3.12.08

Rodeados

La legión romana era un grupo numeroso variable en sus diferentes épocas pero siempre superior a los cinco mil soldados. Por eso, desde que lo leí, me pareció disparatadamente inteligente el humor chovinista de Goscinny cuando, ante el ataque demoledor de Asterix y Obelix, el jefe de un destacamento de legionarios manda un mensaje de socorro a sus superiores: “Dos galos, superiores en número, nos atacan”. Y, ante la recomendación de que intenten rodearlos, contesta: “No se dejan”.
A veces la realidad demuestra que aquel humorístico disparate no deja de ser real en todos los disparatados rincones que la historia ha mostrado hasta ahora: un grupo reducido de personas influyentes tienen sitiada a toda la humanidad sin que en ningún caso puedan ser rodeados ni, mucho menos, sometidos.
Sucede así tanto en pequeños países como en el ámbito de la humanidad entera: ese reducido grupo tiene acceso a todo tipo de pociones mágicas que les confieren el poder económico, político, jurídico, militar y social. Refugiados y casi anónimos en el fondo de sus bastiones están protegidos por blindajes de todo tipo y siempre tan versátiles como exigen las cambiantes condiciones de lugares y tiempos a lo largo de la historia. Pueden doblegar a cualquier legión con la sola amenaza de dejar sin puesto de trabajo a decenas de miles de trabajadores, de desplegar miríadas de abogados, de medios de difusión, de campañas, de matones o de mafias para colapsar el tiempo y la paciencia de todas sus innumerables víctimas. Evidentemente, esas víctimas no se sienten tales ya que, como el perro para con su amo, no pueden morder la mano que les da de comer. Algo así nos decía un antiguo profesor mío de descomunal envergadura, certera palabra y aguda visión: “Podría matarte y no lo hago: me debes la vida”.
Naturalmente, pueden equivocarse -de hecho no paran de hacerlo- pero, cuando vienen mal dadas y no hay más remedio, basta con reconocerlo y extender la responsabilidad a otros. Que el resultado de su error sea la muerte de miles o millones de inocentes que pasaban por allí no tiene importancia. Eso le sucede a cualquiera. Y aquí paz y después gloria.
Ante ellos no valen las estrategias. Su vista de lince y su capacidad de adaptación es capaz de hacerles ir siempre por delante de cualquier actuación que pudiera mermar su poderío. Consiguen todas las patentes, se reservan el derecho a adelantar a todos, se extienden por todos los países y sobreviven siempre en los medios más desfavorables a base de esquilmar el entorno antes de que se les prohíba a los demás, ya que para entonces están siempre en otra zona esquilmable del planeta. Podría suceder que alguno de ellos caiga, pero siempre será porque otro como ellos los desplaza y su sustitución será como escapar de la sartén para caer en el fuego.
Me admira ver cómo, ante millones de personas privadas de sus derechos más elementales de vivienda, alimento, trabajo o medios de subsistencia que nunca han salido de sus crisis, son capaces de amenazar a todos con un desplome de la economía mundial si ellos se hunden. Así que no cabe otra solución que ayudarles a escote para que no pierdan un centímetro de sus crecientes beneficios.
Nunca he podido creer que ese sea el mejor mundo de los posibles como ellos gustan de hacer creer. Siempre me ha parecido que la inercia del sistema lleva sin remedio a mantener este dislate mediante la técnica liberal del “laissez faire”, fácilmente propensa a la intervención ocasional favorable a sus privilegios. Así que me he propuesto vivir en la resistencia beligerantemente pacífica de no dar un paso en la dirección que ellos me marcan.
Que así, aunque ellos ni se enteren, a mi me da la satisfacción de afirmarme mientras me arrastran.
Magro consuelo, lo concedo, el de ser arrastrado. Lo cual, sin embargo, confiere cierta confianza en la propia dignidad. No otro es el motivo por el que en estos rincones blogueros blando mi perfil más protestón y me suelo acoger a todas las denuncias que en ellos se formulen.
Quede aquí a todos ellos mi reconocimiento a su resistencia .
Que es la mía.

27 Comments:

Blogger Athena said...

Me he levantdo demasido feliz para darte la razón.

Ya sabemos que lo hay, y no creo que sean pocos. Así que te contra-cito.

