración.

Esta es, ciertamente la gran trampa de una ley que se elabora con la justicia ante los ojos, con el deseo de su universal cumplimiento en pro del bien común, como fruto de una voluntad popular encarnada en un parlamento democrático y como gigantesca elaboración con todas las garantías posibles: que la práctica las hace con frecuencia más injustas que su ausencia. Y así las leyes utilizan sus traicioneras grietas para destruirse o quedarse anticuadas si fastidian mucho a los de siempre o bien para perpetuarse dejando amplio escape a aquellos mismos al tiempo que imponiendo grillos y mazmorras a la siempre sospechosa horda de marginados.

¡Oh trampa feliz, venturoso hallazgo que permite perpetuar la injusticia con las mismas armas que la hicieron poderosa para defender la justicia! ¡Oh monumento imperecedero al humano ingenio que logra con sus ojos vendados de diosa y el bien equilibrado fiel de su balanza establecer la norma inexorable de la doble medida sobre la que se asienta el mundo podrido en que vivimos! ¡Oh resquicio generoso donde se luce el florido pensil de todas las mentes de obsoletas costumbres!

Bien es de temer que nunca esta ley no escrita deje de proteger con su manto piadoso las bien arraigadas convicciones trasnochadas e inconfesables intereses de los unos al tiempo que amenaza cual espada de Damocles las tímidas pretensiones de igualdad de los otros, siempre mucho menos iguales que los primeros.


18 Comments:

Blogger Soboro said...

Me gustaron tus anteriores poemas, pero no encontré palabras para comentarlos. Especialmente el de amor-muerte.
Con respecto a este post, me ha gustado la comparación de los resquicios legales con un quiste que se convierte en sierpe traicionera.
No comprendo cómo se puede castigar a los pobres desgraciados que robaron en un momento de su vida unas pelas con una penas tan duras, si el fin de estas es la reinserción del individuo en la sociedad.
Por otro lado, gentuza como Julián Muñoz y Cia ya están prácticamente en la calle, después de robar sistemática y deliberadamente al pueblo de Marbella.
Un beso

23/7/08 9:36 a. m.  
Blogger Jin said...

Ybris, habrá que recopilar en un cuadernillo especial esas "leyes no escritas" tuyas. me quedo siempre maravillada por la claridad de tu pensamiento y la facilidad para expresarlo (crea que era Boileau quien decía: "ce qui se comprend bien s'énonce clairement et les mots pour le dire arrivent aisément"). pues eso.

suelo coincidir con tus apreciaciones de la realidad española y me gusta ver mi propia opinión expresada con tanta nitidez. se ve que el verano no te aplana, suertudo tú! un gran beso

23/7/08 10:11 a. m.  
Blogger UMA said...

La igualdad siempre serà una utopìa que nos pegue en el pecho.
En mi paìs es moneda corriente que los poderosos queden impunes a amplias o obvias fechorìas.
Tambièn hay de los otros casos, que por buena conducta algùn hijo de su madre que mata de 113 puñaladas a su novia, acorta su pena carcelaria y sale a pasear como cualquier hijo de vecino con una sonrisa en los labios.

La injusticia es algo que siempre persiste por obtusos, y por abogados que por dinero se venden.
Un abrazo, Ybris.

23/7/08 1:35 p. m.  
Blogger mangeles said...

Las propias contradicciones de la sociedad, es a veces una trampa:

"el cumplimiento íntegro de las penas" ó " la reinserción del delincuente"

"los juicios rápidos, sin posibilidad de defensa real" o "los procesos con todas las garantías procesales que alargan
los procedimientos durante años"

La decisión de otorgar el indulto o la amnistía, en manos del poder ejecutivo o del judicial.

En fin...muchas cosas...

Interesante reflexión la tuya Ybris...Besos

23/7/08 3:25 p. m.  
Blogger DOCTOR VITAMORTE said...

El pueblo ha sabido recoger en dichos y refranes, a modo de un concentrado, la sabiduría de quien sufre la injusticia. Una injusticia no pocas veces sancionada como legal por leyes. Unas leyes que intencionadamente se elaboran para dejar una puerta abierta alos "poderosos". La ley y la trampa caminan de la mano

23/7/08 4:54 p. m.  
Blogger marea@ said...

Luego dicen que el dinero no hace la felicidad.... el dinero, el poder, te encumbran y te dan privilegios que los ciudadano de a pie no tenemos... Cojo prestada una barra de pan de un supermercado y me pueden meter al calabozo, el Sr. Roca y otros miles y miles como él, roban cientos y miles de millones de euros y viven como reyes, casi casi, tildados de medio héroes...

