4.9.09

Leyendo


El fondo de los ojos ya borrosos
con que jugamos a estar más que borrachos
son a menudo buen lugar de cita
en tardes macilentas propicias a las lágrimas.
Juego a desenfocar, con un libro en las manos,
ocular y objetivo en mis pupilas
para pasar a francachelas tristes
que reúnan a todos mis recuerdos
o al menos a los hondos más propicios
a disolverse en brumas ya pasadas.
Es baño de nostalgias nada más,
la sauna helada en que tirita el frío
de todos los desiertos degustados.
Regresar a la dura realidad
en que el agua tiene la temperatura
del tiempo más vulgar que nos arrastra
significa enfocar de nuevo la mirada
en las letras del libro que leemos.

21 Comments:

Blogger mangeles said...

Los recuerdos bellos a veces nos arrastran al pasado. Pero mola más el presente.

Besos de viernes...

4/9/09 7:25 a. m.  
Blogger Athena said...

Por eso procuro olvidarme las gafas en casa.

Besos

4/9/09 7:47 a. m.  
Blogger Cindy Muñoz said...

dejo recuerdos
al lado de la almohada
me como uno que otro
con un vaso de agua...

Besos... me gsuta leerte...

4/9/09 9:10 a. m.  
Blogger MentesSueltas said...

Hola Ybris, pasaba a saludar, esperando que estes bien.
Mi abrazo calido de siempre.
MentesSueltas

4/9/09 9:21 a. m.  
Blogger Laluz said...

Le pusiste letra a mi día de ayer. Tanto, que casi me he asustado!
Por suerte, hoy empecé libro nuevo.

Un abrazo

4/9/09 9:52 a. m.  
Blogger Arantza G. said...

El libro de la vida...a veces cruel con sabor amargo, otras, dulce y sereno.
Un beso

4/9/09 11:28 a. m.  
Blogger Tempero said...

Poema de retinas, de pupilas.
Y sabes, con bastante certeza, que mientras así encaras el poema, la vida en definitiva, hay una parte intermedia bastante luminosa y clara: el cristalino.

Abrazo de comunidad nostálgica, amigo.

4/9/09 11:31 a. m.  
Blogger irene said...

A veces las lágrimas limpian e iluminan los recuerdos.
Un placer estar un ratito contigo.
Un abrazo, Ybris.

4/9/09 11:45 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Cuando uno recuerda el desierto también recuerda los oasis

4/9/09 4:15 p. m.  
Anonymous Isabel said...

Ojos de la cara, ojos del alma, ojos que miran y no ven, ojos que van más allá... leyendo. Besos.

4/9/09 5:43 p. m.  
Blogger marea@ said...

Hay otra lectura, otro libro q leer, aquel que se deja ojear cuando cerramos los ojos físicamente.

Un abrazo maestro.

4/9/09 6:18 p. m.  
Blogger Intro said...

"Es baño de nostalgias nada más".

¿nada más?

es suficiente,
y me parte en lágrimas
en la tarde de hoy.

Un beso.

4/9/09 8:32 p. m.  
Blogger Ego said...

No me gusta la dura reladiad.
Aunque sí me gista el mismo libro una y otra vez.
Sí, lo confieso, quiero seguri leyendo. Y leyendoste.
Y no voy a canmbair LKAS faltas del comentaruiio patetico que te estoy dejando porque confieso que voy medio borracha y necesito un cilchon urgentemente,
La poesía ayuda, aunq así.
Un ebxo

5/9/09 3:25 a. m.  
Blogger gaia07 said...

Hay quiénes no encuentran el camino de vuelta. Y se quedan dispersos intentando resolver los tristes recuerdos ya vividos, buscando la manera de cambiar los sentimientos que han dejado, y se pierden en realidades futuras o presentes una vez sabida que la real no les dará la dicha que buscaron. Si serán más felices no sabemos, pero en ocasiones en nuestra realidad presente lo parecen.
Aún así, prefiero igual que tú “enfocar de nuevo la mirada en las letras del libro que leemos”.

Un beso.

5/9/09 12:04 p. m.  
Blogger ZenyZero said...

Es la privacidad auténtica de nuestros sentidos. Hacerlos valer para nosotros mismos nada más.

Una maravilla que me evoca momentos, tan míos. Y tú lo dices tan bien.

Una gran abrazo.
Chuff!!

5/9/09 12:19 p. m.  
Anonymous BlancaCorrea said...

Ojos, que también tiritan bajo las gafas y simulan dolores ajenos y nos habilita a dejarnos escapar.
Saludos
Blanca
www.amanecelapalabra.blogspot.com

5/9/09 9:39 p. m.  
Blogger Cecy said...

Tambien es una buena excusa para mirar distinto, desde adentro.


Besos.

5/9/09 10:55 p. m.  
Blogger Perséfone said...

La nostalgia nos ataca de vez en cuando y pareciera obnuvilarnos hasta acernos guardar cristales bajo los ojos... El tiempo es cruel, no deja de pasar...

Abrazos

6/9/09 3:19 a. m.  
Blogger IndeLeble said...

Ibrys amigo regreso despues de tanto tiempo y leo estas lineas tan bellas , un beso enorme !!

6/9/09 4:38 p. m.  
Blogger Maria Varu said...

instantes que me son familiares, momentos sentidos, vividos... cuando ese río de emociones parece iniciar su descenso... quizás es bueno que "la mirada (enfoque de nuevo) en las letras del libro que leemos"

un abrazo Ybris y gracias por tus palabras

6/9/09 10:43 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Es cierto que las letras nos llevan por itinerarios de nostalgia, y que nos gusta deleitarnos en ellos sabiendo que son inexistentes en una realidad que vemos enfocada.
Los libros nos acogen en cada letra, y sabemos que nos prestan todas sus distancias.

adoro cuando juegas en todos los renglones..incluso en la pequeña literatura.

Mis besos enfocados de cariño.

Olimpia

11/9/09 11:22 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home