Un pequeño grupo de personas puede cambiar el mundo. De hecho es la única forma de hacerlo

Besos resistentes :o)

3/12/08 7:07 a. m.  
Blogger Fernando said...

a veces una palabra nos hace ser fuertes y desde un pequeño reducto se crea una fuerza que cambia las cosas...ufff...recupero mis momentos marxistas lenilistas?...bueno quizás nunca dejé que mi juventud se fuera...abrazos.

3/12/08 7:39 a. m.  
Blogger marea@ said...

Hasta que punto tenemos alguna opción???

Tendríamos que ir todos en una sola dirección y eso es prácticamente imposible....

Me adhiero a tus palabras e intenciones. Un abrazo amigo. Marea@

3/12/08 9:24 a. m.  
Blogger Margot said...

No lo había pensado así... me refiero a lo de los galos pero cuanta razón tienes, Ybris!! jajaja.

En fin, bromas aparte pues sí, la sensación que tengo en los últimos tiempos es de impotencia y también rabia, para qué engañarnos, y un mucho de "cara boba se me queda, cómo se puede tener tanta desfachatez".

Así que... desde hace un tiempo un número indeterminado de irreductibles resisten (y resistirán) al poder de las malditas legiones de sinvergüenzas.

Como cantaba Serrat "entre esos tipos y yo hay algo personal"

Un besote desde la resistencia!!

3/12/08 9:48 a. m.  
Blogger Xiketä said...

Los Asterix y Obelix éstos, son mucho menos graciosos, por desgracia...
Estamos totalmente sometidos a esta gente que mira más sus esplendores que la supervivencia y la mínima comodidad de las personas gracias a las cuales ellos tienen todo el poder del que presumen.
Me parece muy valiente por tu parte el intentar resistir a ellos, pero permíteme una pregunta ignorante: cómo, Ybris? cómo puede uno resistirse a esta sociedad que nos arrastra como una ola gigante hacia el mar?
Sea como sea, si lo logras, espero que nos dejes resistir a tu lado.
Besos

3/12/08 11:01 a. m.  
Blogger Poledra said...

A mi me gustaría ontra-citarte, como Athena. Pero es que estoy contigo..por desgracia.

Eso si, ni me conformo, ni me conformaré jamás.

Un abrazo

3/12/08 11:33 a. m.  
Blogger -Pato- said...

Resiste, Ybris, y yo con vos.

Me ha encantado esta brillante entrada.

Besos.

3/12/08 12:00 p. m.  
Blogger Isa S.B said...

Quizá la resistencia pasiva empiece a echar raíces (yo me apunto también a resistir) y entonces ya no podrán movernos, porque como dijo Louis de Bonald 'la obediencia para ser completa ha de ser activa, pero la resistencia, para ser infranqueable ha de ser pasiva'.
Me gusta estar en el caldero de Obélix.
Un abrazo con sonrisa.

3/12/08 1:26 p. m.  
Blogger Mamen said...

Practicamente sentí lo mismo que has escrito, cuando vi ayer en el parte, a un no-amigo hablando de que tal vez pudo cometer algun error en su mandato...un error...¿Y nada más? Nada más. Todo sigue igual.
Sabemos que a pesar de ellos, gracias a minorías, se ha ido cambiando el mundo...Y yo sigo confiando.
Que les den a los cuatro o cinco que "manejan la barca". Que les den.
Un abrazo

3/12/08 1:55 p. m.  
Blogger Lúzbel Guerrero said...

¡PLÍÑ! Un diez amigo YBRIS
Me ha recordado unos versos de Almafuerte, que terminaban así: ...Que muerda y vocifere vengadora, ya rodando en el polvo tu cabeza"

Es un análisis estupendo querido, y lamento que no pueda leerlo la nación entera, o elmundo si me apura
Quiero rendirle toda mi admiración por este artículo lúcido y descarnado
Veo que también Ud. ha guardado la caricia bajo la almohada, y se ha levantado GUERRERO
Gracias

3/12/08 2:52 p. m.  
Blogger moderato_Dos_josef said...