Sin comentarios. Marea@

23/7/08 5:12 p. m.  
Blogger Xiketä said...

Una ley que da pie a trampas no es una buena ley, a mi parecer...
La mayoria de leyes no son lo suficientemente meditadas y por supuesto, no son lo suficientemente justas.
Pero lo peor de todo ésto es que el perjudicado sea el débil y el beneficiado el poderoso, de todos estos chanchullos legales que nos rodean.
La sociedad está ya demasiado corrompida.
Besos

23/7/08 5:52 p. m.  
Blogger Churra said...

Por lo que me toca ,niego la mayor, que solo te ha faltado decir que los ricos tambien lloran pero lloran menos .
Que hay casos sangrantes , si y claro esos son los que salen a la luz. Nadie publica en el periodico que se ha realizado con exito una operación de apendicitis....o que un costructor ha hecho un bloque de pisos siguiendo escrupulosamente las normas de prevencion de riesgos laborales ...ni que un maestro el lunes explicó perfectamente y de forma entretenida la Ley de la gravedad ...
Que ya se que son ejemplos chungos y temo no haberme explicado...
Muy interesante..
Un beso justiciero.

23/7/08 7:49 p. m.  
Blogger -Pato- said...

"No tendría excesiva importancia si eso se entendiera como la imperfección característica de las construcciones humanas, pero resulta que nuestra sociedad ha sabido hallar en esos resquicios la gloria de los más eminentes abogados y la protección de los privilegios de quienes pueden pagarles."

Este párrafo me parece que encierra la desgracia de esa imperfección o resquicio y es por ese motivo que las cárceles están llenas de pobres y marginales, el resto tiene un espacio VIP o sencillamente sale tranquilamente, como por su casa.

Excelentes tus leyes no escritas.

Besos

23/7/08 8:41 p. m.  
Blogger Ego said...

Entre trampas surge el ruido. Y la ley se convierte en un tema que nos parece pegadizo, o que se comieron las vacas. Conectamos con la selva. Ahí está la Utopía, el rehén más preciado.
Damocles sí que dejó huella. Aunque no tenga estatuas en las tiendas de PlaKa.
Un beso...

23/7/08 9:48 p. m.  
Blogger thirthe said...

completamente de acuerdo, la justicia no es igual de ciega para todos.

ah...me encantaron los poemas!

besos

23/7/08 10:03 p. m.  
Blogger Raquel Fernández said...

Excelente tu post, como siempre. De ciega, la justicia, no tiene nada.
Un beso muy grande.

23/7/08 10:07 p. m.  
Blogger Amparo said...

Las leyes son injustas por que quien legisla lo hace creando trampas por si alguna vez cae en sus redes.

Besos calurosos, ¿que tal el cantábrico?

24/7/08 7:28 a. m.  
Blogger Єѕтησм said...

Venía en busca de tus dulces palabras transformadas en poesía pero veo que hoy toca la asquerosa realidad mundana.
Me ratifico con todo.
Besos acalorados.

24/7/08 10:42 a. m.  
OpenID brujaroja said...

Yo, como jin, y creo que ya te lo había mencionado, y si no lo hice, desde luego lo pensé, creo que deberías considerar lo de recopilar todas esas leyes no escritas. Son estupendas...

24/7/08 10:43 a. m.  
Blogger manuel_h said...

debe de ser una broma del que hizo la ley, que, como gran aficionado al fútbol, le gustaba dejar siempre cierta incertidumbre ante el resultado!

24/7/08 11:03 a. m.  
Anonymous Eva said...

Con esta ley en concreto me tocas la fibra sensible. La ley y sus resquicios, el mundo y sus trampas.

Besos.

24/7/08 6:50 p. m.  
Blogger Simplemente Olimpia. said...

Vale. De acuerdo...pero no critiques una ley que nosotros utilizamos con nosotros mismos.
O no es verdad que esa misma ley a la que te refieres, contigo te ha servido...pues la has ajustado a ti y la has ceñido como un vestido de obligado cumplimiento.
Tú decides que normas vas a cumplir-(escribir tres veces por semana, por ejemplo) y tú mismo te la aplicas y dejas los recovecos que te apetecen.
que sí, que sí, que tienes razón, no te la quito, pero no me vendas el reproche a una ley que tú mismo utilizas por que sirve!!!

Hoy es uno de esos dias que cogería tu post, lo pondría sobre mis rodillas y lo "azotaría" con "tus" realidades.

Va mi beso, que no se diga que como la ley, castigo.

Olimpia.

13/8/08 4:06 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home