20.11.06

Dos Pinceladas (Un atasco de narices)

Un grito en la arena.
Contienes tu respiración y escuchas.
Silencio.
Otra vez el desierto.
Y tú ¿qué pintas en el cuadro?


Una estrella: un deseo.
Cuando le llegue tu deseo
ya te habrás ido.
La miras otra vez
y te despides.

18 Comments:

Blogger ybris said...

Mi hija (de tan irrestible optimismo como de rara habilidad para el desastre) me dijo una vez con voz alegre desde la cocina: ¡Oye papá! ¡Qué suerte he tenido! se me han caido dos botellas de aceite y sólo se ha derramado una.

Así que, en la misma tónica, os comunico la inmensa alegría de que ya sólo me duela un ojo y de que se me haya caído un punto de algún sitio desconocido del interior de mi nariz.
Cuando pueda respirar y dormir diez minutos seguidos os prometo cantaros yo solito el Aleluya de Händel a cuatro voces mixtas.
Mientras tanto no he sido capaz de otra cosa que de dedicaros unas breves líneas de agradecimiento.
Os aseguro que intento leer vuestros blogs y comentaros, pero tengo aún las neuronas estreñidas y no me aclaro.

Gracias por vuestros ánimos.

20/11/06 4:00 a. m.  
Blogger Insanity said...

A mi no tienes que agradecerme, Ybris; he venido a saber de ti por libre y espontánea voluntad. Ya te recuperarás completamente :)
Cúidate, si?.
Miro al cielo estrellado y agradezco porque puedo compartir tanta belleza con seres como tu.
Preciosidad de poesía, hombre.
Salud!

20/11/06 5:02 a. m.  
Blogger Insanity said...

Dichoso de ti con una hija así, Ybris. Abrazo a los dos :)
Feliz narizlunes.
In

20/11/06 5:04 a. m.  
Blogger María Manuela said...

Buenas madrugadas!! ¿Cómo estás?
Desiertos y silencios, un tema recurrente por aquí...que cosas.
Besos

20/11/06 7:19 a. m.  
Anonymous Luisa said...

Ya veo que duermes poco... ¡Mucho ánimo y un poco de paciencia, claro! Cuídate mucho, y para estar malito ¡vaya poemón! Ojalá que la estrella se transforme en lluvia que humedezca la tierra. Y que maravilla la visión de tu hija...

20/11/06 10:04 a. m.  
Blogger Lunarroja said...

Pues eso, que se te echa de menos.

¡Y que no sabes a cuánto saben esas dos pinceladas de hoy...!

20/11/06 1:57 p. m.  
Anonymous Makkkafu said...

¿sabes? ... me gusta este último poema, muy visual, o por lo menos en mi mente lo he visto en imágenes, con mucha luz.

Me alegra te estés recuperando. Un besote.

C.A. Makkkafu.

20/11/06 2:24 p. m.  
Anonymous Fernando said...

Es curioso amigo, no me hubiera imaginado que tienes alguna descendencia y es tan natural como lógico....me encanta encontrarte por las mañanas en tu blog cada dos días y en el mío atento a todo lo que se dice...pero prefiero notar tu ausencia y saber que vas mejorando...y no es jabón...es un pequeño sentimiento.

20/11/06 5:14 p. m.  
Anonymous Eloísa said...

¡¡¡Bien por tu chica!!!
Ahora sólo queda por determinar el ojo que te duele ;-) :P
Lo de las neuronas estreñidas es contagioso, las tengo hace años y casi ni me afectan ya.
Besos

20/11/06 6:05 p. m.  
Blogger Isthar said...

Me encanta el optimismo práctico de tu hija, y me alegra que te lo haya contagiado y que andes si no recuperado del todo, sí mucho mejor :)

Termina de curarte del todo, no tengas prisa, ya tendrás ocasión de seguirnos contando :)

Un abrazo enorme

20/11/06 6:33 p. m.  
Blogger dulcinea said...

...Me encanta ese optimismo infantil...suelo pasar muchas veces por tu casa, pero no siempre dejo comentarios. Hoy por cuestión de "narices", me ha parecido un buen momento...así te deseo que te recuperes pronto, y te agradezco las líneas escritas, pues me gusta leerte.

Un beso.

20/11/06 9:56 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

tómate el tiempo que necesite su descanso, pero le voy a ser sincero: tengo ya ganas de escuchar su chorro de voz entonando a Händel!!!!!!

un abrazo,
sergi

20/11/06 10:41 p. m.  
Blogger DaliaNegra said...

Preciosas pinceladas.Ya queda menos para que aplaudamos tu Aleluya;)
Otro beso.

21/11/06 12:38 a. m.  
Anonymous obdulia said...

Tranquilo, tómalo bien. Porque las estrellas no se van sin haber cumplido el deseo; porque si el optimismo es contagioso, tienes una gran suerte; porque solo tenemos dos ojos, que si fueran tres y el alivio fuera por turnos, te faltaría más tiempo; porque es preferible que las neuronas sufran de estreñimiento a que lo suyo sea o ataso o diarrea mental (véase moi!); porque no nos vamos a ir... ya ves!.
Un abrazo, flojito por evitar presiones más que nada.

21/11/06 12:36 p. m.  
Blogger Carz said...

Tú (también juego con la ambigüedad del texto) eres el sentido del cuadro: su observador.
La luz siempre se aleja a la misma velocidad, sea cual fuere la tuya, el deseo se desvanece en él mismo: es su mejor disolvente, incluso mejor que el tiempo.

Recupera el aliento sin prisas, muchos somos los que te esperamos.

Un abrazo.

21/11/06 3:14 p. m.  
Blogger manuel_h said...

ese es el espíritu!! (el de tu hija).

Por lo demás, la estrella ya no estaba allí ni siquiera cuando la mirabas. Son tan huidizas!!

un abrazo y ánimo, que ya tienes un punto menos que quitar

22/11/06 12:33 a. m.  
Blogger -Pato- said...

¡¡¡¡Jjajajja!!!

Te leo toda fruncida imaginando el dolor que sentis y soy suuuuuuper impresionableeeeee!!!!!

Ayer me quemé la mano izquierda y con el alarido que he pegado debí aterrar a medio vecindario, dios, te admiro Ybris, antes por tus letras ahora por tu valor :)

Besos

22/11/06 3:32 p. m.  
Blogger thirthe said...

me gusta el optimismo de tu hija.

y que estupendas pinceladas para un atasco de narices!

24/11/06 5:39 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home