Hablas de los fantasmas que están tras los poderes fácticos. Esos fantasmas tienen rostros y nombres pero tal y como dices nunca salne a la luz, son demasiado...selespuede llamar "inteligentes o taimados." Creo que son ambas cosas, por eso no hay forma de pillarlos además ellos crean y dicen como es el sistema y cómo debe de funcionar y de regirse. Ah, me olvidaba, e incluso de vez en cuando se reúnen, pues entre ellos SÍ se conocen...

3/12/08 3:06 p. m.  
Blogger Amparo said...

A veces ya dudo de si alguna vez he pertenecido a ese grupo que pretendía cambiar el mundo...a veces ya no creo en las utopías que en tantas ocasiones me pusieron en primera fila de la lucha.

Cada vez siento mas ese estar rodeados que tan bien describes... ¿será que me hago vieja?

3/12/08 7:35 p. m.  
Blogger ÓNIX said...

Fantástico este post. Me gustó muchísimo porque demuestra una realidad tan grande que molesta. Aún no entiendo hasta cuándo el abuso de poder. Los que creen tener el control mundial, piensan que todo debe girar hacia la dirección que mejor les parezca.

Es tiempo de fijar posiciones y de no rendirnos.

Maravilloso.

Besos...

3/12/08 9:41 p. m.  
Blogger Uno que mira said...

"Los pijos toman rayos U.V.A., quieren estar guapos;
los pobres lo consiguen trabajando un rato"


Toteking, del álbum T.O.T.E., corte 6, Rebelde por defecto.


Porque pueden quitarme el trabajo,
quitarme la visa,
pero no van a quitarme la sonrisa.

3/12/08 10:44 p. m.  
Blogger UMA said...

Pensaba que bueno es conocer gente como vos y como Eduardo Solano Lumbreras...

Un besote, Ybris

3/12/08 11:10 p. m.  
Blogger Sirena Varada said...

Amén a todo lo dicho, Ybris. Me encanta conectar una vez y otra con esa forma lúcida que tienes de ver las cosas. No se puede tener mayor claridad de juicio.

Resistiremos...Un abrazo.

4/12/08 1:07 a. m.  
Anonymous brujaroja said...

Me sumo a esa resistencia, que, me temo, es de lo poquito que nos queda...
Besos contra números. Y girasoles de Van Gogh defendiendo las trincheras.

4/12/08 9:15 a. m.  
Blogger Tempero said...

Puede ser una defensa contra todo eso, porque la poesía nos enseña a pensar por nosotros mismos, a formarnos una opinión personal de las cosas y a esquivar las trampas de la realidad. Y además es una línea recta hacia la emoción, que yo creo que es el sentimiento más noble, el más exquisito de todos.

Este texto es parte de una respuesta a una pregunta que Benjamin Prado le hace a Caballero Bonald acerca del papel de la poesía en un mundo de realidades globales y pensamiento único. Digamos tambien: poesía como resistencia.(http://www.elpais.com/articulo/semana/poesia/nos/ensena/esquivar/trampas/realidad/elpepuculbab/20081122elpbabese_4/Tes)

Y no sólo la poesía, pensar, o si se quiere ser más radical boicotear, salir, chillar, encender. Aunque crudo lo llevamos. Bueno, te dejo, os dejo como complemento este buen poema de C.B.

Poema de J.M. Caballero Bonald

BIENAVENTURADOS LOS INSUMISOS

Ni la justicia con sus manos ciegas,
ni la bondad de ojos efímeros,
ni la obediencia entre algodones sucios,
ni el rencor que atenúa
la desesperación de los cautivos,
ni las armas que arrecian por doquier,
podrán ya mitigar esas lerdas proclamas
con que pretenden seducirnos
aquellos que blasonan de honorables.

Quienquiera que merezca el rango de insumiso
descree de esa historia y esas leyes.
El poder de los otros
nada sino desdén suscita en él.
He aprendido a vivir al borde de la vida.

De su libro "Manual de infractores"

4/12/08 11:43 a. m.  
Blogger raindrop said...

Bajar los brazos es pasar de estar rodeados a estar vencidos y punto final. Que no cuenten conmigo para eso.
Apoyo esa iniciativa de resistencia: podemos ser insignificantes como bacterias, pero cuando las cosas van realmente mal son las únicas supervivientes.

jajaj y recuerdo esa gracia de Goscinny: los dos galos eran superiores en número porque ellos eran dos y los romanos "sólo" un ejército. Vamos, que les duplicaban: dos contra uno.

abrazos

4/12/08 12:44 p. m.  
Blogger PIZARR said...

Ybris que manera tan clara y precisa de decir las cosas.

Cuantísima razón encierran tus palabras, pero una se queda chafada pensando cual es el motivo de ver las cosas con tanta claridad y sin embargo no ser capaces de hacer nada para que los derroteros de la humanidad cambien de rumbo.

Verdaderamente debe de ser muy poderosa esa minoría... CLARO QUE LO ES ...

En mi caso el único consuelo que encuentro es el de creer-ME que siendo rebelde o yendo en cierta medida contra corriente en las pocas cosas en las que uno puede hacerlo... pues de alguna manera te sublevas o algo así... QUE SE YO...

En fin, que siempre acabas haciéndome pensar demasiado para estas horas... jajaja

Un beso Ybris

5/12/08 12:59 a. m.  
Blogger Ego said...

Tu reflexión me recuerda
a las reflexiones que más amo.
Lo que dices es tragicómico y certero.
Mis respetos ya viven en tu casa.
Un abrazo

5/12/08 1:18 a. m.  
Blogger albalpha said...

Nunca se me había ocurrido la metáfora de Asterix y Obelix en este sentido, y aunque es correcta los prefiero de mi lado. No perturbes la imagen que tengo de ellos comparándolos con estos otros que efectivamente te dicen que son buenos porque "Podría matarte y no lo hago: me debes la vida”. Se me ha explicado a conciencia que esta es la verdadera bondad porque teniendo el poder no lo hacen, los otros son únicamente pusilánimes. En fin, por más que me den todas las razones y filosofía detrás de este asunto no puedo aceptarlo. E Ybris no me quites la esperanza de que surjan por ahí los verdaderos Asterix y Obelix. Estos otros vendrían a ser clones malignos, jaja.

Besos

Alba

Besos

Alba

5/12/08 2:09 a. m.  
Anonymous laMima said...

Mira: es tan cierto, injusto y cruel lo que cuentas que me voy a quedar con la carcajada que se me ha escapado al leer lo del Asterix (mis tebeos favoritos).

5/12/08 7:12 a. m.  
Blogger koffee said...

Somos simples marionetas en manos de ese "club", aunque peleemos siempre por romper las cuerdas. De tanto en tanto alguno de ellos también cae, pero no por nuestro esfuerzo, sino por puro interés de sus socios, por otra parte, arrastra a medio mundo.

Es ésta una lucha contra el muro de hormigón que cada uno practicamos a nuestra manera. Con los años nos creamos un microclima y batallamos en nuestro estricto -y a pesar de ello complejo- entorno, pero siempre sin deponer las armas, y mira que me desagrada la palabra, pero es mi concepto de ataque y defensa.
Buena la hizo Bernardo!.
Ay, Ybris... besos, muchos besos!

5/12/08 10:02 a. m.  
Blogger July said...

Yo sigo confiando en que unos pocos podamos covencer cada dia a mas gente para que se den cuenta de las insensateces y bejaciones de "unos locos" del poder, tristemente elegidos por nosotros...y de echo, me pasado toda la vida, y me pasare lo que me queda de ella luchando constantemente, granito a granito...

Un abrazo de un inconformista :)

6/12/08 1:15 a. m.  
Blogger Isabel Martín said...

Genial post.

Hay días que me siento como una Juana de Arco y creo que unos pocos podríamos cambiar el rumbo de este barco a la deriva llamado mundo. Otras veces (últimamente la mayoría de ellas) me siento cual hormiguita gritando contra un gran muro.

Hoy toca el optimismo, así que me quedo con eso de que ellos solo son un ejército y aquí ya somos 27.

9/12/08 11:27 a. m.  
Blogger manuel_h said...

son ya muchos siglos de hacer lo mismo, y o bien somos tan tontos que no sabemos hacerlo de otra manera (y toca aguantarse, como tontos), o bien, con más o menos progresos, es la menos mala de las maneras. Yo me creo esto último, y que hemos progresado mucho, aunque queda muchísimo más por mejorar.

14/12/08 11:37 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home